Tecnología | Artículos | 13 JUL 2001

De las promesas a la realidad

El almacenamiento en red
Nos encontramos en medio de una explosión del almacenamiento de la información. El coste del almacenamiento continúa descendiendo de forma espectacular: 0,30 dólares por megabyte en la actualidad, que algunos estiman que descenderá a 0,01 dólar para el año 2005, haciendo posible el almacenamiento de cantidades de información cada vez mayores a un coste razonable. Las aplicaciones de almacenamiento de datos –consideradas actualmente como una necesidad competitiva– los efectos globales de Internet, el comercio electrónico y el aumento de las aplicaciones de captura de imágenes, vídeo y música, que suponen grandes cantidades de datos, están contribuyendo de forma notable a la cantidad de información que se está poniendo en línea. Este crecimiento de la información es significativo en varios aspectos. Se estima que las necesidades de almacenamiento se duplican de media en un plazo comprendido entre los ocho y los doce meses. Además, las organizaciones no sólo tienen que gestionar grandes cantidades de datos, sino también manejar índices de crecimiento de datos extremadamente elevados, con picos imprevistos en su el crecimiento de los datos. Un ejemplo que se produce con frecuencia es el de un usuario que envía por correo electrónico un archivo gráfico de 10 MB a 100 usuarios, utilizando un gigabyte de almacenamiento. Finalmente, a medida que todos se ponen en línea, el número de usuarios que acceden a la información está aumentando de manera espectacular, y su ámbito de distribución geográfica es mundial. Otro cambio significativo está relacionado con la disponibilidad. El comercio electrónico, las operaciones de ámbito mundial e incluso el correo electrónico han forzado a los departamentos de informática a entrar en un mundo 24/7/365 de alta disponibilidad. El acceso a la información tiene una importancia decisiva para la disponibilidad de las aplicaciones y ha aumentado la importancia de garantizar la disponibilidad de los datos. Todos estos factores han contribuido a que el almacenamiento se convierta en una cuestión estratégica para la empresa. En el pasado, las decisiones de compra de hardware de almacenamiento estaban a menudo ligadas totalmente a los servidores, (es decir, se compraba un servidor X y se compraba almacenamiento X). En la actualidad, el almacenamiento tiene una importancia propia. Con unas ventas de almacenamiento que están creciendo con mayor rapidez que las ventas de servidores, la cantidad de dinero que se gasta en almacenamiento, junto con su importancia en términos de influencia en la disponibilidad, han colocado a éste en un nuevo terreno con unas expectativas extremadamente elevadas. Las realidades En los últimos años ha existido un gran debate sobre las realidades del almacenamiento en red y su capacidad para abordar estas cuestiones. Ha existido bastante escepticismo sobre los problemas de interoperabilidad, los costes en relación a los beneficios y las cuestiones de manejabilidad. El escepticismo de muchos se ha yuxtapuesto a los mensajes de los proveedores de almacenamiento en red y sus catálogos de productos. Esto ha hecho que sea extremadamente difícil para los usuarios comprender la realidad actual del almacenamiento en red. Muchos de los problemas iniciales de las SAN están resuletos y los usuarios están obteniendo unos resultados extremadamente positivos en sus implantaciones. Los críticos afirman que las implantaciones iniciales de las SAN eran sólo implantaciones piloto, utilizadas en entornos de laboratorio con datos limitados. Según la investigación más reciente de la consultora EMA en Estados Unidos, el tamaño de las SAN superaba los cinco terabytes de media. La mitad de los encuestados piensan en igualar su capacidad de almacenamiento en SAN a su capacidad total, lo que significa que todos los datos se almacenarán en una SAN en un plazo de 24 meses. En cuanto a la pregunta referente a una experiencia piloto respecto a una línea de producción, el 74 % de los que han implantado SAN calificaron a sus aplicaciones basadas en SAN como de importancia fundamental para la empresa. Desde una perspectiva de disponibilidad, especialmente para las aplicaciones de importancia fundamental para la empresa, los resultados han sido excelentes. Según la investigación de EMA, aunque las expectativas eran altas, los resultados han superado ampliamente las expectativas. Un 39 % de los encuestados no tenía expectativas de tiempo de parada semanal, y un 56 % informó que no tuvo parada. El 72 % esperaba menos de 30 minutos de parada semanal o, lo que es lo mismo, una disponibilidad del 99,7 %, y el 84 % lo consiguió. En un campo en el que la disponibilidad es fundamental y en el que las prisas están siempre presentes, es raro ver que los resultados superan a las expectativas. El acceso rápido a los datos y la manejabilidad fueron señalados por los usuarios como los beneficios cuantificables principales que consiguieron con sus implantaciones SAN, junto con un coste total de propiedad (TCO, total cost of ownership) inferior. Con unos beneficios cuantificables buenos, un 47 % previó una rentabilidad de la inversión (ROI, Return on Investment) en menos de 18 meses. Ese porcentaje aumentó al 68 % para un ROI de menos de dos años. Aunque muchos consideran todavía el coste como un obstáculo para la implantación, cuando se considera desde la perspectiva del TCO y del ROI, los resultados son buenos. Una cuestión que ha perseguido a las SAN desde el comienzo ha sido la interoperabilidad. Las SAN incluyen numerosos componentes fabricados por distintos proveedores. Al principio, hubo muchos problemas para asegurar que los componentes interoperaban correctamente. Resulta interesante que, entre los entrevistados que no estaban implantando una SAN, menos del 9% citaron el tema de la interoperabilidad como la razón; la mayoría pensaba que sus necesidades de almacenamiento eran demasiado pequeñas. Se está llevando a cabo en la actualidad una gran cantidad de trabajo para mejorar las cuestiones de interoperabilidad, en lo referente a normas de trabajo, pruebas y certificación de interoperabilidad. Grupos tales como la Fibre Channel Industry Association (FCIA) y la Storage Networking Industry Association (SNIA) están ayudando a los proveedores a trabajar conjuntamente sobre la interoperabilidad y las normas. SAN y NAS Otro tema clave del cambio dentro del almacenamiento en red tiene que ver con las innovaciones tecnológicas. Inicialmente, el almacenamiento en red constaba de dos opciones, las SAN y el almacenamiento conectado a redes (NAS). Las SAN estaban basadas en la tecnología de fibra óptica y el NAS en el concepto de una aplicación de almacenamiento, que incluía la funcionalidad encubierta de un servidor de archivos junto a un conjunto de dispositivos de almacenamiento, que podía incluirse en una red Ethernet. El servidor de archivos era una versión limitada de un servidor optimizado específicamente para este propósito. Existen en la actualidad opciones NAS, que incluyen capacidades mucho mayores y con Gigabit Ethernet entrando en escena, NAS dará soporte a velocidades mayores, del orden de las velocidades de las SAN. La funcionalidad del servidor de archivos también proporciona ciertos beneficios en cuanto al uso compartido de archivos y gestión de los mismos. Por otra parte, las SAN están basadas en el concepto de la separación del almacenamiento de su servidor. En vez de que un servidor posea un dispositivo de almacenamiento en una relación de uno a uno entre

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios