Tecnología | Noticias | 24 JUN 2019

EEUU se postula en contra de la Tasa Google

Desde el Gobierno mantienen la idea de que el Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales empiece a funcionar a principios de 2020 en aquellas compañías con más de 750 millones en ingresos y una facturación en España mayor a los tres millones.
google
Redacción

Los planes del Gobierno son firmes en cuanto a seguir adelante con la implantación del impuesto conocido como 'Tasa Google' pero esta semana se van a encontrar con un destacado rival. Desde Estados Unidos ya amenazan que actuarán con dureza con aquellos países que, como España, avancen con sus planes de llevar a cabo este impuesto. 

Robert Lighthizer, representante de Comercio de los Estados Unidos avanzó que "la administración Trump tomaría medidas contra los países que implantaran esta tasa" alegando que este impuesto penaliza a las empresas americanas de "forma discriminatoria", según recogía el diario El Mundo. 

Desde este jueves se reúne en Japón el G-20, en un encuentro donde se tratará con detalle este asunto, no obstante España ha advertido que no va a esperar la resolución internacional. 

Desde el Gobierno mantienen la idea de que el Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales (IDSD) empiece a funcionar a principios de 2020 y que se aplique a aquellas compañías con más de 750 millones en ingresos y una facturación en España mayor a los tres millones.

No obstante no es España el único país en esta compleja situación, países como Francia o Reino Unido se encuentran en un estado similar, desarrollando impuestos nuevos a las compañías digitales. 

Sin duda es un impuesto que ha levantado mucho revuelo, a nivel europeo, el pasado marzo el rumano Eugen Teodorovici,  comunicó a la finalización de la reunión de ministros de finanzas de la UE, que no hubo acuerdo final, y afirmó que "si a finales de 2020 el acuerdo de OCDE requiere más tiempo, el Consejo podrá si fuera necesario volver a replantear los debates a nivel de la Unión Europea". Esto choca con los intereses de un importante número de los socios comunitarios como pueden ser España, Alemania, Francia o Italia, los cuales son partidarios de imponer una versión de dicha tasa. Enfrente se encontraban los gobiernos de Irlanda, Dinamarca, Suecia o Finlandia, quienes han conseguido inclinar la balanza a su favor, ya que prefieren una solución global en el ámbito de la OCDE. Además estos países han mostrado su desacuerdo a la hora de trasladar la carga impositiva al consumo en vez de mantenerla sobre la producción. 

En España, Digitales ya se pronunció a raíz de la decisión del Gobierno. “Desde la patronal Digitales y las empresas que formamos parte de la misma, siempre hemos estado de acuerdo en que las empresas tributen allí donde se generan los ingresos. Sin embargo, la creación de un impuesto para asegurar este principio en la economía digital no puede suponer gravar doblemente a aquellas empresas que ya están tributando por sus ingresos en nuestro país”, exponía  Alicia Richart, directora general de Digitales. 

 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios