Tecnología | Noticias | 14 DIC 2018

Inteligencia artificial 'made in Europe'

El plan europeo sobre inteligencia artificial trata de encontrar la forma de aprovechar las oportunidades que ofrece esta tecnología de una manera centrada en el ser humano, ética, segura y fiel a los valores fundamentales que nos unen y a la a vez nos diferencian de la competencia.
inteligencia artificial
Javier Suárez (T-Systems)

Al igual que la máquina de vapor o la electricidad en el pasado, la IA ya está transformando nuestro mundo. Estos días la UE ha dado un paso de gran relevancia para nuestro futuro con la publicación de un Plan Coordinado de fomento del desarrollo y la utilización de la Inteligencia Artificial en Europa. Con un compromiso de financiación de 20.000 millones de euros hasta el año 2020, este plan permitirá a la UE competir con China y Estados Unidos en esta nueva revolución que es la IA. Solo la unión y cooperación entre los países miembros podrá hacernos competitivos a nivel global.

Una revolución de este calibre tiene que ser liderada. Tras un proceso de selección abierto, la Comisión ha designado un Grupo de Expertos de Alto Nivel en  Inteligencia Artificial compuesto de 52 expertos provenientes del mundo académico, la sociedad civil y la industria. 

Nuestro plan “made in Europe” trata de encontrar la forma de aprovechar las oportunidades que ofrece la IA de una manera centrada en el ser humano, ética, segura y fiel a los valores fundamentales que nos unen y a la a vez nos diferencian de la competencia. La imparcialidad, la transparencia, el mantenimiento de los puestos de trabajo, la democracia, la protección del consumidor, la dignidad, la no discriminación, la privacidad y la protección de datos personales, son sólo algunos de los valores que asentarán las bases de esta transformación. Además la Comisión está abriendo la cooperación también a todos los países no pertenecientes a la UE que están dispuestos a compartir los mismos valores.

En Europa no nos falta talento, estas medidas facilitarán que se convierta en un territorio atractivo en el que se impulse la innovación y las start-ups se consoliden y desarrollen.

El combustible de los sistemas actuales de IA más populares son los datos. Se necesita una gran cantidad y calidad de estos para producir resultados. Nuestras regulaciones de protección de datos pueden ser un hándicap para recopilar estos datos, pero son necesarias para garantizar nuestra privacidad. Sin embargo se pueden tomar otras medidas, como la libre circulación de datos no personales, fruto de la regulación que se espera a la largo de 2019 y que aumentará la cantidad de datos disponibles para la innovación.

Otro aspecto problemático de algunos de estos sistemas es que en muchos casos actúan como cajas negras, el objetivo debe ser poder atribuir responsabilidades y proporcionar explicaciones inteligibles y significativas de las decisiones basadas en IA. Y es que el desarrollo de la IA requiere de un marco regulatorio que sea lo suficientemente flexible como para promover la innovación, al mismo tiempo que garantiza altos niveles de protección y seguridad. 

Si bien es cierto que los sistemas IA actuales tienen algunas carencias, en el futuro será necesario desarrollar sistemas avanzados con capacidad de crear, generalizar y razonar de forma más parecida a la nuestra. Las medidas tomadas actualmente deben disponer de mecanismos de actualización que permitan adaptarse a los nuevos sistemas. 

La IA va a traer grandes beneficios a nuestra sociedad y economía: mejor asistencia sanitaria, ciudades más inteligentes, transportes y trabajos más seguros, una administración pública más eficiente, una industria y agricultura más competitiva y sostenible. Pero no debe hacerlo a cualquier precio, es fundamental que la IA no nos reemplace sino que nos complemente y ayude a ser cada vez más felices. En los próximos años la IA asumirá bastantes de los trabajos que actualmente realizamos. En cambio otros, de mayor valor añadido, se crearán. El proyecto europeo impulsará con 1.500 millones de euros la formación y las titulaciones avanzadas en IA que permitan hacer frente a esta demanda. Y en la primavera de 2019 el Grupo de Expertos comenzará ya a abordar estrategias para hacer frente al problema del empleo.

La UE ha dado un gran paso estos días: ha trazado una hoja de ruta correcta con unas bases sólidas, el siguiente será el turno nuestras empresas que deberán adoptar en mayor grado estas nuevas tecnologías. De no ser así el esfuerzo habrá sido inútil, perderemos competitividad, puestos de trabajo y tendrá graves consecuencias sobre nuestra economía.

 

 

El autor de este artículo es Javier Suárez, data scientist & solution architect en T-Systems

 
 


Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios