Tendencias
IDC
Foundry

La automatización, la revolución del trabajo del futuro que requiere un cambio cultural

Líderes del sector reunidos por IDC y Foundry, antes IDG Communications, en colaboración con Workato han desgranado las principales oportunidades y desafíos que plantea la automatización en las empresas.

También te puede interesar:
Workato

El futuro del trabajo pasa necesariamente por un cambio fundamental con respecto a los modelos tradicionales. Este cambio tiene tres vertientes: el quién, el cómo y el dónde. Esto es, trata de empleados que deberán afrontar un cambio cultural gracias a la utilización de herramientas tecnológicas y desde cualquier lugar.

Cada componente tiene, a su vez, unos requisitos específicos. Así, las compañías deben prestar atención a la adquisición y retención del talento, a la seguridad y privacidad de sus empleados, un onboarding en remoto, un aprendizaje dinámico, prácticas agile y apoyo self service. En relación con el espacio de trabajo que se diluye, habrá que prestar atención a la seguridad de los accesos, a los dispositivos conectados y a la creación de smart workplaces. En relación a la tecnología que posibilite el trabajo del futuro, hay un concepto que sobresale frente al resto: la automatización. Su implementación, íntimamente relacionada con el cambio cultural, fue el foco del debate que reunió a líderes de TI de diferentes sectores en un almuerzo ejecutivo organizado por la firma de análisis IDC junto con Foundry, antes IDG Communications, en colaboración con Workato, una compañía especializada en integración de sistemas y aplicaciones con low-code que permite automatizar flujos de trabajo.

Según los datos presentados por el analista Ignacio Cobisa, que fue, a su vez, moderador del encuentro, low-code se está perfilando como un aliado de la automatización en las empresas. No en vano el número de personas dedicadas al uso de low-code y no-code se multiplicará por cuatro hasta 2025, hasta alcanzar una base de 10 millones de usuarios. De la mano, su uso en las empresas aumentará significativamente: un 60% de las empresas cree que es posible o muy posible que utilicen plataformas de low-code para automatizar flujos de trabajo. “No va de sustituir a personas por máquinas, va de empoderar y aumentar las capacidades”, ha concluido Cobisa en su intervención.

El encuentro ha contado con la presentación de la propuesta comercial de Workato en relación a sus capacidades de automatización para diferentes áreas de negocio (finanzas, recursos humanos, TI, marketing, ventas o experiencia de cliente).

Representantes de Workato, durante el almuerzo ejecutivo

 

Automatización sí, pero con control

Los asistentes mostraron su interés en la automatización como gran oportunidad para sus empresas, desde los departamentos de TI hasta el área de negocio. No obstante advirtieron dos escollos importantes: por un lado, la posible reticencia de los empleados a su implementación, y por tanto, la necesidad de un cambio cultural que la introduzca como algo beneficioso y, por otro lado, la importancia de hacerlo con método, control y orden.

Algunas empresas participantes compartieron sus experiencias en el camino de la implementación de la automatización. Una de las fórmulas expuestas fue la de la puesta en marcha de una Automation Academy y de una Automation Factory como nuevas propuestas para abordar el cambio cultural y mejora de procesos.

Otra iniciativa planteada fue la de permitir a los usuarios que automaticen sus propios procesos, algo que, de inmediato generó un debate sobre los problemas que esta fórmula puede generar en relación a pérdida de control por parte de TI, algo no negociable, ya no sólo por las posibles brechas de seguridad que puede generar, sino por la creciente exigencia de los requisitos regulatorios en relación al control de datos y comunicación de posibles incidencias de seguridad.

Las reticencias de algunos departamentos a adoptar la automatización como amenaza a sus puestos de trabajo es otro de los factores que puede frenar su expansión, coincidieron los asistentes. No es el caso de TI, departamento que más puede beneficiarse de automatizar flujos de tareas que le ayuden a aligerar tareas y a eficientarlas. Para Negocio, sin embargo, puede suponer una amenaza por la idea de que una máquina puede sustituir a un empleado. Pero nada más lejos de la realidad. Negocio puede beneficiarse, y mucho, de la automatización de algunos procesos que ayuden a mejorar la toma de decisiones, por ejemplo. O que ayuden a priorizar algunas tareas frente a otras.

En ambos casos, en relación a la posible pérdida de control por parte del departamento de TI y el miedo por parte de la plantilla a implementarla, lo cierto es que la fórmula idónea de hacerlo pasa, necesariamente, por aplicar un método y un procedimiento, acordaron los asistentes.

 

El ROI, uno de los principales beneficios

Independientemente de los desafíos que plantea, lo cierto es que los participantes en el debate coincidieron en los beneficios que aporta en términos de ROI y en impulso de políticas de sostenibilidad.

Automatizar tareas repetitivas, tediosas y manuales abre una puerta a que los empleados dediquen ese tiempo a tareas más productivas y de mayor valor para el negocio. A partir de aquí puede hablarse de mejora de eficiencia, de entregas más ágiles, de un impulso a la innovación y, en última instancia, de una mejora en la posición competitiva.

En relación a la política de sostenibilidad, la automatización puede favorecer en diferentes sentidos: por un lado en reducir la presencialidad de los empleados en las oficinas, por lo que se redunda en un ahorro energético.

 



Forma parte de nuestra comunidad

 

¿Te interesan nuestras conferencias?

 

 
Cobertura de nuestros encuentros
 
 
 
 
Lee aquí nuestra revista de canal

DealerWorld Digital