Tecnología | Noticias | 18 MAY 2020

La automatización, una fuerza real con la que hay que lidiar

Tags: Robot
Algunos expertos en tecnología han pronosticado que la automatización conducirá a un futuro sin trabajo, mientras que otros observadores se muestran más escépticos sobre tales escenarios.
robots
Redacción

El temor a que la implantación de robots a gran escala elimine una cantidad importante de puestos de trabajo es un hecho real pero, ¿cuántos trabajos reemplazarán realmente los robots?

Algunos expertos en tecnología han pronosticado que la automatización conducirá a un futuro sin trabajo, mientras que otros observadores se muestran más escépticos sobre tales escenarios.

Según el estudio "Robots y empleos: Evidence from U.S. Labor Markets", realizado por el economista del MIT Daron Acemoglu, y Pascual Restrepo PhD '16, un profesor asistente de economía en la Universidad de Boston, el impacto de los robots varía ampliamente por industria y región, y puede jugar un papel notable en la exacerbación de la desigualdad de ingresos, al tiempo que destacan también un impacto real, aunque por debajo de algunos supuestos. "Encontramos efectos negativos en el empleo bastante importantes", dice el economista del MIT Daron Acemoglu, aunque señala que el impacto de la tendencia puede ser exagerado.

En las zonas de desplazamiento donde se añadieron robots a la fuerza de trabajo, cada robot reemplaza unos 6,6 puestos de trabajo a nivel local

Entre 1990 y 2007, según el estudio, la adición de un robot adicional por cada 1.000 trabajadores redujo la relación empleo-población nacional en alrededor de 0,2%, y algunas zonas de Estados Unidos se vieron afectadas mucho más que otras. Esto significa que cada robot adicional añadido en la fabricación reemplazó a unos 3,3 trabajadores a nivel nacional, en promedio. Ese mayor uso de robots en el lugar de trabajo también redujo los salarios en aproximadamente un 0,4% durante el mismo período de tiempo. "Encontramos efectos salariales negativos, que los trabajadores están perdiendo en términos de salarios reales en las áreas más afectadas, porque los robots son bastante buenos para competir contra ellos", dice Acemoglu.

En Estados Unidos, cuatro industrias manufactureras representan el 70% de los robots

Acemoglu y Restrepo utilizaron datos sobre 19 industrias, recopilados por la Federación Internacional de Robótica (IFR), un grupo industrial con sede en Frankfurt que mantiene estadísticas detalladas sobre el despliegue de robots en todo el mundo. Los académicos combinaron eso con datos basados en los Estados Unidos sobre población, empleo, negocios y salarios, de la Oficina del Censo de los Estados Unidos, la Oficina de Análisis Económico y la Oficina de Estadísticas Laborales, entre otras fuentes. Además, se comparó el despliegue de robots en los EE.UU. con el de otros países, encontrando que va a la zaga del de Europa. De 1993 a 2007, las empresas estadounidenses introdujeron casi exactamente un nuevo robot por cada 1.000 trabajadores; en Europa, las empresas introdujeron 1,6 nuevos robots por cada 1.000 trabajadores.

"Aunque Estados Unidos es una economía muy avanzada tecnológicamente, en términos de producción y uso de robots industriales e innovación, está por detrás de muchas otras economías avanzadas", dice Acemoglu. En el país norteamericano, cuatro industrias manufactureras representan el 70% de los robots: los fabricantes de automóviles (38%), la electrónica (15%), la industria química y de plásticos (10%) y los fabricantes de metales (7%).  

Los puestos de trabajo de fabricación a los que sustituyen proceden de partes de la mano de obra que no tienen muchas otras buenas opciones de empleo

En las zonas de desplazamiento donde se añadieron robots a la fuerza de trabajo, cada robot reemplaza unos 6,6 puestos de trabajo a nivel local, según los investigadores. Sin embargo, en un sutil giro, la adición de robots en la fabricación beneficia a las personas de otras industrias y otras áreas del país, al reducir el costo de los bienes, entre otras cosas. Estos beneficios económicos nacionales son la razón por la que los investigadores calcularon que agregar un robot reemplaza 3,3 empleos para el país en su conjunto.

La cuestión de la desigualdad

Al realizar el estudio, Acemoglu y Restrepo se esforzaron mucho por ver si las tendencias de empleo en las zonas con mucho tráfico de robots podían haber sido causadas por otros factores, como la política comercial, pero no encontraron ningún efecto empírico complicado.

Sin embargo, el estudio sugiere que los robots tienen una influencia directa en la desigualdad de ingresos. Los puestos de trabajo de fabricación a los que sustituyen proceden de partes de la mano de obra que no tienen muchas otras buenas opciones de empleo; como resultado, existe una conexión directa entre la automatización en las industrias que utilizan robots y la disminución de los ingresos de los obreros.

El efecto robot es muy real en la fabricación, con importantes implicaciones sociales

Cuando se añaden robots a las plantas de fabricación, "La carga recae en los trabajadores de baja y media cualificación. Eso es realmente una parte importante de nuestra investigación general [sobre robots], que la automatización es en realidad una parte mucho mayor de los factores tecnológicos que han contribuido al aumento de la desigualdad en los últimos 30 años".

Así que mientras que las afirmaciones sobre máquinas que eliminan por completo el trabajo humano pueden ser exageradas, la investigación de Acemoglu y Restrepo muestra que el efecto robot es muy real en la fabricación, con importantes implicaciones sociales. "Ciertamente no dará ningún apoyo a aquellos que piensan que los robots van a quitarnos todos nuestros trabajos", dice Acemoglu. "Pero sí implica que la automatización es una fuerza real con la que hay que lidiar".



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios