La nueva fábrica que Intel planea construir no acabará con la escasez de chips

Prevista para comenzar a funcionar en 2025, fabricará chips de "clase angstrom" en Estados Unidos.

procesador Intel

Mientras persiste la escasez de chips en todo el mundo, desde Intel han reconocido que están tratando de paliar esta situación. Por eso, ha anunciado sus planes de construir un nuevo complejo de fabricación en el condado de Licking (Ohio, EE. UU.), cerca de Columbus.

Intel se ha comprometido a invertir 20.000 millones de dólares en las nuevas instalaciones, que según se ha sabido, incluirían un par de fábricas. En total, la compañía ha reconocido que habrá espacio para hasta seis instalaciones de fabricación de chips, aunque no se construirán todas inmediatamente.

En un comunicado, Randhir Thakur, vicepresidente senior y presidente de Intel Foundry Services, ha admitido que las nuevas fábricas apoyarán las ya existentes de clase angstrom de Intel, incluyendo su nuevo proceso de fabricación Intel 18A. La nueva fábrica de Intel en Ohio estará operativa en 2025, según admiten desde Intel, cuando se espera que el proceso 18A entre en funcionamiento.

Intel tiene fábricas repartidas por todo el mundo —desde Israel hasta Irlanda—, aunque la mayor parte de la fabricación de la empresa se realiza en Estados Unidos, en lugares como Hillsboro (Oregón), Chandler (Arizona) y Río Rancho (Nuevo México). La nueva fábrica de Ohio ampliará el corazón del silicio, añadiendo unos 3.000 puestos de trabajo a la región.

El director ejecutivo de Intel, Pat Gelsinger, se ha referido a la fabricación nacional de chips —en contraposición a las fábricas de Taiwán y otros lugares— como algo fundamental para la economía y los intereses de seguridad estadounidenses. Gelsinger también ha criticado al gobierno estadounidense por no subvencionar la fabricación de chips en Estados Unidos, como hacen otros gobiernos. Aunque el Senado de Estados Unidos aprobó la Ley CHIPS, que autoriza hasta 52.000 millones de dólares de financiación federal para la producción de semiconductores, todavía no ha sido aprobada por la Cámara de Representantes de Estados Unidos.

El anuncio de Intel, por tanto, podría verse como una presión para forzar esa medida. Ohio es un lugar ideal para la expansión de Intel en Estados Unidos por su acceso a los mejores talentos, la sólida infraestructura existente y su larga historia como centro de fabricación, ha admitido Gelsinger en un comunicado. El alcance y el ritmo de la expansión de Intel en Ohio, sin embargo, dependerá en gran medida de la financiación de la Ley CHIPS.

Sin embargo, es poco probable que la nueva fábrica alivie directamente la actual escasez de chips, que ha afectado a sectores que van desde el PC hasta el automóvil, y que se espera que dure gran parte de 2022, según el gigante de la fabricación TSMC. La producción de Intel en la fábrica de Ohio entraría en funcionamiento varios años después de que se prevea que la escasez se alivie.

En cambio, la nueva fábrica de Intel se utilizará tanto para su propia fabricación como para parte de sus servicios de fundición suministrados a terceros. Desde Intel ya reconocieron en 2021 que esperan enviar chips a Qualcomm y Amazon, entre otros.



Contenido Destacado

Webinar Ondemand

Especial Sanidad

Communications Platform for Business

Be Data Ready

Partnerzones



Registro:

Eventos:

 

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research