Cloud Computing
Unión Europea
España

Gaia-X: ¿fracasará la nube de datos europea?

Los servicios básicos de Gaia-X ya están definidos, pero el proyecto avanza lentamente y las voces críticas son cada vez más fuertes.

cloud, nube
C. Dustin (Unsplash).

El proyecto europeo de nube abierta e infraestructura de datos Gaia-X, que pretende ayudar a las organizaciones europeas a liberarse del grupo dominante de proveedores de nube estadounidenses y chinos a través de un conjunto autorizado de servicios protegidos por las leyes de datos europeas, sigue enfrentándose a serios retos y retrasos dos años después de su anuncio en 2019.

El avance más reciente ha sido el establecimiento de los servicios de la federación. “Gaia-X es un proyecto clave para la competitividad y la independencia digital de Europa”, según apunta Thomas Jarzombek, comisionado alemán para la economía digital y las startups, en un comunicado. “Con el establecimiento de los llamados servicios de federación, el corazón técnico o sistema operativo de Gaia-X, se ha alcanzado el siguiente hito. Ya se han definido los requisitos y ahora se están implementando en código abierto. De este modo, todos los servicios de Gaia-X estarán conectados a un sistema transparente y abierto según los estándares europeos”.

Aun así, el proyecto lleva más de un año de retraso y las críticas sobre su dirección y gestión van en aumento.

 

El plan de Gaia-X

Los servicios fundacionales de la Federación Gaia-X, que se anunciaron en mayo de 2019, son: Servicios de Identidad y Confianza, que incluyen la autenticación y la autorización, la gestión de credenciales, la gestión de identidades descentralizadas y la verificación de credenciales analógicas; un Catálogo Federado, que agrupará todas las ofertas de los proveedores autorizados para ayudar a los usuarios a encontrar el servicio adecuado para ellos; unos Servicios de Intercambio de Datos Soberanos, para regular la negociación de contratos de datos en la red y permitir la aplicación de políticas comunes de uso de datos; y unos Servicios de Cumplimiento, para definir las políticas de incorporación y supervisar continuamente el cumplimiento de los proveedores y servicios que se ofrecerán a los usuarios de Gaia-X.

Estos servicios están destinados a constituir la base del proyecto, que pretende vincular los ecosistemas de datos e infraestructuras en la nube existentes para que las empresas conserven la soberanía y el control sobre sus datos y tengan más transparencia y capacidad de elección sobre las plataformas y los recursos en la nube que utilizan para colaborar con sus socios, todo ello evitando la dependencia de los proveedores.

El resultado debería ser un “ecosistema global federado e interoperable en el que los participantes puedan utilizar datos y servicios de forma soberana en espacios de datos específicos del sector”, según ECO, la Asociación de la Industria de Internet, la organización con sede en Alemania encargada de gestionar el proyecto Gaia-X.

El siguiente paso del proyecto es convocar una licitación para que los socios implementen estas especificaciones en código fuente y creen una implementación de referencia, que será de código abierto y estará disponible para todas las partes interesadas. Los primeros servicios funcionales deberían estar disponibles en 2022.

Aunque la base de Gaia-X todavía se está trabajando, algunos proveedores de TI no están esperando. Por ejemplo, Hewlett Packard Enterprise (HPE) ha creado su propio marco de soluciones para Gaia-X, destinado a apoyar a las empresas, los proveedores de servicios y las autoridades que pretendan trabajar en un entorno descentralizado como Gaia-X. HPE también ha anunciado que proporcionará un servicio de hoja de ruta para Gaia-X, con el fin de ayudar a los clientes a evaluar su preparación para Gaia-X.

 

Gaia-X va con retraso y recibe cada vez más críticas

A pesar de los avances en torno a Gaia-X, todavía hay mucho camino por delante para el proyecto europeo de la nube. Va muy retrasado: por ejemplo, los primeros servicios de Gaia-X deberían haber estado disponibles en 2021. La creación de la organización paraguas de Gaia-X necesaria para iniciar legalmente sus operaciones, la Asociación para los Datos y la Nube (AISBL), también se demoró. Hasta el 1 de febrero de 2021, la AISBL de Gaia-X no se inscribió en el registro mercantil belga.

Mientras tanto, entre bastidores, sigue habiendo muchas discusiones sobre el sentido y la finalidad del proyecto. Por ejemplo, la participación de los grandes hiperescalares de la nube de EE.UU. y China (Microsoft quiere ser proveedor, por ejemplo) es motivo de cierta controversia dado el objetivo de Gaia-X de ser una nube europea independiente. 

La participación de Palantir en el proyecto también ha suscitado preocupación por sus actividades de extracción de datos y sus estrechos vínculos con organizaciones de inteligencia estadounidenses en una nube que se supone privada y soberana. Además, el gran número de colaboradores, que según algunos informes asciende a 500, está ralentizando la toma de decisiones cruciales.

Mientras tanto, dos miembros de Gaia-X, Capgemini y Orange, han empezado a construir su propia “nube de confianza” para crear una nube soberana para fines gubernamentales en Francia. Se supone que su esfuerzo en Bleu se unirá en última instancia a la iniciativa Gaia-X.

Debido a los retrasos técnicos y logísticos y a otras controversias, las voces críticas son cada vez más fuertes. “Tenemos que conseguir que el proyecto europeo de la nube Gaia-X sea un éxito para que surja un ecosistema que desencadene la demanda”, afirmó el director general de Deutsche Telekom, Timotheus Höttges, al canal de noticias alemán Welt.

Mientras tanto, muchas empresas que habían iniciado la aventura de Gaia-X con mucho entusiasmo parecen haberse desilusionado. El periódico alemán Handelsblatt informó el pasado mes de abril que muchas startups se han quejado de la excesiva burocracia de Gaia-X. El proyecto europeo de la nube era cada vez más complejo y amenazaba con abrumar a las empresas, decía.

“En general, no es fácil para las empresas navegar por Gaia-X y obtener la información que necesitan”, señalaba el periódico citando a Ronny Reinhardt, responsable de desarrollo de negocio de la startup Cloud and Heat. El proyecto tiene que hacer más transparente “cuál es el estado actual, quién está trabajando en qué y cómo se puede participar como empresa”.

Además, se ha formalizado tanto el trabajo en el proyecto que se ha convertido en algo que consume mucho tiempo para todos, según Lars Francke, fundador de la startup Stackable. También existe la percepción de que las grandes empresas han tomado el control del desarrollo de Gaia-X, como apunta Christian Berendt, director general del proveedor de servicios en la nube 23Technologies.

Henrik Hasenkamp, director de Gridscale, un desarrollador de sistemas operativos para centros de datos, también ha criticado el enfoque “demasiado burocrá´tico” de Gaia-X. Para este, a menudo se habla en abstracto de la soberanía europea de los datos, pero poco de los beneficios concretos que debe obtener el cliente. “Demasiado PowerPoint, muy poca acción” es como lo resumió su colega Francke.

 

Posicionamiento de España

El Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital de España acaba de anunciar sus intenciones de crear un hub nacional de Gaia-X. Para el despliegue de la iniciativa, realizada a través de la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial y dirigida a impulsar la economía del dato en España, se ha lanzado una manifestación de interés con el fin de identificar interesados de la industria, asociaciones, centros tecnológicos y demás grupos que quieran participar en el ecosistema y en la definición de esta asociación público-privada.

Una vez que se sepa qué entidades están interesadas en el proyecto, la Secretaría de Estado organizará un workshop con la industria, centros de investigación, asociaciones y otras partes interesadas en el que se definirá el mecanismo de colaboración y su vinculación con el hub español de GAIA-X. El objetivo último, apuntan desde la entidad, es "desplegar un ecosistema sólido en el ámbito de la compartición de datos, principalmente industriales. Con ello, además, España aspira a liderar espacios de datos en sectores estratégicos como sanidad o turismo".

Asimismo, el Gobierno ha anunciado que España se integrará en el Consejo Gubernamental de Gaia-X para contribuir a generar una infraestructura común europea de datos con un componente cloud que "suponga una alternativa segura en el mercado y otorgue capacidad de control de acceso y reutilización para aquellos que producen los datos". Será el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, a través de la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, quien represente a España en este Consejo.

 

 
 

 



Revista Digital

Revista Digital CW julio/agosto

Webinars Ondemand

Webinars

Modern Data Experience

Communications Platform for Business

Marketing digital Tendencias
Partnerzones IDG
Especiales IDG:


Revistas Digitales IDG

ComputerWorld Digital

CSO España Digital

DealerWorld Digital

IDG Research

 

Registro IDG España:

Eventos IDG:

 

Ya disponible en IDG Research: