Teletrabajo
Chip
Cisco

Sobre los despidos: “Seguimos siendo muy disciplinados en la gestión de nuestro negocio, incluyendo el reequilibrio de nuestras inversiones”

La consolidación actual del trabajo híbrido dibuja un futuro anclado en la innovación y la colaboración. Desentrañamos, de la mano de Snorre Kjesbu, directivo de Cisco, los entresijos del escenario corporativo del mañana.

Snorre
Snorre Kjesbu, Senior Vice President & General Manager de Cisco Collaboration Devices, durante la entrevista en Oslo con ComputerWorld. Créditos: ComputerWorld.

El transcurrir del tiempo nos ha llevado a un escenario pospandémico protagonizado por una profunda transformación digital global. Es -prácticamente- imposible concebir un estrato de la sociedad que haya permanecido impasible a la digitalización. Así, partiendo de esta premisa y teniendo en cuenta que estamos inmersos en un viaje sin retorno, el futuro se antoja desafiante. Aunque muchas compañías todavía no hayan alzado la mirada hacia el horizonte, hay quien sí lo ha hecho. Este es precisamente el caso de Cisco. La multinacional de origen estadounidense asentada en San José ha puesto sobre la mesa las principales claves que dominarán el entorno laboral del mañana, desde los procesos hasta la tecnología pasando inevitablemente por la cultura de la empresa y la experiencia de los trabajadores.

“El trabajo híbrido es diferente y más duro que el tradicional”, ha asegurado Snorre Kjesbu, Senior Vice President & General Manager de Cisco Collaboration Devices durante una entrevista con ComputerWorld. Y es que, dice, este “tiene que ver con la cultura, el esfuerzo y la resiliencia”, por lo que “complica la gestión de las compañías” que, de ahora en adelante, deberán plantar cara a nuevos retos. La visibilidad y la observabilidad serán “cruciales” y se deberán “optimizar los espacios” acorde a la productividad, la seguridad, la dimensión de empleados y la sostenibilidad. Así, en sus oficinas, con la ciudad de Oslo como telón de fondo, el ejecutivo ha reflexionado sobre las líneas maestras de la compañía, su papel como actor protagonista del futuro del trabajo y otras cuestiones de candente actualidad. Esto es lo que nos ha contado.

 

Dado que ya hemos roto el hielo, empecemos por todo lo alto. Uno de los principales eslóganes de Cisco reza lo siguiente: Nobody makes hybrid work, work better. ¿Cuál es la receta del éxito para lograr esta consigna?

La clave del éxito de Cisco reside realmente en que somos una ventana global. Es decir, nos centramos tanto en la tecnología como en los lugares y las personas, por eso podemos lograr que el trabajo híbrido funcione mejor. Nos hemos centrado en impulsar tecnología de colaboración para las reuniones, desarrollar la tecnología para los dispositivos, pero también estamos desplegando el software necesario para ayudar en todo este proceso. Precisamente por ello podemos lograr soluciones a medida que realmente funcionen mejor a partir de la innovación.

Hoy en día, el sector se centra en los márgenes, pero nosotros hemos ido un paso más allá en el ámbito de la colaboración que es, básicamente, el futuro. Somos capaces de hacer que tanto la reunión como el dispositivo se unan y brinden más y mejores funciones. Pero también hemos logrado a rediseñar las oficinas y crear espacios más óptimos para los equipos. Este cambio es clave porque, antes de la pandemia, el 90% o más de las oficinas se empleaban para uso personal; sin embargo, ahora, cada vez más, la demanda gira en torno al uso de la oficina como espacio colaborativo. Hoy en día se trata de poner a las personas en el centro, de reflexionar sobre cómo ofrecer la experiencia más adecuada a los usuarios y que puedan así centrarse en sus tareas gracias a la tecnología. Estas son, sin duda, las claves por las que creemos que podemos hacer el trabajo híbrido mejor que nadie.

 

Un concepto muy holístico…

Sí, es un concepto holístico, pero creo que va más allá de ello. Se trata de comprender que el trabajo híbrido es diferente y más duro que antes, más difícil. No puedes llegar a él con soluciones de ayer, necesitas tener las soluciones del mañana, y esas soluciones tienen que ver con lo que quieres conseguir, con cómo quieres que las personas trabajen y con cómo la tecnología puede apoyar esto. Esa es la clave de lo que hacemos, por qué impulsamos la innovación en esa línea.

 

La Covid-19 supuso un impulso importante en la aceleración del trabajo híbrido, ¿cómo ha evolucionado este desde la pandemia hasta la actualidad? ¿Qué tendencias imperan hoy en día?

Cuando llegó la pandemia tuvimos que cambiar nuestra forma de trabajar literalmente de la noche a la mañana. Es uno de esos, ya sabes, grandes cambios que tendrían que haber ocurrido a lo largo de diez años de innovación y tuvo lugar en seis meses. Fue un cambio dramático. Lo que ocurrió entonces también fue que la Covid-19 democratizó el vídeo. Esto fue clave, todo el mundo lo utilizó, todo el mundo tenía su propio espacio como parte de esto. Entonces hubo ciertos desafíos en torno al bienestar de la gente, pero también sobre la conducción de la innovación, aunque otras cuestiones funcionaron extremadamente bien como la capacidad de entrega y ejecución.

Ahora que hemos dejado la pandemia a un lado, la pregunta se convierte en qué hacer en el espacio de trabajo, qué hacer en la oficina, qué hacer a distancia cuando has de reunirte. Creo que ahí es donde cambian las cosas significativamente.

 

Tras la pandemia y la consolidación del trabajo híbrido, la apuesta de las empresas por las herramientas de colaboración ha sido una realidad como en el caso de Cisco. Si ustedes ya contaban con WebEx, ¿qué les llevó a firmar una alianza con Microsoft para integrar Teams?

Creo firmemente que la multiplataforma es el futuro. Lo que hicimos fue salir y preguntar a 3.800 de nuestros mayores clientes cuántas plataformas estaban utilizando. El 85% de ellos, según la consulta, afirmaron emplear dos o más. Este dato me dice que todas las empresas invierten en más de una solución, ya sea de Cisco, Microsoft o Google, por lo que necesitan interoperar. Esta es la única manera de funcionar. Si la empresa A quiere hablar con la empresa B deben ser capaces de reunirse en una plataforma, y puede que hayan hecho diferentes elecciones. En ese caso, la interoperabilidad es necesaria para que esas empresas puedan colaborar. Esto es lo que hemos propiciado con la gran alianza que hemos firmado con Microsoft al anunciar la compatibilidad de las salas de Microsoft Teams nativas y Cisco WebEx al mismo tiempo.

De esta forma, las empresas tienen acceso a dos plataformas nativas incorporadas, lo que supone una gran victoria para ellos. Este fortalecimiento está permitiendo que la innovación ocurra a lo largo de ambas plataformas impulsando así la tecnología. La asociación entre Microsoft Teams y WebEx implica un cambio de juego para esta industria.

 

A nivel técnico, teniendo en cuenta su rol al frente de la división de Herramientas de Colaboración, ¿qué necesidades de los usuarios puede suplir Teams que no alcance Webex?

Podemos tomar la pregunta desde otra perspectiva, ya que hay cosas que WebEx puede aportar de manera relevante. Por ejemplo, WebEx es muy bueno con las reuniones a gran escala. Si necesitas realizar una reunión corporativa a gran escala y vas a tener 80.000 participantes, Cisco tiene la solución perfecta para ello. WebEx es extremadamente bueno también a la hora de integrar otro tipo de herramientas, como el deslizador donde puedes añadir encuestas y compartirlas durante la reunión. Lo que veo es que las empresas utilizan ambas plataformas en función de diferentes tipos de uso, y por tanto la coexistencia de Microsoft Teams y WebEx está haciendo bien. El cliente tiene ahora lo mejor de los dos mundos.

 

Además del área de Dispositivos de Colaboración, Cisco cuenta con otras verticales como las Redes, la Seguridad o la Nube y la Computación. Recientemente su compañía ha anunciado que ubicará en Barcelona su nuevo centro de diseño de semiconductores. ¿Qué rol aspira a jugar Cisco en la batalla de Europa por alcanzar la soberanía de los chips?

Con la Ley de chips europeos, la Unión Europea ha dado un paso importante hacia la creación de capacidad tecnológica en una industria altamente innovadora, así como hacia la soberanía digital. La cadena de suministro de semiconductores es muy compleja, ya que incluye el diseño, la creación de prototipos, las pruebas y la fabricación, y depende de una mano de obra altamente cualificada. La rapidez con la que la Unión pueda construir este ecosistema dependerá también de su apertura para colaborar con las principales empresas tecnológicas de todo el mundo. Como líder tecnológico e innovador, y como empresa que ha desempeñado un papel clave en la construcción de la infraestructura digital de Europa durante más de 30 años, considero que Cisco está bien posicionada para formar parte de este viaje.

 

En un contexto complejo marcado por la incertidumbre y siguiendo la estela de otras tecnológicas de renombre, Cisco anunciaba recientemente un plan de reestructuración que afectará, según cifras oficiales, a un 5% de la plantilla mundial de la compañía. ¿Qué puede contarnos sobre esto?

Hemos tenido un buen trimestre y seguimos siendo muy disciplinados en la gestión de nuestro negocio, lo que incluye el reequilibrio de nuestras inversiones en áreas prioritarias clave. Junto con los resultados del primer trimestre, anunciamos una reestructuración limitada del negocio que reducirá el tamaño de nuestra cartera inmobiliaria y afectará aproximadamente al 5% de nuestra plantilla. Al mismo tiempo, tenemos una serie de puestos vacantes y haremos todo lo posible para ayudar a colocar a los empleados afectados en estos puestos disponibles.

 

Aprovechando la recta final del año 2022, ¿qué balance hace del mismo como uno de los líderes de la compañía?

Creo que todos nosotros, independientemente de la industria u organización, estamos entrando de lleno en el trabajo híbrido. Una de las cuestiones que considero clave en el futuro es que tenemos que reunirnos y encontrar la manera óptima de ejecutar el trabajo híbrido. Cuando miro hacia adelante pienso en que esto va a suponer un cambio en el comportamiento entre los humanos, pero también en el impulso de la tecnología. Parte de esa tecnología tiene que ver con lo que estamos desarrollando en la actualidad, como las cámaras inteligentes. Además, otra cuestión que debemos tener en consideración implica valorar cómo va a evolucionar la cultura de la empresa en este nuevo entorno dominado por el trabajo híbrido. Estas son las oportunidades y desafíos que veo cuando miro al futuro. Será interesante ver qué empresas y organizaciones tendrán éxito, cómo van a luchar.



Contenido Patrocinado

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

 

Otros especiales

Partnerzones

Servicios que marcan la diferencia

Acronis Backup 12 cloud Whitepapers


Registro:

Eventos: