Tecnología | Noticias | 29 AGO 2012

La ciencia gallega y la catalana colaboran para detectar agujeros negros

Las capacidades de supercomputación del Cesga y los descubrimientos científicos del Institut de Ciències de l'Espai (CSIC-IEEC) de Barcelona permitirán deducir exactamente cómo se mueven los agujeros negros, saber qué señales de ondas gravitatorias están emitiendo y qué forma tienen al llegar a la Tierra.
Computerworld

Las implicaciones de los avances tecnológicos e informáticos logrados en las últimas décadas transcienden lo meramente terrenal y buen ejemplo de ello es el uso que los científicos Ulrich Sperhake y Carlos F. Sopuerta del Institut de Ciències de l´Espai (CSIC-IEEC) de Barcelona están haciendo del Centro de Supercomputación de Galicia (Cesga).

El objetivo de esta colaboración no es otro que simular las condiciones espacio-temporales de agujeros negros. Los supercomputadores (como el Finis Terrae) pueden detectar estas regiones del espacio de una enorme densidad y que concentran una gran cantidad de masa en su interior generando un campo gravitatorio tal que ninguna partícula, ni siquiera la luz, puede escapar de él.

“La teoría de Einstein, que nos dice cómo se comportan estos agujeros y con la ayuda de supercomputadores podemos deducir exactamente cómo se mueven los agujeros negros, qué señales de ondas gravitatorias están emitiendo, y qué forma tienen estas ondas al llegar a la Tierra", explica Sperhake.

Una vez obtenida esta información, el siguiente paso en la investigación será proporcionar estos valiosos resultados a los científicos que operan los detectores láser, quienes buscarán estas formas de ondas en los datos que obtienen, lo que les permitirá localizar de esta manera los agujeros negros.

“Los principales detectores están ahora mismo en fase de reconstrucción para pasar a los llamados modelos avanzados, los cuales esperamos que localicen los agujeros negros que resulten de la colisión de sistemas binarios -de estrellas de neutrones o agujeros negros”, ha añadido Sopuerta. “El motivo por el cual los anteriores detectores no han realizado detecciones es porque no cubrían suficiente parte del cosmos como para que en los pocos años que han operado estas detecciones fueran probables". 

RELACIONADO: El CESGA reduce el consumo de energía del supercomputador FinisTerrae



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios