Tecnología | Noticias | 19 MAR 2019

2019 será el año de la adopción de Wi-Fi 6

Tags: WiFi
El proyecto 802.11ax, también conocido como Wi-Fi 6, se inició en mayo de 2014. Un lustro después, esta tecnología está madura y lista para adoptarse de forma masiva. He aquí las claves de un estándar esencial para la conexión a la red.
dispositivos móviles
Redacción

Wifi nació en 1997 y ha logrado convertirse en una parte integral de nuestra vida diaria. Es más, damos por sentada esta forma de conectividad y dependemos de ella para mantener nuestra productividad y agilidad de negocio, innovar más rápido y responder a los nuevos retos y demandas de los clientes. El protocolo 802.11b ha ido mejorando en cada nueva generación, aportando más velocidad y mejora para los usuarios. Pero en la era actual de transformación digital, marcada por el auge de los dispositivos conectados y la informática de última generación, el nuevo estándar debe hacer frente a diferentes retos si quiere mantenerse a la altura de las demandas del tráfico de los usuarios.

Fue en mayo de 2013 cuando el Grupo de Estudio WLAN de Alta Eficiencia, un grupo de estudio dentro del grupo de trabajo IEEE 802.11, comenzó a considerar la mejora de la eficiencia del espectro para mejorar el rendimiento en escenarios de alta densidad de APs/usuarios. Así es como el proyecto 802.11ax, también conocido como Wi-Fi 6, se inició en mayo de 2014.

El elegido para dirigir el grupo de trabajo estándar WLAN IEEE 802.11ax fue Osama Aboul Magd, de la compañía Huawei. En una reciente entrevista en la que ahondó sobre el último estándar Wi-Fi, sus implicaciones y los casos de uso relevantes, el experto reflexionó sobre el motivo del cambio de nombre que se ha producido en estos estándares y en por qué los clientes deberían empezar a pensar en Wi-Fi 6 (si es que no lo han planificado ya).

Según sus palabras, “Wi-Fi 6 es esencial para transformar la forma en que damos soporte a las aplicaciones en las redes Wi-Fi actuales. Su despliegue permite una nueva y mejorada experiencia de usuario en escenarios de alta densidad en comparación con las generaciones anteriores”.

Hacia una mejor experiencia de usuario

Uno de los objetivos de 802.11ax era mejorar la experiencia del usuario y aumentar el rendimiento para los clientes individuales de la red. Se esperaba que el estándar 802.11ax mejorara el rendimiento Wi-Fi en entornos de alta densidad, es decir, con un gran número de usuarios, como los lugares públicos, utilizando el espectro disponible de forma más eficiente, gestionando las interferencias y realizando mejoras en protocolos como el Control de Acceso Medio (MAC).

La idea era, además, empezar a usar OFDMA, un estándar que ya se usaba en LTE y en estándares Wi-Fi anteriores, lo que ayudaría a empaquetar más datos en el mismo espacio aéreo.

Dado que los nombres estándar para Wi-Fi han sido históricamente algo complejos, a finales del año pasado se decidió que fueran más sencillos. De ahí que el nuevo estándar 802.11ax se llame Wi-Fi 6, mientras que las dos generaciones anteriores de esta tecnología se llamarán Wi-Fi 4 (para 802.11n) y Wi-Fi 5 (para 802.11ac). El cambio de nombre también pone de relieve el hecho de que 802.11ax es, de hecho, la sexta generación de tecnología de red Wi-Fi.

Por otro lado, desde el punto de vista visual, los usuarios podrán mirar en sus smartphones y ver los números junto al icono Wi-Fi, y podrán confirmar si se trata de Wi-Fi 4 o Wi-Fi 5 o Wi-Fi 6, lo que ayuda a simplificar los protocolos que se están utilizando.

Desde el punto de vista tecnológico, Wi-Fi 6 no es simplemente una actualización de rendimiento para Wi-Fi 5, sino que realiza algunos cambios fundamentales en el estándar, lo que incluye una amplia gama de prestaciones de la capa física (PHY) y de la capa de control de acceso medio (MAC) complementadas por MIMO multiusuario y reutilización especial.

Wi-Fi 6 añade, por tanto, una mejora significativa al incorporar hasta ocho transmisiones espaciales. Con el nuevo estándar más usuarios pueden conectarse de forma simultánea a AP al tiempo que disfrutan de un rendimiento mayor.

Casos de uso

Uno de los principales casos de uso de Wi-Fi 6 se da en los entornos de alta densidad donde hay un gran número de usuarios, por ejemplo, en lugares al aire libre como estadios, centros comerciales y aeropuertos, o en lugares cerrados como auditorios o aulas.

Wi-Fi 6 es realmente útil cuando se emplean aplicaciones con uso intensivo de ancho de banda o aplicaciones sensibles a la latencia. No sólo aumenta el rendimiento: los avances tecnológicos realizados en Wi-Fi 6 ayudan a ofrecer una experiencia de usuario superior en lo que respecta al rendimiento de las aplicaciones, ya sean éstas de aprendizaje bajo demanda o aplicaciones AR/VR. Además, las aplicaciones IoT también se verán mejoradas cuando se use Wi-Fi 6 gracias a características como Target Wait Time (TWT) que ayuda a reducir el consumo de energía y conservar la vida útil de la batería.

Por tanto, mientras que Wi-Fi 5 podría congestionarse cuando se usara en entornos universitarios con más de 30.000 estudiantes o en estadios deportivos al aire libre con 80.000 aficionados en los que todos intentaran conectarse a la red Wi-Fi al mismo tiempo, Wi-Fi 6 superaría sin problemas este desafío. Y lo haría porque permite que más clientes se conecten a un solo AP simultáneamente y posibilita que los dispositivos vecinos transmitan al mismo tiempo, siempre y cuando los niveles de interferencia sean aceptables.

De hecho, para el mismo número de usuarios y la misma área de cobertura, el número de puntos de acceso necesarios para Wi-Fi 6 es significativamente menor en comparación con los estándares anteriores, lo que supone un ahorro sustancial en gastos de capital. Y estas ventajas no solo son válidas para las aplicaciones existentes: Wi-Fi 6 también se convierte en un habilitador de muchas aplicaciones nuevas, especialmente cuando se trata de vídeos UHD y 4K.

Según indica Osama, empresas como Huawei han desempeñado un papel clave en el desarrollo del estándar y el protocolo Wi-Fi 6. Además de apoyar la posición del presidente, los representantes de Huawei proporcionaron casi el 25% de las contribuciones presentadas al grupo técnico. La mayoría de esas comunicaciones fueron aprobadas en el documento estándar. Huawei ha sido, de hecho, uno de los primeros en adoptar Wi-Fi 6 al lanzar su prototipo ya en 2014 y desplegar su camino hacia el AP en 2017.

Es la hora de Wi-Fi 6

En cuanto a la adopción del nuevo estándar, ahora es el momento idóneo. Cuando los CIO analicen su estrategia de transformación digital y la forma en la que impactará en su infraestructura de TI, deberían empezar a pensar en migrar a Wi-Fi 6 en el futuro. Muchos de los fabricantes de hardware y chips ya han lanzado dispositivos para Wi-Fi 6, asegurando, además, la interoperabilidad entre ellos.

Por todo ello, se espera que 2019 sea el año de la adopción de Wi-Fi 6, ya que muchas organizaciones están ahora analizando su estrategia en materia de Wi-Fi a largo plazo, una vez evaluados los desafíos que impone el auge de la digitalización.

 

Contenido ofrecido por Huawei

 

 

 

 

 

 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios