Entrevista
Analítica de datos

De Signalit a Onum: “La meta era repetir el éxito de Devo. Vamos con todo”

Fundada por el creador del unicornio de ciberseguridad Devo y rebautizada como Onum tras la fusión con Noister, aspira a consolidarse como la primera startup de observabilidad de datos que permite a las empresas tener un control “absoluto” sobre los mismos.

Pedro Castillo
Pedro Castillo, CEO y fundador de Signalit, habla en la antesala a su salida al mercado para ComputerWorld.

Una ambición que no cesa. Tras el éxito arrollador de Devo, Pedro Castillo daba el salto en solitario dispuesto a hacerse con su segundo unicornio. La startup de software as a service (SaaS) Signalit nacía de la necesidad de afrontar un nuevo reto. Después de fundar la compañía especializada en seguridad informática y análisis de datos en solución cloud allá por el 2011 junto a Daniel García Morán y levantar una ronda de financiación de 1.300 millones de euros, Castillo decidía tomar otros derroteros. El verano pasado, cuenta en entrevista para ComputerWorld, decidió salir de la compañía que tantas alegrías y quebraderos de cabeza le regaló. De aquella etapa dice sentirse “muy orgulloso”: “Conseguimos una valoración de 2.000 millones, construimos una gran empresa de 600 personas con dinámicas propias de esa magnitud”. Entonces, cuando llegó el momento en que su salida “no ponía en riesgo la continuidad de la organización”, decidió saltar al vacío. Volvía así a “los orígenes”, “a la creación de una compañía desde cero”.

Su experiencia en el unicornio ciber le dotó de un valioso conocimiento a la hora de emprender el nuevo camino con Signalit. “Tras más de una década en Devo, que no es otra cosa que una plataforma de analítica de datos, identificamos una serie de problemas que tienen los clientes a la hora de llevar a cabo esta tarea. Por ejemplo, qué hacer con los datos antes de mandarlos a una plataforma de analítica o por qué pagar todos los datos al mismo precio cuando no tienen el mismo valor”, explica. Además, insistía, “hacer esta optimización de los datos es prácticamente imposible para el cliente porque no tienen las mismas necesidades ni tiempos de retención”. Con todo eso en mente, confesaba Castillo, “decido dar el paso y montar una nueva compañía que, aunque no compite con Devo, se encuentra en el mismo espacio de la analítica de datos pero en un estadio anterior”.

 

"Tenemos la idea y el espacio está ahí creciendo como loco. Vamos a ver si conseguimos esa pizquita de suerte que hay que tener y repetimos el triunfo”

 

Propuesta de valor

Después de mucho rumiarlo, dice, armaron la empresa, se pusieron manos a la obra y levantaron una ronda de financiación de 11,6 millones de euros liderada por los inversores globales de software Insight Partners y Kibo Ventures. De esta manera consagraban la nueva creación de Castillo como la primera startup de SaaS que permite a las empresas tener un control “absoluto” sobre sus datos, incluido el análisis y la orquestación de datos en tiempo real; la mejora del valor a través de actividades de enriquecimiento y correlación; y la optimización de costes gracias a la reducción de datos innecesarios y a redirigirlos a la plataforma óptima para el análisis o almacenamiento adicional utilizando para ello tecnología edge computing

Dado que la experiencia es un grado, el ejecutivo aseguraba que en esta ocasión las cosas fueron más sencillas que en el anterior emprendimiento. En parte, gracias al equipo. “Muchos ex compañeros de Devo que fueron saliendo de la organización a lo largo de los años trabajan ahora con nosotros. Son fueras de serie. Ese equipo previo que hicimos y mantenemos es crucial”. No solo porque se conocen y saben trabajar codo con codo, sino, irrumpe Castillo, porque “lo hacemos en un espacio [nicho de mercado] que solo crece”. Cuando relataban su propuesta a analistas e inversores, “piensan que ya existe, lo que no saben es que no lo hace con una medición tan amplia como la nuestra”.

Con el respaldo de Devo, continuaba, “conseguir financiación ha sido fácil, al igual que lo ha sido armar el equipo. Tenemos la idea y el espacio está ahí creciendo como loco. Vamos a ver si conseguimos esa pizquita de suerte que hay que tener y repetimos el triunfo”. En esta antesala de su salida al mercado, Castillo confesaba vivir una fase de “luna de miel”. “Tenemos capital, plantilla y el tiempo para desarrollar el producto. El reto está en llegar a ese producto final en las fechas que nos hemos marcado: finales de año”. Un reto ambicioso en el que “no tener tropiezos significativos supondrá un punto a favor”. Por el momento están “apretando” para tener una primera versión. Echando mano del refranero español, reía, “si queremos salir a final de año, hazte una idea, la están peinando”.

 

“Cruzar el charco según salgamos al mercado es lo más razonable porque Estados Unidos tiene un mercado de TI que multiplica por diez el de Europa, con un lenguaje y forma de vender comunes. Europa está muy lejos del plan de ventas"

 

Hoja de ruta

Al ser preguntado sobre la hoja de ruta, Castillo era esquivo y cauteloso, aunque aseguraba no tener “ningún miedo a sus competidores de mercado”. Lo que sí afirmaba es que tienen un plan de desarrollo “muy agresivo que pasa por tener producto en el mercado en un año. Es una locura, es un reto, pero creo que se puede hacer”. También tienen un plan sólido e impetuoso de ventas de cara al próximo año y al siguiente. “El mercado está ahí, ahora mismo no tenemos muchos competidores y no quiero que se plague y nos pille con el pie cambiado. Cuanto antes estés en el mercado y te puedas hacer un nombre mejor”.

En su guion inicial había tres pilares fundamentales: determinar el producto, obtener un buen go to market y empezar a generar tracción. A partir de ahí, proseguía, “Dios dirá”. “El objetivo es crecer de una forma saludable, vendiendo a clientes que de verdad te necesiten”. Entre los mercados prioritarios donde ponen el foco destacan, a corto plazo, Estados Unidos y España. El primero, dice, es donde está su mercado “natural”; el segundo, obviamente, por “cercanía”. “Cruzar el charco según salgamos al mercado es lo más razonable porque Estados Unidos tiene un mercado de TI que multiplica por diez el de Europa, con un lenguaje y forma de vender comunes. Europa está muy lejos del plan de ventas”.

 

Grandes sueños

El triunfo de Devo ha llevado a Castillo a soñar en grande. Con el punto de mira puesto en el futuro, la que fue alumbrada como Signalit, ahora reubautizada como Onum tras la fusión con Noister, aspira a “repetir el éxito de Devo como mínimo. Ya que nos ponemos metas grandes, vamos con todo. No hemos montado todo esto para quedarnos en una cosa pequeñita, vamos a intentarlo y a dejarnos la piel”. Sin embargo, apuntaba, “no nos obsesionamos”; “no será un fracaso si no llegamos, pero la meta está ahí. Creemos en la idea, en el espacio en el mercado, en nuestras capacidades y vamos a por ello con mucha humildad y trabajo". Así ha sido el camino desde Signalit a Onum para hacer de una aspiración una realidad. 



TE PUEDE INTERESAR...

Contenidos Patrocinados

Forma parte de nuestra comunidad

 

¿Te interesan nuestras conferencias?

 

Webinars

 
Cobertura de nuestros encuentros
 
 
 
 
Lee aquí nuestra revista de canal

DealerWorld Digital