Edge computing

Tres factores a tener en cuenta al implantar 'edge computing'

Hay que evaluar los costes, la complejidad y los problemas legales a la hora de sopesar las posibles ventajas del edge networking.

edge computing
Créditos: Shutterstock/Wright Studio.

¿Cuánta potencia de computación debemos poner en el borde?

En el pasado, cuando las redes no debían ser muy inteligentes, ni siquiera era una pregunta. La respuesta era: ninguna. Pero ahora que es posible llevar cantidades a menudo considerables de equipos informáticos hasta el mismo borde de la red, la respuesta correcta no siempre es tan fácil.

Los argumentos a favor son sencillos. Cuando los paquetes recorren distancias más cortas, el tiempo de respuesta es más rápido. Con la computación, el almacenamiento y la red desplegados en el borde, los retrasos y las latencias de la red no ralentizan cada viaje entre los usuarios y los recursos, y los usuarios y las aplicaciones obtienen mejores tiempos de respuesta.

Al mismo tiempo, como se realiza más trabajo en el borde, la necesidad de ancho de banda entre los sitios remotos y los centros de datos centrales o la nube disminuirá: menos ancho de banda, menos coste.

Pero a pesar de todas las promesas, hay algunos problemas que no pueden desaparecer y a veces entran en juego otros factores que hacen que una arquitectura convencional sea la mejor opción. He aquí algunas de esas consideraciones desglosadas en tres categorías: coste, complejidad y aspectos legales.

 

Coste

Muchas máquinas locales pueden costar más

El modelo de edge computing cambia un gran clúster central por numerosas máquinas locales. A veces no hay cambios en el coste porque el hardware local reduce la carga en una cantidad igual. Una máquina de borde sustituye a una instancia del clúster central.

Sin embargo, a menudo el modelo crea nuevas redundancias que aumentan los costes, por ejemplo, el almacenamiento. En lugar de una copia central de cada archivo, la red de borde puede mantener una copia separada en cada nodo de borde. Si su red de borde es pequeña, unas cuantas copias adicionales pueden ser estupendas para añadir redundancia. Pero cuando tienes 200 o más nodos en el edge, tus costes de almacenamiento podrían ser 200 veces mayores. Esto puede limitarse almacenando sólo los datos en los nodos activamente ocupados por cada usuario, pero el problema de la multiplicación no desaparece por completo. En algún momento, el coste de la duplicación empieza a pesar en los costes totales.

La duplicación crea complejidad para la replicación del software y a menudo aumenta el ancho de banda. Puede funcionar bien para el contenido estático cuando las máquinas locales actúan como una CDN y hacen poco trabajo real. Pero cuanto más computación se añada a la mezcla, más aumentarán los costes por la sincronización de todas las copias.

La duplicación también aumenta los gastos de ancho de banda. Si hay ‘n’ copias realizadas en los bordes, esas ‘n’ copias pueden aumentar los costes de ancho de banda por un factor ‘n’. En una situación ideal, los nodos de borde actúan como cachés inteligentes que reducen el ancho de banda total. Pero muchas arquitecturas no son ideales y la replicación acaba enviando múltiples copias a través de la red, aumentando los gastos de ancho de banda.

En otras palabras, cuanto más se parezca el edge computing a la computación tradicional y menos a la caché, más posibilidades habrá de que aumenten los costes.

 

Complejidad

Los problemas de tiempo pueden ser complicados

Dependiendo de las cargas de trabajo, la sincronización de las bases de datos entre múltiples ubicaciones de borde puede convertirse en un problema. Muchas aplicaciones -como la supervisión del Internet de las Cosas o el almacenamiento de las notas de un sólo usuario- no necesitan trabajar tanto en la sincronización porque no crean contenciones.

Tareas básicas como éstas son ideales para el edge computing. Pero una vez que los usuarios empiezan a competir por los recursos globales, los despliegues se vuelven más complicados. Google, por ejemplo, coloca relojes atómicos en sus centros de datos de todo el mundo y los utiliza para adjudicar escrituras complejas en su base de datos Spanner. Aunque las necesidades de una empresa no coincidan con las de Google, este problema de sincronización exigirá una capa adicional de infraestructura y experiencia.

 

Desafíos para los usuarios móviles 

Cuando se trata de edge computing, algunos usuarios son peores que otros, y los usuarios móviles pueden presentar los mayores problemas. Cuando se desplazan de un sitio a otro, pueden conectarse a un nodo de borde diferente, creando de nuevo problemas de sincronización. Incluso los empleados que trabajan en casa pueden cambiar de vez en cuando su ubicación porque "trabajar en casa" significa realmente "trabajar desde cualquier lugar".

Cada vez que esto sucede, las aplicaciones web deben cambiar de enfoque y los nodos de borde deben volver a sincronizarse. Si queda algún estado de usuario en la caché del antiguo nodo de acceso, hay que moverlo y recuperarlo en el nuevo nodo. El tiempo y el ancho de banda que esto requiere pueden afectar a los costes y al rendimiento previstos.

 

Requisitos de inteligencia empresarial

Incluso con los datos que se procesan en el borde, gran parte de ellos tienen que migrar eventualmente a un servidor central donde podrían utilizarse para crear informes diarios, semanales o mensuales, por ejemplo. Si esto significa que habrá momentos de alta demanda de ancho de banda, podría reducir el ahorro previsto de la implementación del edge computing que disminuye las necesidades de ancho de banda. Tenlo en cuenta a la hora de calcular los beneficios de costes.

 

Legal

Cuestiones fiscales

Algunos estados cobran impuestos sobre las ventas por las compras en línea y otros no. Algunos tienen impuestos especiales que se aplican sólo en ese estado. En muchos casos, los impuestos aplicables dependen de la ubicación física del hardware donde se realiza la computación. El edge computing -al poder desplegarse en muchas jurisdicciones- puede agravar la confusión sobre qué leyes se aplican. Se trata de una complejidad de la línea de negocio que los minoristas de internet deben sopesar antes de comprometerse con una implantación de edge computing.

 

Normativa sobre la residencia de los datos

Tanto la ubicación de los usuarios como la de los datos están sujetas a las leyes de protección de datos.

Algunos países apoyan el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR), y otros tienen sus propias leyes. También hay leyes como la HIPAA que abordan específicamente cómo se manejan los registros médicos. Esto significa que las empresas tienen que analizar qué conjunto de normas se aplican a cada nodo de borde y averiguar cómo cumplirlas, especialmente si los usuarios y los servidores están en diferentes jurisdicciones. A veces, la mejor respuesta podría ser tener nodos de borde en la misma jurisdicción en la que se encuentran los usuarios, pero hay que estar atentos a los usuarios que migran.



TE PUEDE INTERESAR...

Especial Sanidad

Be Data Ready

Communications Platform for Business

transformación digital Tendencias

Partnerzones



Registro:

Eventos:

 

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research