Tecnología | Noticias | 16 DIC 2004

El nuevo Diablo de Bea Systems acelera la implementación de SOA

La última versión 9.0 de de la suite de aplicaciones BEA Web Logic Server, Diablo, da un paso más allá, mejorando y actualizando el desarrollo de arquitecturas orientadas a servicios (SOA), base de la estrategia Liquid Computing del fabricante.
Maria Luisa Melo
Entre las principales novedades que arroja la nueva versión destacan mejoras en su capacidad de gestión, ya que aporta innovaciones en los procesos de cambio, eliminando la necesidad de realizar interrupciones durante la actualización del sistema. “Diablo va a permitir que se pase a producción la nueva versión de una aplicación, sin necesidad de parar la anterior, si no que se traspasa el tráfico paulatinamente, lo que es especialmente relevante en el caso de aplicaciones de misión crítica”, ha explicado Enrique Martín, director de tecnología de BEA Systems.
Asimismo, BEA WebLogic Server 9.0 posibilita un nuevo sistema de detección de errores y autoreparación de los mismos, con lo que se actualiza automáticamente al tiempo que pone en marcha un proceso de monitorización y diagnóstico de los potenciales problemas que pudiera haber en la plataforma de aplicaciones empresariales. Con el fin de facilitar el trabajo con las mismas, así como su integración, Diablo permite personalizar las herramientas de administración de aplicaciones, en función del uso que se haga de las mismas.
Finalmente, la oferta de servicios de mensajería que ofrece la versión 9.0 proporciona una alta disponibilidad y menores pausas. Dicho catálogo de servicios también incluye Store Forward, es decir, la posibilidad de almacenar información en caso de que el sistema no esté operativo momentáneamente. En esta línea, Martín ha añadido también la capacidad de “automigración que ofrece una alta disponibilidad”.
Finalmente, Diablo “balancea” las cargas de trabajo del sistema y efectúa una gestión de prioridades “en función de las demandas”.

Diablo “corre” sobre la pista de Liquid Computing
La estrategia que enmarca las actualizaciones de la compañía y las próximas novedades en el roadmap de la misma es “líquida, adaptable y susceptible de responder a las necesidades de los clientes en materia de servicios”. Liquid Computing se basa en hacer compatible los sistemas y aplicaciones empresariales en el marco de una arquitectura orientada a servicios, en la que “haya que programar menos e integrar más”, resume el responsable de tecnología del fabricante.
En este sentido, la nueva versión soporta el estándar J2EE 1.4 así como los estándares de los servicios Web, lo que da la oportunidad a los desarrolladores de crear aplicaciones interoperables. De esta manera, contribuye a mejorar la productividad gracias a la colaboración entre desarrolladores, programadores y usuarios, que pueden visualizar todas las aplicaciones empresariales a través de un mismo marco. Permite reducir costes de gestión y operaciones y ofrece una alta fiabilidad, adaptabilidad y actualización. “A ello hay que sumarle que en la gestión de servicios dar buenos tiempos de respuesta y ofrecer una alta calidad es imprescindible”, ha subrayado Martín.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios