Tecnología | Noticias | 12 FEB 2004

Paul Curlander, CEO de Lexmark: "El reto está en transformar lo escrito en digital"

"En estos momentos, todas las tecnologías relacionadas con la impresión están convergiendo en equipos multifunción, tanto en el hogar como en la oficina. Nuestra mayor preocupación ahora es transformar los documentos escritos en digitales", aseguró el presidente y CEO de Lexmark, Paul Curlander, en la conferencia europea anual de la compañía, celebrada en Lisboa.
Patricia Torralba
En 2003, el mercado mundial de la impresión alcanzó una cifra de negocio de 82.000 millones de dólares. Haciendo una comparativa de los últimos nueve años, el coste total de propiedad de una impresora ha descendido un 50%, mientras su productividad se ha incrementado en un 14%. Para Curlander: "Los últimos años han sido duros para toda la industria y en Lexmark lo hemos notado sobretodo en que el mayor porcentaje de nuestra facturación, hasta un 55%, ha provenido de los repuestos y no del hardware, tendencia que queremos invertir durante este ejercicio. Desde mi punto de vista, el papel tal y como lo conocemos ahora llegará a desaparecer pero todavía tardará ya que implica el cambio de muchas herramientas y costumbres de los usuarios. De hecho, de 1999 a 2002, el volumen de papel impreso creció un 39%. En este proceso evolutivo, lo más importante es escuchar las necesidades de los clientes". "En Lexmark, hemos tenido una buena última mitad del año 2003 y somos muy optimistas con respecto a 2004, año en el que queremos enfocarnos sobre todo a incrementar la relación entre el mundo de la fotografía digital y la impresión, incluida la fotografía a través de los teléfonos móviles. Asimismo, creo que el futuro está en la impresión por tinta. Estamos viendo enormes avances en esta tecnología y desde luego ofrece la mejor relación calidad precio, que al final es lo que le interesa a los consumidores. La utopía a la que tendemos es una tinta que no necesite secarse", continúa.

Relación con Dell: buena pero puntual
Transcurrido más de un año desde la firma del acuerdo OEM con Dell, en Lexmark declaran estar satisfechos con él pero sin darle más importancia de la que tiene. "El negocio OEM es una pequeña parte de nuestra facturación y queremos que así siga siendo. Ya escarmentamos con el acuerdo que tuvimos en su día con Compaq, que tras la compra de HP desapareció por completo. No queremos que nuestros ingresos dependan de una actividad tan inestable. Preferimos que nuestros productos lleven nuestra marca y que sea vendido por nuestro canal de distribución con el que mantenemos una excelente relación", concluye el CEO de Lexmark.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios