Microsoft
Metaverso

Claves de la compra de Activision por parte de Microsoft

La tecnológica de Redmond suma, en lo que es su adquisición más importante de su historia, un gran peso en la industria del videojuego y gana millas en la carrera entre gigantes tecnológicos por aterrizar el metaverso.

Microsoft - edificio

La reciente adquisición de Activision Blizzard –empresa de videojuegos propietaria de Candy Crush y Call of Duty, entre otros títulos- por parte de Microsoft ha levantado polvareda en la industria tecnológica. No solo por ser la operación más importante en volumen -68.700 millones de dólares- de toda la andadura de más de 45 años de la tecnológica de Redmond, sino porque encierra muchas dudas sobre las intenciones del director ejecutivo de la firma, Satya Nadella, si ponemos en el horizonte la ‘carrera armamentística’ en la que han entrado los principales gigantes digitales por aterrizar la idea del ya famoso metaverso. De hecho, el propio líder ha declarado que “los videojuegos jugarán un papel clave en el desarrollo de este metaverso”. La frase denota una clara apuesta por un futuro virtual y por un intento de adelantarse a competidores como la propia Meta –antes Facebook- de Mark Zuckerberg. Este nuevo concepto de Internet parte de una nueva base de experiencias digitales- interconectadas, ya sean industriales, laborales o de consumo, mediante avatares con el objetivo de que la interacción en línea sea mucho más parecida a la física.

Para Fernando Maldonado, analista principal de IDG Research, este movimiento tiene dos lecturas; una centrada en el corto plazo –el sector del videojuego-, y otra en el futuro –metaverso-. De inmediato, Microsoft se asienta como el tercer jugador en un mercado que ascenderá a más de 200.000 millones de volumen de negocio en el próximo lustro. Como efecto ya tangible de la compra, uno de los rivales de Activision Blizzard, Sony, ha caído un 13% en Bolsa. Además, la compañía, comercializadora de la videoconsola Xbox, puede integrar a su cartera de 25.000 usuarios recurrentes, 400.000 más procedentes de la fusión. Además, dice el experto, los contenidos tienen cada vez más importancia y enlazan con la estrategia de dirigirse a un modelo de suscripción, estilo Netflix, que marcarán la consolidación de este mercado. “La duda es si los juegos de Activision pasarán a ser exclusividad de Microsoft. Estimo que no, aunque sus antecedentes digan lo contrario; habrá que ver, a este respecto, los movimientos de la competencia”.

En lo concerniente al metaverso, Maldonado cree que la tecnológica de Redmond suma muchas fuerzas de consumo a la parte empresarial, que ya tiene muy evolucionada, que cuenta con un mayor foco de innovación, como puede ser el ejemplo de Minecraft, propiedad de la organización. “Esto va a atraer a más público, sobre todo joven, y creará una idea de comunidad. De hecho, Microsoft ya ha explorado acciones similares en el pasado como la posibilidad de comprar Tik Tok. Lo que acaba de ganar aporta una gran transferencia a esa parte laboral del metaverso”. Además, añade, consigue todo el talento humano de parte de Activision, ahora que hay una guerra abierta en este campo y que competidores como la citada Meta están reclutando a numerosos expertos -10.000 profesionales en Europa en los próximos años-.

En definitiva, explica, la estrategia de la multinacional pasa por dos visiones alineadas que van a influenciar el corto y el largo plazo. “Nadella ya comenzó a hablar del metaverso mucho antes que Zuckerberg”, asegura.

 

Una operación a expensas del trámite regulatorio

Microsoft ha acordado el pago de 95 dólares por acción de Activision Blizzard, lo que representa un 45% más con respecto al cierre de esta última en Bolsa el pasado viernes. Sin embargo, el acuerdo llega en un momento a la baja para Activision, envuelta también en un círculo de escándalos por acosos sexuales por el que se han despedido a 37 trabajadores en los últimos tiempos, y sus acciones se han desplomado un 37% desde que alcanzaron su máximo histórico el año pasado. Por ello, muchos expertos creen que los legisladores revisarán la operación con minuciosidad. Además, expresa Maldonado, el legislador va a explorar con intensidad a los gigantes tecnológicos para que no dominen nuevos mercados. “Existe la posibilidad de que se alegue esto durante el curso de la transacción, y por ello no podemos darla por cerrada hasta que dé luz verde”, concluye.



Contenido Destacado

Webinar Ondemand

Especial Sanidad

Communications Platform for Business

Be Data Ready

Partnerzones



Registro:

Eventos:

 

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research