Chips
Empresa
Semiconductores

Por qué hay que prestar atención a la inminente salida a bolsa de ARM

Los riesgos que describe ARM en su folleto de salida a bolsa se hacen eco de los que afronta actualmente Apple y la mayoría de las principales empresas tecnológicas.

bolsa wall street

Como era de esperar, ARM, el socio de Apple en el diseño de chips, avanza hacia su salida a bolsa. Resulta interesante hasta qué punto los riesgos que describe ARM en su folleto de su OPV se hacen eco de los que afrontan actualmente Apple y la mayoría de las principales empresas tecnológicas. Por eso, todos los profesionales de la tecnología prestarán atención a esta oferta. 

 

¿Demasiado grande para crecer? 

Como ocurre con todas las grandes empresas tecnológicas del mundo, el folleto de la OPV de ARM describe una empresa que es víctima de su propio éxito. Piénsalo... 

Con cerca del 99% de los teléfonos inteligentes del mundo utilizando sus diseños de referencia en mayor o menor medida, la empresa no puede mantener el crecimiento sólo en el mercado móvil. No es un reto muy distinto al que afrontan la mayoría de los demás, aunque Apple está ganando cuota de mercado en el sector de la telefonía móvil a medida que disminuye el tamaño global de ese sector. 

 

(Malas) relaciones internacionales 

La salida a bolsa de ARM también refleja su exposición a China. El mundo ya no se lleva tan bien como antes, lo que significa que las crecientes tensiones entre las superpotencias mundiales están generando complicados retos para las empresas basadas en nociones de globalismo, internacionalismo y comercio relativamente libre. 

Hemos visto el impacto de este empeoramiento de las relaciones durante la crisis de COVID, cuando las cadenas de suministro tuvieron problemas y se retrasó el lanzamiento de importantes productos. Apple sufrió mucho cuando los trabajadores se declararon en huelga en China en protesta por los cierres preventivos de COVID. Pero aunque esa plaga pase a un segundo plano en la agenda informativa de hoy, no ha desaparecido. Estos retos, los relacionados con la cadena de suministro, la guerra en Ucrania y las condiciones económicas cada vez más desfavorables son problemas para ARM y desafíos para todos los demás en la tecnología global. 

 

Entrar en nuevos mercados 

Con Vision Pro, Apple señaló recientemente sus intenciones de desarrollar su negocio en nuevos mercados. No se trata de un enfoque especialmente nuevo: Apple Watch, AirPods, HomePods y los numerosos servicios de la empresa muestran a una compañía centrada en invertir los ingresos récord del iPhone de hoy en negocios igualmente grandes del mañana. 

Especular para acumular es la forma en que las empresas se mantienen en entornos empresariales difíciles, por lo que no es de extrañar que Apple lo esté haciendo ahora. Pero algunos sectores permanecen relativamente cerrados para Cupertino, en particular el floreciente espacio de la IA generativa. 

ARM tiene problemas similares, y su folleto de salida a bolsa los describe bien, diciéndonos que (¿quizás como Apple?) quiere construir su negocio en IA y en chips para automoción. (Merece la pena señalar que los diseños de referencia de ARM se utilizan en chips como los de Apple, que ofrecen sus propios núcleos integrados para manejar funciones de inteligencia artificial, como la fotografía o el reconocimiento de imágenes). 

La expansión a nuevos mercados, el empeoramiento de las relaciones internacionales, el declive del mercado y los retos del crecimiento una vez que se alcanza cierto tamaño son refranes comunes en todas las empresas e industrias en este momento. 

 

¿Y ahora qué? 

A corto plazo, su actual propietario, Softbank, sacará ARM a bolsa a finales de este año. Cuando lo haga, esperará recuperar parte de su inversión de decenas de miles de millones de dólares en la empresa, y es probable que Apple, Samsung, Nvidia y todas las demás grandes empresas que ya hacen uso de los diseños de procesadores de ARM compren acciones para ayudar a proteger sus intereses. El intento fallido de vender ARM a Nvidia demuestra que los reguladores no estarán contentos con que una sola empresa se haga con una participación mayoritaria. 

Ni siquiera Apple, que ayudó a lanzar ARM hace años para crear chips para el malogrado Apple Newton, podrá hacerse con demasiado control. Hubo rumores de que se le ofreció la oportunidad de comprar ARM en 2020, pero la rechazó, a pesar de que los chips basados en los diseños creados por ARM se utilizan en todos los Mac, iPhone e iPad. Los diseños de ARM son los que utilizan los equipos de diseño de silicio de Apple como base para sus propios chips. 

 

Hacer más con menos 

Invierta quien invierta en acciones de ARM, es probable que sus directivos se vean presionados para generar más ingresos con las ventas que ya realizan. 

Por ejemplo, un informe del Financial Times sugiere que el acuerdo entre Apple y ARM para los chips del iPhone parece mejor para Cupertino que para su socio más pequeño. ARM ve quizás sólo 11 céntimos por chip de los dispositivos enviados en el último año. ¿Habrá un aumento de los costes y cómo afectará esto a los ingresos de los socios de ARM y al coste de los dispositivos que utilizamos? 

Lo que nos lleva al quinto gran reto al que ARM y otras empresas parecen enfrentarse en este momento: cómo generar más ingresos por usuario y cómo vender productos más caros a los clientes actuales sin dañar aún más la cuota de mercado existente. (El reto del iPhone Pro Max, en otras palabras). 

Lo que ocurra con la OPV de ARM será seguido con atención como un presagio alegórico de lo que ocurrirá después en toda la industria tecnológica. ¿Volarán o fracasarán las acciones de ARM, y qué significará eso para el futuro de la tecnología? 



Webinar ondemand

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

 



Registro:

Eventos: