Negocio | Noticias | 01 JUN 2018

Lenovo quiere ser un referente en supercomputación

Tags: Lenovo
Crecer en todas las líneas de negocio (consumo, gran cuenta y canal) en torno al 20%, ser un referente en computación de altas prestaciones, mejorar el reconocimiento de la marca en general y aumentar la presencia de sus móviles (Moto) en las grandes cuentas son los grandes objetivos del equipo de Lenovo Iberia para este año.
Alberto Ruano
Esther Macías (Malta).-

Malta ha sido el lugar escogido por el equipo de Lenovo Iberia para celebrar la segunda convención anual que la empresa organiza con clientes, partners y prensa de España y Portugal. En el encuentro, Alain Raison, director de Producto de Lenovo para EMEA, Alberto Ruano, director general de Lenovo en Iberia, y Ángel Ruiz López de la Torre, director de la unidad DCG de Lenovo Iberia expusieron las que serán las líneas claves del desarrollo de la compañía en los próximos tiempos. Una empresa que, desde que entrara en la escena tecnológica internacional con la compra del negocio de PC de IBM en 2005 ha ido ampliando su cartera de productos y soluciones a golpe de talonario con importantes adquisiciones como la de la empresa de móviles Motorola y la división de servidores x86 de IBM (ambas en 2014) de forma que ya es capaz de atacar a toda la cadena de las TI.

Lenovo tiene una herencia única”, recordó en el encuentro Alain Raison. El directivo señaló que el objetivo de la compañía no es otro que “proporcionar dispositivos inteligentes que integran aplicaciones, servicios y la mejor experiencia de usuario” en un mundo cambiante en el que la fuerza de trabajo se transforma con el impacto de la digitalización, la entrada de los millennials en las empresas y el auge de la colaboración. En palabras del directivo, “Lenovo da respuesta a las prioridades del mercado en digitalización y movilidad, confianza y TCO, transformación del puesto de trabajo y colaboración, seguridad y privacidad y en el ámbito de la educación”.

Por su parte, Alberto Ruano, tras repasar las cifras de facturación de la compañía a nivel mundial, que alcanzó 10.600 millones en su último ejercicio cerrado el 31 de marzo, con aumentos en las ventas del 11%, recordó que la compañía también ha cerrado un buen año en EMEA y en Iberia: “En el mercado de EMEA el pasado ejercicio crecimos un 18%, nos convertimos en el primer fabricante en ventas de PC y tabletas, vendimos más de 14 millones de PC y hemos logrado ser número dos en venta de tabletas Windows y Android. En Iberia crecimos un 40% en el área de PC, un 74% en la división DCG (de soluciones para el centro de datos) y en la línea de teléfonos móviles Moto hemos recuperado la tendencia de negocio”.

Aunque, tal y como reconoció Ruano, “el PC es lo que nos da de comer”, la compañía ha logrado que el área de soluciones para centro de datos (reorganizada justo hace un año) “aporte más valor al negocio” y que la marca Moto, que no acaba de calar, “empiece a crecer”.

 

Objetivo: crecer más del 20% en Iberia

Los objetivos de la filial ibérica para este año pasan por crecer un 20%. “Queremos intentar mantenernos y crecer algo también, pero no nos obsesiona la cuota de mercado, no vivimos de ella”. Según Ruano, en el último ejercicio ha crecido también el reconocimiento de marca de Lenovo. Éste es uno de los objetivos de la compañía para este año, además de “ser un referente en computación de altas prestaciones en el mercado delo centro de datos”, y aumentar la presencia de sus móviles (bajo la marca Moto) en las grandes cuentas.

Ángel Ruiz López de la Torre ahondó, de hecho, en los avances de Lenovo en supercomputación, donde la firma de un contrato con el Centro Nacional de Supercomputación (BSC) el pasado año ha hecho posible que la división que dirige haya crecido hasta un 74%. “En 2014 Lenovo no tenía ninguna instalación de computación de altas prestaciones y ahora tiene 92”, recalcó el directivo.

En el mercado del centro de datos la compañía seguirá manteniéndose en el puesto número tres después del líder en servidores HPE y de Dell EMC. “No tenemos ninguna obsesión en ser número dos a corto plazo; queremos crecer de forma saludable”, añadió el directivo. Eso sí, el objetivo de la corporación es convertirse en número uno de la supercomputación en el mundo en 2020. “Aunque ya lo somos en EMEA”, sentenció Ruiz López de la Torre.

 

 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios