Editorial
Computación cuántica
Editorial
Especial Computación Cuántica CW 2023

Tecnologías cuánticas, ¿una nueva burbuja?

Las tecnologías cuánticas están experimentando un nuevo impulso gracias a las multimillonarias inversiones de la industria y al apoyo de los gobiernos de importantes países. No obstante, hay que controlar las elevadas expectativas generadas sobre un mercado que aún tiene mucho que evolucionar.

bola de cristal, futuro
Créditos: Michael Dziedzic (Unsplash).

No hay foro tecnológico que se precie ni entrevista que realice este medio a expertos del sector donde no salga a relucir cómo el paradigma actual de computación y comunicación está a punto de cambiar por completo cuando se instauren, por fin, las tecnologías cuánticas, en las que se lleva investigando desde hace décadas. 

Los avances que están consiguiendo las grandes compañías de la industria (con IBM y Google como estandartes de este mercado —y rivales en esta carrera— junto a otras nuevas empresas especializadas en este nicho) y, sobre todo, la multimillonaria inversión que están destinando para superar el paradigma de la informática clásica ideada por Turing el siglo pasado, están empezando a dar interesantes frutos y son un claro motor de este segmento.

También lo son las iniciativas públicas que han emergido en varios continentes como China, Estados Unidos y Europa, para impulsar el desarrollo de estas tecnologías que podrían acelerar como nunca antes la resolución de problemas complejos de campos como el sanitario, la investigación o incluso el mundo financiero.

En el marco de la UE, en particular, se lanzó hace ya cinco años Quantum Technologies Flagship, una iniciativa que persigue “poner a Europa a la vanguardia de la segunda revolución cuántica”, inyectando mil millones de euros para que el trabajo de cientos de investigadores cuánticos pueda aplicarse de forma comercial.

Incluso muchos países de la UE, como Alemania, Francia y España, han desplegado sus propios programas de impulso a estas tecnologías. En el caso de España, desde el Gobierno actual se ha impulsado Quantum Spain, que surge como una iniciativa de la Estrategia Nacional de Inteligencia Artificial (ENIA) y busca promover la creación de un ecosistema de computación cuántica en el país. La iniciativa, que se nutre de un presupuesto de 22 millones de euros (provenientes de los fondos europeos), incluye la creación de un computador cuántico de altas prestaciones que se espera que esté funcionando este mismo año y en el que están ya trabajando las empresas españolas Qilimanjaro Quantum Tech y GMV. Incluso existe alguna iniciativa autonómica (es el caso del País Vasco) para fomentar el desarrollo de este negocio.

Pero, ¿cuál es el estado real de madurez de estas tecnologías y el ecosistema que trabaja en ellas? ¿Hay tanto avance como parece? ¿Será tan inmediato el cambio de paradigma que promulgan las cuánticas? Si atendemos a la radiografía que ha realizado recientemente la patronal del sector TIC Ametic en un informe publicado este mismo 2023, “a pesar de los avances, este ecosistema sigue siendo pequeño y poco cohesionado” y, además, “necesita seguir creciendo internacionalmente, especialmente en Europa”.

Es más, uno de los mayores expertos en tecnologías cuánticas a escala mundial, como es Juan Ignacio Cirac, galardonado en 2006 con el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica y director del alemán Instituto Max Planck de Óptica Cuántica, reconoce sin tapujos en una entrevista con ComputerWorld que existe una burbuja en torno a este mercado. “Hay muchas promesas en torno al ordenador cuántico, pero la realidad es que lo que hoy tenemos son pequeños prototipos y con estos no podremos cumplirlas”. Cirac recuerda, además, los grandes desafíos que aún tiene por delante en especial la computación cuántica a nivel técnico; ésta aún sigue generando errores que hacen inviable una propuesta comercial en firme y a gran escala actualmente. 

Teniendo ya claro que la burbuja existe y que hay que controlar que no explote y que los avances producidos se aparquen produciendo lo que muchos expertos denominan el ‘invierno cuántico’ hay que aprovechar el tirón que tienen estas tecnologías actualmente en el mercado, la expectación de la sociedad ante ellas y los apoyos públicos conseguidos a su alrededor para de verdad poder superar a medio plazo el paradigma de Turing y disponer, en un plazo de 10 o 15 años (según los cálculos de los expertos), de las ventajas, aún inimaginables, que brindarán estas innovaciones. Porque, volviendo de nuevo a las palabras del prestigioso Cirac, “la tecnología cuántica es el futuro, es algo que va a llegar inevitablemente y hay que estar preparados para ese momento”.

 


Webinar ondemand

Otros especiales

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

 



Registro:

Eventos: