Tecnología | Noticias | 22 MAY 2019

España abraza los principios de la OCDE sobre inteligencia artificial

La OCDE acaba de hacer público el primer acuerdo internacional para el uso de la inteligencia artificial. Éste se basa en valores como la libertad, la igualdad o la justicia social. España, junto a otros 41 países, ha adoptado estos principios.
inteligencia-colectiva-mundo.jpg
Redacción

Los 36 países miembros de la OCDE (España incluido) junto con Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Perú y Rumania han adoptado los nuevos principios sobre inteligencia artificial elaborados por este organismo internacional. Se trata del primer conjunto de directrices de política intergubernamental que emerge para el desarrollo de esta tecnología; bajo éste se acuerda mantener las normas internacionales destinadas a garantizar que estos sistemas se diseñen para ser robustos, seguros, justos y fiables.

Estos principios han sido elaborados con la orientación de un grupo de expertos formado por más de 50 miembros de los gobiernos, el mundo académico, las empresas, la sociedad civil, los organismos internacionales, la comunidad tecnológica y los sindicatos. El documento incluye cinco principios basados en valores para el despliegue responsable de una inteligencia artificial digna de confianza y cinco recomendaciones para las políticas públicas y la cooperación internacional. Su objetivo, explican desde la OCDE, es guiar a los gobiernos, las organizaciones y los individuos en el diseño y la gestión de los sistemas de inteligencia artificial de forma que se prioricen los intereses de las personas y se garantice que los operadores rindan cuentas de su correcto funcionamiento.

Para Ángel Gurría, secretario general de la OCDE, “la inteligencia artificial está revolucionando la forma en que vivimos y trabajamos, y ofrece beneficios extraordinarios para nuestras sociedades y economías. Sin embargo, plantea nuevos desafíos y también está alimentando ansiedades y preocupaciones éticas. Esto hace que recaiga en los gobiernos la responsabilidad de garantizar que los sistemas de IA se diseñen de manera que se respeten nuestros valores y leyes, de modo que las personas puedan confiar en que su seguridad y privacidad serán primordiales. Estos principios serán un punto de referencia mundial para una inteligencia artificial fiable, de modo que podamos aprovechar sus oportunidades de una manera que ofrezca los mejores resultados para todos”.

Estos principios tienen también el respaldo de la Comisión Europea, cuyo grupo de expertos de alto nivel ya elaboró unas directrices éticas similares (basadas en la legalidad, imparcialidad, especificación del propósito, proporcionalidad del procesamiento de datos, privacidad por diseño y por defecto, responsabilidad y demostración de cumplimiento, transparencia, seguridad de datos y gestión de riesgos) y formarán parte del debate en la próxima Cumbre de Líderes del G20 que se celebrará en Japón.

Hacia un desarrollo ético de la inteligencia artificial en todo el mundo

Los principios para el uso de la inteligencia artificial de la OCDE recalcan que esta tecnología debe beneficiar a las personas y al planeta al impulsar el crecimiento inclusivo, el desarrollo sostenible y el bienestar; debe diseñarse de manera que respeten el Estado de derecho, los derechos humanos, los valores democráticos y la diversidad, y deben incluir las salvaguardias adecuadas para garantizar una sociedad justa y equitativa; debe haber transparencia y divulgación responsable en torno a estos sistemas para asegurar que las personas comprendan cuándo se relacionan con ellos y puedan cuestionar los resultados; deben funcionar de forma robusta, segura y protegida durante toda su vida útil, y los riesgos potenciales deben evaluarse y gestionarse continuamente; y, por último, las organizaciones y las personas que desarrollan, despliegan u operan sistemas de IA deben ser responsables de su correcto funcionamiento de acuerdo con los principios antes mencionados.

 

Recomendaciones para los gobiernos

La OCDE recomienda a los gobiernos que faciliten la inversión pública y privada en I+D para estimular la innovación en la IA fiable, que fomenten ecosistemas de IA accesibles con infraestructura y tecnologías digitales, y mecanismos para compartir datos y conocimientos; que creen un entorno de políticas que abra el camino a la implementación de sistemas de IA confiables; que equiparen a las personas con las habilidades para la IA y los trabajadores de apoyo para asegurar una transición justa; y que cooperen a través de las fronteras y sectores para compartir información, desarrollar estándares y trabajar hacia una administración responsable de la IA.

 

Marco español de IA

El Ejecutivo de Pedro Sánchez en la anterior legislatura presentó el pasado mes de marzo en Granada –lo hizo el propio presidente– la Estrategia Española para la Inteligencia Artificial en I+D+i, un documento base sobre el que se elaborará la futura Estrategia Nacional de Inteligencia Artificial, en cuya elaboración colaborarán once ministerios.

El escrito, elaborado en el seno de la Secretaría General de Coordinación de Política Científica del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades y por el Grupo de Trabajo en Inteligencia Artificial (GTIA) incorpora varias recomendaciones entre las que destaca la creación de un Instituto Nacional de Datos “que permita planificar y definir una gobernanza sobre los datos procedentes de los diferentes niveles de la Administración Pública”.

 

 


Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios