Tendencias | Noticias | 24 ABR 2019

El concepto de ‘automation first’ y el cambio positivo en el futuro de los trabajadores

Tags: Robótica
El auge y la expansión de la automatización provocará una de las mayores transformaciones en el ámbito del trabajo de la historia reciente. Como ya ocurrió en el pasado, con la llegada de cada nueva tecnología se abre un mundo apasionante que va llevando a la sociedad por nuevos caminos, no transitados.
inteligencia artificial
Franck López (UiPath)

¿Has oído alguna vez la expresión “Primero la automatización” o “Automation First“? Probablemente sí. Es una nueva forma de hacer las cosas que permite a las empresas pensar diferente sobre la automatización. Automation First es una apuesta por la excelencia y la mejora continua a través de la recopilación de datos el análisis y la constante revisión de las herramientas de automatización existentes.

Son muchas las empresas que están integrando poco a poco en su ADN la RPA (Automatización Robótica de Procesos) adoptando una estrategia operativa centrada plenamente en la automatización. Es importante recordar que la RPA es una tecnología que aprovecha el poder de robots de software rápidos y altamente eficientes que emulan e integran tareas humanas y que interactúa dentro de sistemas digitales para ejecutar un proceso de negocio.

Este nuevo enfoque pone la automatización como punto de partida. La idea es identificar desde el primer momento en cada operación cuáles son las tareas que pueden ser automatizadas con robots. Una vez identificadas se dividen en aquellas que pueden realizarse con robots desatendidos, que son los que completan tareas preestablecidas a lo largo del tiempo con una mínima intervención del empleado, y las que se pueden realizar con robots atendidos que responden a acciones activadas por empleados, completando automáticamente procesos específicos. Es decir, aquellas en las que los robots de software se convierten en un “par de manos extra” que realizan tareas rutinarias esenciales para ayudar a un equipo o empleado concreto. Una vez hecho esto, y solo entonces, se especifican que partes de la operación son demasiado complicadas para el trabajo digital y realmente requieren experiencia humana.

Son muchas las empresas en todo el mundo que están en posición de aplicar estos parámetros de la Automatización First para pensar a lo grande, rediseñar y redefinir su enfoque de servicio al cliente, para ofrecer soluciones de máxima calidad, creativas, eficientes y productivas. Es un hecho que la sociedad se está transformado y que estamos caminando cada vez más deprisa hacia la economía de las máquinas, impulsados por la IA y la robótica.

El software inteligente, que puede reconocer objetos en un entorno virtual y adaptarse al cambio, está empezando a formar parte de los equipos de trabajos en compañías de todo el mundo. Solo aquellas que sean capaces de integrarlos en su día a día podrán ser competitivas en el futuro. A partir de ahora, en muchas empresas, la fuerza laboral será como un puzle cuidadosamente formado por personas y robots, tendiendo a que en muchas oficinas cada persona vea apoyado su trabajo por un robot de software RPA.

Los robots de software utilizan la interfaz de usuario para capturar datos y manipular aplicaciones como lo hacen los humanos. Se comunican con otros sistemas y activan respuestas para realizar una gran variedad de tareas repetitivas basadas en reglas, dejando a los trabajadores humanos más tiempo para ocuparse de procesos creativos, estratégicos y de mayor valor para las empresas.

Es importante recordar que un robot de software RPA nunca duerme, no comete errores y ahorra costes ofreciendo un ROI inmediato. Aunque hace unos años pareciese ciencia ficción hoy un robot desatendido RPA trabaja en el procesamiento de facturas, verificación de facturas, pagos y casi cualquier proceso financiero, utilizando su visión computarizada para manejar tareas de alto volumen en segundo plano. Los mejores robots desatendidos son ahora autosuficientes y autogestionables, capaces de detectar y evaluar el cambio.

Son muchas las empresas que empiezan con robots desatendidos y a continuación, despliegan robots asistidos en áreas en las que se puede mejorar la experiencia del cliente, aumentar la eficiencia de los empleados y mejorar la retención de los mismos. Los robots son una gran parte del futuro de RPA, ampliando las capacidades de los gerentes humanos.

Este gran cambio es un hecho y somos muchas las personas que se preguntan cómo va afectar esto a las personas, pero, al contrario de lo que podría parecer, según un Informe sobre el futuro del empleo del FEM en 2018, el 38% de las empresas encuestadas sobre la incidencia del RPA esperan ampliar su plantilla a nuevas funciones de mejora de la productividad, y más de una cuarta parte espera que la automatización conduzca a la creación de nuevas funciones en su empresa.

Es un hecho que históricamente todos los grandes avances tecnológicos en entornos laborales, desde la mecanización de las fábricas en el siglo XVIIII hasta la llegada del ordenador personal en las oficinas, se han encontrado con resistencia por parte de aquellos que decían que iban a destruir puestos de trabajo, cuando al largo plazo estas tecnologías han creado más empleo, no menos, y de mejor calidad.

Pongo el ejemplo de los cajeros automáticos. Cuando se introdujeron en los años 80, los trabajadores de los bancos temían por sus puestos. La automatización del proceso de entregar dinero en efectivo a los clientes no hizo que perdiesen su trabajo, si no que su trabajo cambió y evolucionó hacia una atención al cliente de mayor calidad y responsabilidad. Se convirtieron en trabajadores que ofrecían un mayor valor al banco y a sus clientes, en vez perder tiempo en la rutina de entregar dinero en efectivo. Con la RPA pasará lo mismo.

Parece claro que las funciones administrativas y de oficina de “cuello blanco” disminuirán, pero se verán más que compensadas por el fuerte crecimiento en la calidad de vida del empleado y un mayor nivel de satisfacción en su trabajo. Para afrontar el futuro con éxito, será necesario formar a las personas sobre la automatización dentro y fuera del lugar de trabajo.  Esas nuevas habilidades les permitan prosperar en el lugar de trabajo del futuro.

La automatización es imparable e inevitablemente cambiará las sociedades, estamos convencidos que para bien. A medida que avance el Siglo XXI iremos descubriendo la automatización robótica de procesos como un gran aliado para las empresas.

 

El autor de este artículo es Franck López, vicepresidente del sur de Europa de UiPath

 


Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios