Opinión
Transformación Digital
Especial Tendencias 2024 CW

España, tecnologías emergentes y la consolidación de la transformación digital

España, con su posición destacada en la digitalización, tiene la capacidad de liderar la transformación digital en Europa.

César Tello, Adigital

Las tecnologías emergentes han trascendido su carácter innovador para convertirse en los cimientos de la actual transformación digital que presenciamos. La inteligencia artificial, el cloud, las arquitecturas de confianza blockchain, la computación cuántica y la Web3 se entrelazan para trazar una nueva fase de digitalización que se expande transversalmente en la economía y en la sociedad.

Este fenómeno no sólo redefine la manera en que las empresas operan, sino que también condiciona su capacidad para crecer, impulsar su productividad y eficiencia e internacionalizarse, trasladando este impacto positivo al país en su conjunto. El año 2023 se erige, sin duda, como el año que ha tenido en su epicentro a la Inteligencia Artificial, con la eclosión de la IA generativa.

En todo este contexto de transformación y posicionamiento digital, España se encuentra en una posición estratégica para liderar esta revolución tecnológica. Esta afirmación no es una mera conjetura, sino que se cimienta en hechos constatados, sólidos y ampliamente reconocidos, como se recoge en el Informe de la Década Digital de la Comisión Europea. Hablamos desde una red de infraestructuras de vanguardia, especialmente en el despliegue de fibra, hasta avances significativos en la digitalización de los servicios públicos, pasando por una decidida apuesta por el talento digital, lo que nos establece como el cuarto país en competencias digitales avanzadas en la UE. Innegablemente, estos avances posicionan a España y sus empresas como capitanes potenciales en la transición digital que ya está en marcha.

La visión que debe guiar este liderazgo debe ser integral y centrada en las personas y sus derechos. La consolidación de España como hub digital de Europa debe preservar las dinámicas competitivas actuales y, al mismo tiempo, liderar el desarrollo de nuevos modelos productivos basados en el uso responsable y transparente de la tecnología. Es una oportunidad única para abrazar el futuro sin perder de vista los valores fundamentales que nos definen.

Sin embargo, el éxito de esta revolución tecnológica no puede lograrse sin el papel activo de las pequeñas y medianas empresas que constituyen el 99% de nuestro tejido empresarial. La digitalización de estas pymes es esencial para escalar e impulsar la competitividad no solo de las propias empresas, sino de toda España en un mercado cada vez más globalizado.

Según el último Índice de Economía y Sociedad Digitales (DESI), las empresas españolas aún se encuentran rezagadas en la adopción de tecnologías más avanzadas. Solo un 8% aplica inteligencia artificial, el 9% utiliza big data, y un modesto 27% ha adoptado el cloud. Estos números demuestran que aún hay un claro margen para el crecimiento y la mejora.

La adopción de tecnologías avanzadas no solo promete beneficios tangibles en términos de productividad, eficiencia y aumento de ventas, sino que también representa un desafío. La inteligencia artificial, en particular, exige consideraciones éticas y de transparencia. La explicabilidad de los procesos internos se convierte en un requisito crucial para garantizar la confianza en estas innovaciones.

Para allanar este camino, a finales del año pasado lanzamos una iniciativa, anticipándonos a la regulación en esta materia: me refiero al Certificado de Transparencia Algorítmica para empresas, cuyo objetivo es mostrar un compromiso de la industria digital por la transparencia, el buen gobierno de la tecnología y el desarrollo y uso responsable de la inteligencia artificial. La propuesta que planteamos desde Adigital, que es pionera no solo a nivel nacional, sino también en el conjunto de Europa, busca ofrecer una solución de compliance regulatorio para las empresas que usan sistemas algorítmicos en su día a día, contribuir a su adopción responsable y reforzar la confianza de la ciudadanía en estos sistemas gracias a la transparencia bien entendida.

Una iniciativa diseñada con la colaboración de las propias empresas, valedoras de conocimiento y experiencia. En el contexto en el que nos encontramos es necesario trabajar por generar espacios de comunicación y colaboración público - privada para crear un marco de gobernanza de la tecnología más dinámico y a prueba de futuro, en línea con los principios de regulación inteligente, autorregulación y corregulación. Dada la complejidad y rápida evolución de la tecnología, es preciso favorecer la interacción entre los gobiernos y las empresas, viendo en estas un aliado para alcanzar objetivos comunes.

También es necesario un enfoque regulatorio que garantice el adecuado equilibrio entre la protección del interés público y la ciudadanía, la innovación y la inversión. Marcos normativos horizontales y flexibles, a prueba de futuro, y nuevas formas de ordenación, que salvaguarden los valores europeos y generen confianza en el entorno online.

Tanto los desafíos como las oportunidades están frente a nosotros. España, con su posición destacada en la digitalización, tiene la capacidad de liderar la transformación digital en Europa. La clave radica en una visión integral que incluya a todas las empresas, y que garantice una transición digital humana, sostenible y transparente. En este próximo año el camino hacia convertirse en el hub digital de Europa se vislumbra claro y lleno de posibilidades.

 

Este artículo ha sido escrito por César Tello, director general de Adigital.



Contenido Patrocinado

Webinars

 
Cobertura de nuestros encuentros
 
 
 
 
Lee aquí nuestra revista de canal

DealerWorld Digital

 

 



Forma parte de nuestra comunidad

 

¿Te interesan nuestras conferencias?