Entrevistas | Noticias | 16 MAY 2019

“Trabajamos para simplificar aún más la declaración de la renta”

Cuando se cumplen 20 años desde que es posible hacer la declaración de la renta por internet, Alfonso Castro, director de informática de la Agencia Tributaria, explica a ComputerWorld las claves de un proyecto de administración electrónica emblemático no solo en España sino en el mundo.
Alfonso Castro, director de Informática Tributaria de la AEAT
Alfonso Castro, director de Informática Tributaria de la AEAT.
Esther Macías

En 1998 fue posible por primera vez en España hacer la declaración de la renta por internet. Dicho año se remitieron apenas unas 20.000 declaraciones y muchos consideraron el proyecto un fracaso. Pero en estas dos décadas la Agencia Tributaria ha demostrado el acierto de una iniciativa valiente para la época. En estos 20 años, la progresión de las declaraciones de la renta tramitadas por internet ha sido espectacular. Hace 10 años se presentaron unos 7,5 millones mientras que en la campaña de 2017 (hecha en 2018) fueron 19,98 millones, 260.000 más que el año anterior, según datos de la propia Agencia. Este año, cuando se cumplen dos décadas desde el lanzamiento de este proyecto, se prevé que la campaña supere por primera vez los 20 millones de declaraciones entregadas online.

¿Cuáles han sido los grandes aciertos de la Agencia Tributaria para que la declaración de la renta por Internet sea un éxito en España? “La clave del éxito ha sido basarnos en un proceso de mejora continua, apoyado en las posibilidades que la tecnología nos ha ido brindando en cada momento –explica a COMPUTERWORLD Alfonso Castro, director de informática de la Agencia Tributaria–.Hemos tratado de que el proceso de transformación haya sido paulatino, no disruptivo, procurando siempre acompañar al contribuyente en dicha transformación y evitando crear brechas digitales”.

Castro explica que la campaña de Renta es el producto estrella de la Agencia Tributaria, pues permite a la entidad relacionarse con alrededor de 20 millones de declarantes. “El objetivo principal es que todos los servicios de asistencia funcionen correctamente a lo largo de los tres meses que dura la campaña y, en segundo lugar, en lo posible, que se use el canal digital que al contribuyente le evita desplazamiento a nuestras oficinas”.

Novedades de la campaña de este año

Una de las novedades de este año es la supresión de la predeclaración, algo que “supone un paso más en el proceso de digitalización de la campaña de la renta, mejorando la calidad de la información, así como anticipando la información, ya que la Agencia Tributaria dispone de todas las declaraciones el día de finalización de la campaña”, indica Castro. Éste recuerda que antes tenían que esperar no menos de dos semanas después de que hubiera finalizado el plazo de presentación para conocer lo presentado en las entidades financieras.

En todo caso, este modo de hacer la declaración era minoritario, según el portavoz. “Se usó en unas 350.000 declaraciones de los más de 19 millones presentados y provocaba problemas de duplicidad y retrasos en el pago o devolución del IRPF”. Con el nuevo sistema, explica, los contribuyentes podrán seguir imprimiendo la vista previa de la declaración para revisarla, pero no servirá para su presentación física. “Una vez presentada la declaración, si el contribuyente prefiere pagar por ventanilla de su banco, podrá imprimir el Documento de Ingreso y con el mismo dirigirse a su banco. De forma equivalente, si lo que desea es solicitar aplazamiento, podrá hacerlo en el momento de presentar la declaración”.

No obstante, la gran novedad de este año es la nueva “cartera de valores” que facilitará la confección de la declaración a los cerca de tres millones de contribuyentes que hayan tenido algún movimiento en su cartera. “Únicamente necesitamos que se nos indique la fecha de compra del conjunto de acciones. A partir de ese momento, todos los movimientos futuros los aplicaremos automáticamente con la información que ya recibimos de las entidades financieras”, afirma Castro.

Desde el pasado año, la declaración también se puede efectuar a través de una app. “Confiamos poder duplicar este año el uso que tuvo la app en 2018”, afirma Castro. Una aplicación móvil que, apunta, “permite una nueva forma de relación con los contribuyentes, facilitándoles la presentación de las declaraciones más sencillas y la comunicación de mensajes personalizados”. En ésta, además de su propia declaración, si ha recibido autorización para ello, el contribuyente puede gestionar las declaraciones de sus familiares y allegados. “Este año, en la app destacamos, además de mejoras de usabilidad, la posibilidad de renovar la referencia de todos los que figuren registrados en ésta indicando la fecha de caducidad de los respectivos DNI; es decir, no se requerirá buscar la casilla de la declaración del año anterior para gestionar la declaración”.

 

Sala de control de la Agencia Tributaria.

 

Apuesta por los sistemas abiertos

Castro desvela que la tecnología clave para el éxito del proyecto de declaración de la renta por Internet ha sido el uso de sistemas abiertos. “Éstos nos han permitido dotarnos de una infraestructura altamente escalable a precios moderados”, indica.

El director de informática tributaria también prevé ampliar el uso de tecnologías como big data o la inteligencia artificial. “Estas serán piezas clave para el futuro y nos permitirán avanzar aún más en la capacidad de recopilar y tratar de forma automatizada la información necesaria para que el cumplimiento de las obligaciones sea aún más fácil para más ciudadanos, a la vez que nos permitirá mejorar la lucha contra el fraude”, señala. También se incrementará el uso de sistemas conversacionales. “En el futuro los sistemas que entiendan el lenguaje natural jugarán un papel aún más relevante en la prestación de asistencia a los contribuyentes para el cumplimiento de sus obligaciones”.

No obstante, apostilla: “Creo que los ciudadanos esperan que sea aún más simple para ellos, y eso es en lo que estamos trabajando. También tenemos que conseguir que hacer la declaración sea tan sencillo para los casos complejos como lo es hoy para los casos más normales”.

El reto de Castro y su equipo de informática es, por tanto, “mantener un alto grado de excelencia en la prestación de los servicios, así como en el uso de los datos tributarios para mantener también la confianza de los contribuyentes en la administración tributaria”.

 

Una entidad adelantada a su tiempo

Castro reconoce que la Agencia Tributaria ha apostado por el uso intensivo de las TIC desde que nació. Gracias a ello, “la Agencia Tributaria se sitúa en el grupo de países a la vanguardia en cuanto al uso de la tecnología y su aplicación para facilitar el cumplimiento de las obligaciones a los contribuyentes”.

El directivo añade, además, que el rango que históricamente ha dado la Agencia Tributaria a la informática, de Dirección General, así como que el hecho de que el director sea miembro de su comité de dirección son elementos “decisivos para alinear la informática con las necesidades y expectativas de la organización y la ciudadanía”.

 

En la revista ComputerWorld de mayo de 2019 ahondamos en los 20 años de la declaración de la renta por internet. Puede leer el artículo aquí 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios