Consultoría | Noticias | 22 DIC 2003

Un 60% de empresas norteamericanas es reacia al outsourcing offshore, según Forrester

A pesar de que el modelo offshore nace de la necesidad de optimización de recursos, impuesta por los nuevos parámetros económicos, todavía existen algunas reticencias a dejar en manos de terceros el desarrollo aplicaciones o soluciones de misión crítica. Al menos así lo recoge el estudio elaborado por Forrester Research en el que un 60% de las empresas norteamericanas del Fortune 1000 es remisa a desarrollar un outsourcing offshore.
Computerworld
Más de la mitad de las empresas norteamericanas del Fortune 1.000 se muestra reticente adoptar un modelo de offshore de outsourcing, mientras que un 25% se encuentra en una fase de experimentación, según se recoge en un estudio realizado por la consultora Forrester Research. A pesar del masivo éxodo de trabajos de tecnologías de la Información hacia zonas donde el coste de la mano de obra es menor, sólo un 5% de las empresas norteamericanas del Fortune 1000 ha decido aprovechar las ventajas de una externalización en offshore.
Por otra parte, Forrester señala que la adopción de un modelo de offshore no se lleva a cabo en un corto período de tiempo sino que ésta debe ir superando cuatro perfiles de compromiso bien diferenciados lo que alargará la migración a este modelo de externalización a un período comprendido entre 24 y 60 meses. Asimismo, la consultora señala que los niveles de adopción de offshore varían en función de los proveedores con los que se trabaja y el tipo de proyecto que se realiza, así como del grado de cualificación de la mano de obra contratada.

Cuatro perfiles de adopción
En el camino hacia la adopción de un modelo de offshore, Forrester ha distinguido entre las empresas del Fortune 1000, cuatro etapas en función a su grado de compromiso.
Una primera, denominada Bystanders, en la que se encuadra un 60% de las empresas, se corresponde con aquellas que ni tan siquiera han empezado a investigar la potencialidad del offshore, aunque no descartan destinar alguna partida de su presupuesto de servicios de TI a offshore.
El segundo de los escenarios o Experiments, según la denominación de Forrester, se encuentran entre el 25 y 30% de las empresas entrevistadas. Aunque afirman haber realizado algún proyecto con proveedores offshore, todavía esta iniciativa no se ha erigido en la mejor respuesta a su estrategia de TI. Estas empresas destinan entre el 1 y el 5% de su presupuesto de servicios de TI a offshore.
En el tercero de los perfiles o Committees, según la denominación de la consultora, aparece reflejada la decisión del 5 y 10% de las empresas encuestadas. Según Forrester, estas compañías, que destinan entre un 10 y un 30% de su presupuesto de servicios de TI a offshore, externalizan en este tipo de proveedores el desarrollo de aplicaciones más complejas y servicios de misión crítica.
Finalmente, la consultora establece la denominación de Full exploiters para aquellas empresas, entre las que se incluyen menos del 5% de las encuestadas, que han adoptado la externalización en offshore como el estándar de mejores prácticas para el desarrollo a gran escala. Estas compañías, según Forrester, destinan entre el 40 y 50% de su presupuesto de TI a offshore.
Zonas escogidas
Si bien Estados Unidos es el principal exportador de servicios de TI bajo el modelo, ¿cuáles son los escenarios donde se ubican los mayores proveedores? Tradicionalmente, la India ha sido uno de lo mayores suministradores mundiales de software. De hecho, el centro tecnológico de Bangalore es conocido como el Silicon Valley de la India. Otro de los escenarios son Irlanda, China y Latinoamérica, en la que ciudades como Guadalajara (Méjico), Buenos Aires (Argentina) y Sao Paulo (Brasil) se están perfilando como excelentes proveedores bajo esta modalidad de offshore.


Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios