Tecnología | Noticias | 05 MAY 2020

Pocos trabajadores saben que las impresoras también son objetivos de ciberataques

Un estudio realizado por Sharp desvela que solo el 10% de los empleados europeos son conscientes de que estos equipos tienen vulnerabilidades como un PC o un portátil.
impresora
Redacción

Sólo el 10% de los trabajadores considera que los equipos de impresión multifunción pueden suponer un riesgo para la seguridad de su empresa y ser objeto de un ataque al mismo nivel que otros dispositivos profesionales como los PC o los portátiles. Así lo desvela un estudio realizado por Sharp entre más de 5.500 empleados de pequeñas y medianas empresas europeas y que concluye que la mayoría subestiman la importancia de contar con herramientas de seguridad de impresión, así como de formar a sus recursos humanos en buenas prácticas de uso.

Así, según la investigación de Sharp, el 62% de los trabajadores de empresas con menos de 49 empleados declara no precisar de ninguna autenticación para usar estos equipos. Cifra que baja al 43%, en el caso de empresas con entre 151 y 250 empleados. Además, el 40% declara no haber recibido formación sobre su uso seguro, mientras el 55% dice desconocer que los hackers puedan interceptar un documento escaneado.

El estudio de Sharp señala también que el 25% de los trabajadores ha encontrado información confidencial o personal no destinada a ellos en la bandeja de salida del equipo multifunción. Asimismo, un 28% ha impreso documentos personales creados fuera del lugar de trabajo y un 14% documentos descargados a pesar de la advertencia de su peligrosidad.

Según Juan Marco, director comercial de Sharp España, “los riesgos de no controlar el uso de los equipos multifunción van desde la carga de malware, intencionadamente o no, a la fuga de los datos confidenciales de los documentos abandonados por un descuido en la bandeja de salida. En este sentido, las pymes tienen un grave problema de percepción de los peligros de carecer de sistemas de seguridad de impresión. La solución –señala Marco– comienza con la formación de los trabajadores, pero, para tener un impacto duradero, ha de acompañarse de la tecnología que permita configurar una estrategia integral de seguridad”.

Según Sharp, la implantación de esta estrategia integral de seguridad debe tener en cuenta las siguientes áreas de actuación: la red corporativa a la que se conectan los equipos multifunción; las actividades relacionadas con la salida de documentos, como impresión, digitalización y envío por fax y correo electrónico; la gestión de los archivos electrónicos y en papel; y, por último, el cumplimiento del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD).



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios