Tecnología | Noticias | 24 JUL 2002

Lucent despide a otros 7.000 trabajadores

Lucent arrastra pérdidas por noveno trimestre consecutivo y se ve obligada a despedir a otros 7.000 trabajadores en un intento por contener gastos.
Ana Segura

La estadounidense Lucent Technologies ha anunciado un recorte del 13% de la plantilla que se saldará con la supresión de 7.000 empleos, como una medida para mantenerse a flote tras duplicar sus pérdidas en el tercer trimestre del año fiscal 2001-2002.
En este período, finalizado el 30 de Junio, la compañía perdió más de 7.910 millones de dólares, frente a los 3.240 millones del pasado año. Con el despido de efectivos Lucent prevé ahorrar cada año 706 millones de euros, si bien comprometerá una carga extraordinaria de 815 millones en sus cuentas del tercer trimestre.
Esta reestructuración de personal responde al “declive de los mercados” que ha llevado a la compañía a una amortización de un tercio de su plantilla desde principios de 2001. La primera ronda de despidos afectó a 10.500 de los 106.000 empleados con los que la compañía contaba en enero de 2001. Una situación de crisis continuada ha forzado sucesivos despidos que dejaron en la calle a otros 26.600 trabajadores, de una plantilla que también quedó reducida con la externalización de servicios y la venta de algunas unidades de negocio.
Sin embargo, esta medida no saneará la situación de la compañía que ya “está preparando otras acciones para alcanzar la rentabilidad, situada en torno a un facturación de 3.500 millones de dólares”, confiesa Frank D’Amelio, CFO de Lucent. Así, los 53.000 puestos de trabajo contabilizados en 30 de junio, se reducirán a 45.000 trabajadores antes de que finalice el año, según los planes del financiero.
La facturación de la tecnológica se ha reducido un 50 %, situándose en 2.950 millones de dólares, “como consecuencia de las restricciones presupuestas de los operadores de telefonía, clientela principal de Lucent”, según declaraciones de Patricia Russo, CEO de Lucent Technologies. Entre sus grandes clientes afectados por la crisis se encuentran BellSouth y SBC, o la actualmente en suspensión de pagos WorldCom. Las “incertidumbres del mercado” no permiten a la compañía realizar ningún tipo de pronóstico sobre la facturación del cuarto trimestre del año, aunque sí se aventura a predecir que el ejercicio fiscal 2003 que comienza en octubre dará beneficios.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios