Entrevistas | Artículos | 05 MAR 1993

Entrevista con Claro Verderas, Secretario General de ASCAD Todas las subvenciones que solicitamos en el 92 para formación, nos han sido denegadas (I).

Luzdivina García.

Al margen de las iniciativas docentes institucionales, algunas asociaciones del sector han emprendido un camino dentro de la formación especializada, con el fin de cubrir la demanda de profesionales cualificados en distintas áreas. Bajo este objetivo, la Asociación para la Promoción y Difusión de la Tecnología CAD/CAM/CAE (ASCAD) desarrolló en 1991 una serie de cursos sobre Diseño Asistido por Ordenador en colaboración con los Ministerios de Cultura e Industria. Actualmente, estas actividades se encuentran paralizadas debido al período de transición que atraviesa la Comisión de Formación de ASCAD, a la espera de recibir alguna subvención por parte de las Instituciones.

ASCAD, Asociación para la Promoción y Difusión de la Tecnología CAD/CAM/CAE, (veasé el número 522 de ComputerWorld), surgió en el año 1986, casi paralelamente al nacimiento del mercado del Diseño Asistido por Ordenador en España. Hasta entonces en nuestro país no existía una base en este sector. Salvo algunas empresas multinacionales que habían desarrollado algunas actividades, ni el mercado ni la gente había captado todavía que era el CAD señala Claro Verderas, Secretario General de la Asociación.

En esos momentos, un grupo de compañías observaron la necesidad de crear una cultura y una terminología sobre el tema, de forma que los usuarios pudieran comenzar a entender que era el diseño técnico. De ese modo, se creó ASCAD, integrada por estas multinacionales que llegaban a nuestro país y se encontraban, con que apenas había estudios y una base en el sector.

Bajo este objeto común, de desarrollar el mercado del CAD en España y gracias al esfuerzo ejercido por éstas, se elaboró un plan de actividades principales, que la Asociación debía realizar, pudiendo destacar entre ellas: un estudio de mercado, un salón monográfico, un estudio salarial, un catálogo de productos, etc.

A raíz de esta iniciativa, las empresas españolas que tímidamente comenzaban a desarrollar paquetes de software destinados a este área, se incorporaron a ASCAD, la cual emprendió su marcha con 33 compañías, llegando a alcanzar la cifra de 70, en épocas de crecimiento.

Por otro lado, Claro Verderas señala como en la actualidad el sector del CAD, está atravesando la crisis que vive la economía en general, afectándoles muy directamente, debido a su relación con la industria. Como consecuencia de ésto, el mercado del Diseño Asistido por Ordenador está siendo limpiado, desapareciendo todas aquellas empresas que no han conseguido situarse en un momento, en el que había crecimientos fuertes y añade el sector se va a quedar reducido a lo que debe ser, 40 empresas para un mercado de 40.000 millones .

COMISION DE FORMACION

Dentro de las actividades previstas, la Asociación se planteó crear una Comisión de Formación, con el objeto de resolver uno de los problemas acuciantes del sector, teníamos las herramientas y la tecnología, pero pocos profesionales conocían que era el CAD explica el Secretario General de ASCAD.

Ante esta situación, se iniciaron unas conversaciones con los Ministerios de Industria y Educación, destacando la necesidad de elaborar planes de formación universitarios, que abordaran el tema, objetivo que se consiguió tras un período de tiempo. En estos momentos, han aparecido nuevas carreras universitarias de ingeniería, de diseño industrial, y tres técnicas, también de diseño; todo ello, gracias a la presión de la Asociación sobre estos Ministerios. Sin embargo, el problema seguía existiendo ya que el mercado estaba creciendo, alcanzándose en 1990 un incremento del 42 por ciento, un 37 por ciento en el 91, y un 17 por ciento en el 92, año en que la situación se estabilizó, aunque la demanda no ha sido todavía cubierta, como señala Claro Verderas, ya que los titulados de estos nuevos estudios no han finalizado sus carreras, esperamos que cuando esto suceda, el mercado haya mejorado y pueda absorber a esos profesionales.

Tras estas conversaciones con el Ministerio de Industria y de Educación, la Asociación se inició en la actividad docente, desarrollando en colaboración con ellos un plan de formación amplio, dirigido a Cataluña, Bilbao y Madrid. Así, en 1991 se puso en marcha dicho plan, con la intención de preparar a unas 240 personas, 80 en cada comunidad. Decidimos esto, porque, aunque sabíamos que la demanda en la capital iba a sobrepasar las plazas descritas, los profesionales de las otras Comunidades nos podían acusar de centralistas y de trato preferente.

La inversión que se llevó a cabo fue de 54 millones de pesetas, de los cuales 9 millones se destinaron a documentación y el resto para pagar a las empresas subcontratadas, que se encargaban de formar a los profesores.

Gracias a la disposición de este presupuesto importante, la Comisión de Formación decidió abarcar todas las áreas del Diseño Asistido por Ordenador. Así, los cursos se estructuraron en cinco campos que se correspondían con cinco subsectores del CAD, coincidiendo todos ellos, en una parte común, dónde se impartían los conocimientos básicos sobre el tema.

Tras este primer nivel, los alumnos podían escoger entre arquitectura, mecánica, ingeniería electrónica, CAD textil y GIS -Sistemas de Información Geográfica- ; dotándose a cada uno de ellos de una formación y documentación específica.

Asimismo, Verderas señala como los dos cursos más demandados en aquel momento, se correspondían con los subsectores de arquitectura y GIS. Los arquitectos en ese tiempo, no tenían acceso a estas herramientas, aunque pronto se dieron cuenta de que el CAD era una inversión muy productiva y añade sin embargo, todavía no hemos llegado al nivel de Francia, dónde la mayoría de los arquitectos disponen de un equipo.

El otro gran protagonista, era el subsector del GIS, siendo el catastro, el área dónde se han hecho las mayores inversiones, en opinión del Secretario General de la Asociación. Los ayuntamientos se han gastado mucho dinero en este tema, porque al tener un control muy exacto de cada centímetro de su terreno, saben que el cobro de los impuestos es más fácil Por otro lado, Claro Verderas explica como el área de la mecánica en España, principal aplicación del CAD, no ha conseguido los niveles de producción de Europa, dónde éste alcanza el 60 por ciento, no habiendo superado en nuestro país el 40 por ciento.

Otro subsector emergente, es el textil, el cual ha tenido un gran desarrollo en comunidades como la valenciana, siendo todavía un mercado relativamente pequeño.

Por último, señalar que el diseño electrónico, el cual ha tenido una gran importancia en otros países, en España no ha alcanzado mucha relevancia, porque la mayoría de los productos se compran terminados o preparados para ensamblar, pero no se diseñan.

RESULTADOS

En Madrid, explica el Secretario General de ASCAD, los resultados fueron positivos, mientras que en las otras dos Comunidades, se recibieron quejas por parte de los alumnos, debido a los precios de los cursos, ya que tanto en Barcelona, como en Bilbao, las autoridades se habían preocupado del tema de la formación e incluso, los estudiantes recibían un sueldo simbólico por asistir a ellos.

Tras estos primeros pasos, el objetivo de la Comisión de Formación era continuar con su labor, con la diferencia de que los cursos, que se pensaban desarrollar, iban a ser a pequeña escala con el fin de mejorar la calidad de estos, es decir, formar gente que estuviera preparada para dirigir a un grupo de personas en el ámbito del diseño.

Pese a que en la primera iniciativa del año 1991, contaron con el apoyo del Ministerio, unos 20 millones de pesetas de subvención, en la segunda convocatoria, donde se esperaba mejorar la calidad frente a la cantidad, se recurrió a otras instituciones como la Comunidad de Madrid (CAM), el INEM, empresas y sindicatos que tuvieran relación con el CAD, s

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios