Teletrabajo
evento
ComputerWorld
IDG Research

De las soluciones de urgencia al teletrabajo planificado

Las organizaciones y sus empleados han tenido que adaptarse a los cambios que hemos vivido en el último año, trasladando el espacio de trabajo de la oficina al hogar. La urgencia con la que hubo que afrontar esta transición cede ahora el paso a un proceso más sosegado, en el que hay que plantearse los retos que comporta el nuevo puesto laboral o la experiencia del empleado para evolucionar a un modelo híbrido de forma planificada.

workplace transformation

El trabajo remoto llegó a nuestras vidas de manera repentina. Hace un año, las organizaciones que ofrecían a sus empleados la posibilidad de teletrabajar eran rara avis. Muchas incluso se mostraban reacias a implantar este modelo. Sin embargo, la situación generada por la pandemia obligó a adoptar esta solución para poder seguir operando. Y la experiencia, pese a la dificultad, ha sido bastante satisfactoria, aunque no exenta de retos y fricciones, tanto para las empresas como para las organizaciones. Estos fueron los temas que se abordaron en el encuentro ‘Workplace Transformation 2021. Consolidando el nuevo modelo’, organizado ayer por ComputerWorld e IDG Research, con el patrocinio de AMD, HP, Dell, Intel, Google Cloud, Ikusi, Logitech, Nexthink. T-Systems y Wolters Kluwer. 

Uno de estos desafíos del nuevo modelo de trabajo es la adaptación de la fuerza laboral a esta nueva realidad. “El 50% de los puestos de trabajo estarán en riesgo de obsolescencia competencial en 2025. Y el 30% estarán en riesgo de desaparición”, indicaba Pablo Claver, socio y director ejecutivo en BCG, haciendo alusión a un estudio realizado por la compañía el pasado año. Además, anunció que el 20% de los puestos laborales que habrá en 2025 todavía no existían cuando se realizó el informe. Además, puntualizó que el coste de reemplazar a una persona por otra que tenga las capacidades requeridas resulta siete veces más caro que formar a un trabajador que ya esté en plantilla. 

 

Entorno de trabajo híbrido

El primer bloque del encuentro se centró en los retos que comporta el nuevo entorno de trabajo híbrido. Alberto Bellé, analista de IDG Research España, hizo hincapié en la dificultad que supuso el repentino confinamiento. “Estamos acostumbrados a planificar y ejecutar cambios. Pero esta vez fue al revés, ya que primero hubo que hacer cambios y luego tuvimos que corregir”, comentaba. 

Este escenario ha hecho que surjan diversas preocupaciones en las empresas, como las referidas a la necesidad de dotar de herramientas a los empleados para trabajar en este nuevo entorno (84% de las organizaciones consultadas), el acceso y la conectividad de un modo seguro y sin perjuicio de la productividad (71%) o la manera de conocer de forma directa la experiencia del empleado (58%). 

Guzmán de Yarza de Blache, responsable de la estrategia de puesto de trabajo para EMEA de JLL, afirmó que el crecimiento del trabajo remoto “ya formaba parte de la evolución de los puestos de trabajo”, que arrancó con la transformación de las oficinas en espacios abiertos y en los que se fomenta la movilidad y la colaboración. Ante estos cambios, Melchor Sanz, CTO de HP, indicó que es preciso monitorizar la experiencia del empleado, perfilar los distintos tipos de usuario y planificar el equipamiento en función de las necesidades concretas de cada perfil. 

 

Cambio cultural y de paradigma

Antonio Álvaro Llorente, especialista de ventas de puesto de trabajo en Google Cloud, expuso que será preciso abordar un cambio cultural real y “romper los silos, tanto de información como de personas”. Javier Aguilera, director de operaciones de negocio de Ikusi, habló de la seguridad ante el cambio de paradigma. Explicó que las empresas se encaminan hacia entornos multidomain, donde no importa el dispositivo ni la ubicación, pero en los que las reglas de seguridad deben operar de extremo a extremo. Además, apuntó que debemos aportar varias capas de seguridad para que el puesto sea seguro y recomendó adoptar soluciones zero trust

Damien Peteau, director de la Unidad de Desarrollo de Software y Gestión de Aplicaciones de la División Tax & Accounting en Wolters Kluwer, recomendó agilizar los procesos y modificar la gestión de flujos de trabajo. Asimismo, remarcó la conveniencia de contar con un entorno integrado, que permita el acceso desde cualquier lugar y compartir datos actualizados para poder trabajar colaborativamente. 

Por su parte, María Gras, responsable del área Enterprise para Logitech en Iberia, se detuvo en la importancia de la calidad de los sistemas de audio y vídeo en un momento en el que la videoconferencia ha adquirido un protagonismo sin parangón. Y Santiago Maestro, director de servicios técnicos especializados de puesto de trabajo en Repsol, aportó la experiencia de su empresa en la adopción de teletrabajo y la digitalización.

 

 

Aplicaciones de la automatización 

La segunda parte de la jornada se detuvo en la aplicación de inteligencia y automatización en el seno de las organizaciones. Bellé especificó que el uso de estas tecnologías se orienta especialmente a acelerar procesos (74% de las empresas encuestadas), el aumento de la productividad (65%) y la mejora de la calidad y la reducción de errores de manera proactiva (55%).

Francisco Rodríguez, gerente del Institut Municipal de Informática del Ayuntamiento de Barcelona, explicó que el consistorio ha puesto en marcha algunos proyectos con el fin de automatizar determinadas campañas que exigen una aportación adicional de recursos humanos en periodos de corta duración y muy intensos. También aportó su experiencia Rida Hajj, director de puesto de trabajo digital de Cosentino, quien desgranó el funcionamiento del proyecto de tienda de autoconsumo de la compañía. 

 

Atención a la experiencia de empleado

El último bloque estuvo dedicado a la experiencia del empleado. Fernando Maldonado, analista de IDG Research España, especificó que las prioridades de las organizaciones en este ámbito se centran en facilitar el acceso del empleado a la colaboración y a los recursos corporativos (68% de las compañías consultadas), la seguridad y el cumplimiento en el nuevo entorno de trabajo (67%) y el entendimiento de las necesidades de los usuarios (61%). 

Pedro Ligero, responsable para Iberia y Latinoamérica de Nexthink, reseñó que es imprescindible recoger el sentimiento del empleado. “Es importante saber qué le pasa a cualquier empleado dentro de la empresa y que se sienta atendido”, afirmaba. Asimismo, Xavier Miquel i Faig, EUS WP & Collaboration Engineering de T-Systems, explicó que las organizaciones han de “centrarse en la experiencia del usuario, dotándole de medios para que este cómodo y sienta que su productividad no depende de las herramientas que tiene”. 

Por otro lado, José Romero, tecnólogo de soluciones cliente en Dell Technologies España y Portugal, subrayó que los clientes demandan automatismos y predicción de fallos como respuesta a la fuerza laboral distribuida, así como un “despliegue moderno”, con una gestión del ciclo de vida completo de los equipos, incluyendo tanto la puesta en marcha, configuración personalizada y entrega en el domicilio del empleado como la retirada de los dispositivos al concluir su vida útil.

La jornada concluyó con la participación de Javier Pardo, director de servicios de usuario final de Campofrío Food Group, y Ester Manzano, directora general de Administración Digital de la Generalitat de Catalunya, quienes ofrecieron su experiencia en el despliegue del teletrabajo en sus organizaciones.

 


HOY 15/04/21 Webinar

Revista Digital

Contenidos Destacados

intel principal sin marcos Tecnología

Revista Digital abril

Portada CW 1387 Tendencias
Registro IDG España:

Eventos IDG:

 

Webinars

Accelerate Digital Now

IDG Virtual Forum Sostenibilidad T-Systems TENDENCIAS

Be Data Ready

Modern Data Experience

Partnerzones IDG
Especiales IDG:
Revistas Digitales IDG

ComputerWorld Digital

CSO España Digital

DealerWorld Digital

IDG Research

 

Ya disponible en IDG Research: