Cloud Computing
Centro de datos

En el epicentro de la innovación en 'watercooling'

Soberana, segura y sostenible; así es la nube que predica OVHcloud desde su sede en Francia, donde diseña, fabrica y da una segunda vida a sus servidores y sofistica los métodos de refrigeración de sus 33 centros de datos actuales.

data center OVH

La actividad de los miles de millones de internautas de todo el mundo deja una huella de carbono muy significativa. Tan importante que, si fuese un estado, la red solo estaría detrás de geografías como Estados Unidos, China o la India en cuanto a emisiones de carbono. Según datos de la consultora Gartner, supone entre 25.000 y 35.000 toneladas de CO2 por día, lo que supera, por ejemplo, a la industria de la aviación. Físicamente, este 'cuasi' continente confluye, en su mayoría, por los cerca de  600 centros de datos que hay alrededor de todo el globo, que, a su vez, hacen invisible toda esta operativa a través de las distintas nubes. Estos, que se han colgado el ‘sambenito’ de poco sostenibles, pelean por ser energéticamente eficientes en un contexto en el que la crisis del cambio climático se desmarca como el primer riesgo para la humanidad que marca el Foro Económico Mundial (WEF, de sus siglas inglesas) para la próxima década.

AWS, Microsoft y Google coparon dos de cada tres dólares gastados en el último trimestre en el universo cloud. Cifras de oligopolio que les afrentan a contar también con estrategias sostenibles. Frente a estos gigantes norteamericanos, en Francia, OVHcloud se quiere desmarcar como la alternativa europea y verde, basándose en la soberanía del dato, la seguridad y la innovación. La marca, que fundó Oktave Klaba en 1999 como un ecommerce de dominios en Internet, quiere mirar a los ojos a estos con una idiosincrasia basada en ser un jugador puro de nube que no cuenta con “una tienda online en la que competimos con nuestros clientes”, según aseveraba su vicepresidente para el sur de Europa, John Gazal, en esta entrevista con ComputerWorld.  

Su salida a Bolsa el año pasado le ha permitido ganar músculo inversor, y recientemente ha anunciado que construirá 15 nuevos centros de datos –que se sumarán a los 33 que ya tienen y a los 450.000 servidores que utilizan– repartidos por todo el mundo en 2024, aunque España no estará en esta ronda. Estos seguirán las señas de los anteriores; es decir, tratarán de reutilizar edificios y continuarán el circuito cerrado de restauración y reciclaje de componentes y servidores, y tirarán de su sistema de refrigeración de watercooling -con el agua como principal fuente- que ha ido refinando en los últimos 20 años y que le ha llevado a alcanzar un PUE (ratio de eficiencia energética) de entre 1,1 y 1,3, “el más bajo de toda la industria”, según la propia organización. Además, el 77% de las energías que utiliza son renovables y para 2025 pretende que el 100% sean de bajo consumo de carbono.

Estas cifras tratan de enterrar el mantra de que la industria de la nube, y la del centro de datos en concreto, es poco sostenible. De hecho, uno de los principales objetivos de la firma es lograr reutilizar prácticamente todo el agua, un bien escaso, y que se evapore la menor cantidad posible

 

Vista de un pasillo del centro de datos de Roubaix de OVHcloud en Francia.

 

Visita al ecosistema de OVHcloud

Este medio ha tenido la oportunidad de visitar el epicentro de este sistema de refrigeración líquida de la multinacional en Roubaix (Francia). Un método que comenzó a sofisticar en 2003 y que desde 2006 cuenta con la primera sala sin aire acondicionado. Está pensado, tal y como cuentan desde el centro de datos de la ciudad, para disipar el calor emitido por los componentes que consumen mucha energía en los servidores, es decir, los procesadores de CPU y GPU. Este año, explican, su nueva generación llegará a beneficiarse incluso de la impresión 3D. Y, de cara a futuro, buscan un enfoque que combine la refrigeración por agua y por inmersión en un rack vertical que promete un PUE de 1,004. Asimismo, la organización ha lanzado una calculadora de carbono que permitirá a sus usuarios seguir su consumo y su impacto en la huella ambiental.

Muy cerca de Roubaix, en la localidad de Croix, OVHcloud tiene una fábrica que da servicio a sus centros de datos europeos, mientras que en Canadá dan seopoprte a los tres edificios que actualmente tienen en Norteamérica. En ella trabajan unas 70 personas que ponen el broche al estado de economía circular de la compañía, que diseña y genera sus propios servidores y opera sus data centers. Su principal cometido es alargar el ciclo de vida de estos servidores, pero cuando ya no son útiles se reutilizan los componentes. Allí se construyen unos 70.000 servidores al año –unos 200 al día–. De este modo, hasta el 45% de los servidores son ensamblados con componentes restaurados. Y, en 2022 se reutilizaron el 22% de estos productos para uso interno. Para el uso externo ha desarrollado una red de partners para otorgar una segunda vida a los elementos que no cumplen con los estándares requeridos, y para reciclar sus residuos electrónicos.  

 

La compañía diseña y fabrica los materiales que hacen posible su sistema de refrigeración mediante agua.



Contenido Patrocinado

Webinars

 
Cobertura de nuestros encuentros
 
 
 
 
Lee aquí nuestra revista de canal

DealerWorld Digital

 

 



Forma parte de nuestra comunidad

 

¿Te interesan nuestras conferencias?