Legislación
Apple
Unión Europea
Sostenibilidad

Todas las tecnológicas querrán impresionar a la 'Madre Tierra' con las nuevas normas de la UE

En parte, la normativa europea se hace eco de una conversación a la que Apple se sumó cuando emitió el vídeo "Madre Tierra" en el lanzamiento del iPhone 15.

Vídeo Madre Tierra Apple
Vídeo 'Madre Tierra' de Apple.

Aunque se verá afectada, es posible que a Apple le importe menos que a otros que la Unión Europea haya acordado nuevas normas para regular las cadenas de suministro de las empresas, en parte porque la compañía de la manzana ya está avanzando en una dirección similar.

Eso no quiere decir que no tenga, haya tenido y probablemente vaya a tener problemas en su cadena de suministro. Pero la transparencia anual de sus proveedores, la responsabilidad medioambiental y otras iniciativas de responsabilidad social corporativa (RSC) prometen al menos que la empresa piensa en estas cosas.

Lo que la última norma de la UE significa es que los competidores también tendrán que ser al menos igual de responsables, y se verán obligados a incluir estos datos en sus informes financieros.

"Las nuevas normas harán que más empresas rindan cuentas de su impacto en la sociedad y las orientarán hacia una economía que beneficie a las personas y al medio ambiente", explicó Jozef Síkela, Ministro de Industria y Comercio de República Checa.

¿Cuál es la naturaleza de las nuevas normas de la UE?

 

La Madre Tierra sonreirá ante las nuevas normas de la UE

En resumen, la Directiva sobre Informes de Sostenibilidad Corporativa (IRSC) obliga a las mayores empresas del mundo a informar sobre la sostenibilidad de sus negocios. También se les exigirá que garanticen que las empresas y los socios de la cadena de suministro no afectan negativamente a los derechos humanos o al medio ambiente y que se comprometan (y demuestren) a no realizar trabajos forzados, a no recurrir al trabajo infantil, a no explotar a los trabajadores, a no contaminar, a no deforestar, a no malgastar el agua y a no dañar los ecosistemas.

En cierta medida, las nuevas normas reflejan una conversación en la que Apple lleva tiempo inmersa y que culminó con el vídeo "Madre Tierra" mostrado en el lanzamiento del iPhone 15 en septiembre. Muchos críticos condenaron ese vídeo, en el que Apple intentaba llamar la atención sobre la importancia de las prácticas de RSC.

De hecho, si uno creyera lo que lee, imaginaría que fue un desastre. Eso sería incorrecto.

El vídeo ha sido visto 4,4 millones de veces en YouTube, lo que sugiere millones de visionados más en otros sitios, y supuestamente la mayoría de los que lo vieron lo hicieron hasta el final. El vídeo llamaba la atención sobre la relación entre la electrónica de consumo y el medio ambiente. En otras palabras, promovía el mensaje de la empresa y tuvo más repercusión que las palabras de los críticos.

Pero estas promesas no pueden ser simplemente de boquilla. Apple y la mayoría de las grandes empresas de electrónica de consumo se verán afectadas por las nuevas normas de la UE, y se verán obligadas a demostrar que cumplen sus promesas.

 

Lo que esto significa para la industria

Muchos dispositivos actuales utilizan tierras y materiales raros, muchos de los cuales se extraen a punta de pistola en zonas de conflicto, y aunque la mayoría de los fabricantes se comprometen de palabra a erradicar el uso de esos minerales conflictivos, ahora se verán obligados a demostrar que lo han hecho. No me cabe duda de que algunas de las grandes empresas tecnológicas se verán afectadas por estas nuevas normas.

Para Apple, el impacto puede ser más limitado, dado que la empresa ya ha participado en algunos de estos asuntos a lo largo de la última década. En cualquier caso, el paso a un reporting relativamente coherente debería motivar a la industria a trabajar más duro.

Las normas afectan a unas 50.000 empresas de la UE y fuera de ella con más de 250 empleados y un volumen de negocios superior a 40 millones de euros; quienes las infrinjan pueden ser multados con hasta el 5% de su volumen de negocios neto global, además de ser nombrados y avergonzados por sus acciones.

Dado que los consumidores de hoy en día están cada vez más preocupados por las cuestiones incluidas en la legislación de la UE, el juego de nombrar y avergonzar puede ser la mayor amenaza. No se puede ignorar que la Directiva de la UE sobre alegaciones ecológicas que la acompaña implica que las empresas que hagan declaraciones deshonestas en este sentido pueden esperar acciones coercitivas.

 

Los cambios afectarán a los socios de la cadena de suministro

Estas normas se aplicarán en toda la cadena de suministro de las empresas, incluidas las filiales y los socios comerciales. Va a obligar a las empresas a desarrollar y revelar herramientas de reporting transparentes y a mitigar este tipo de abusos dentro de sus cadenas de suministro.

Esto no quiere decir que se pueda esperar un nuevo amanecer de la responsabilidad social corporativa internacionalizada, por supuesto; la introducción de los nuevos requisitos de reporting tendrá lugar de forma escalonada hasta el final de la década, y no es difícil imaginar que las empresas con más que perder puedan oponerse a la introducción de estas normas.

Aunque hay algo de tiempo para prepararse, el alcance de las nuevas medidas de la UE es amplio y obligará a las empresas a desarrollar procesos rigurosos de análisis y presentación de informes. Las empresas, sobre todo las radicadas fuera de la UE, tendrán que apresurarse para formar al personal y desarrollar las herramientas necesarias para cumplir las nuevas normas.

A los observadores de la Familia Real británica quizá les interese saber que el Rey Carlos III creó en 2004 una organización que probablemente contribuya a hacer posible la presentación de este tipo de informes, pero aún está por ver el impacto real de la aplicación de estas nuevas normas.

 

La responsabilidad social de las empresas en el punto de mira

Al final, la normativa debería ayudar a arrojar luz sobre las prácticas de RSE de las empresas. Al menos, permitirá a los observadores del sector entender mejor si las empresas que se comprometen públicamente a introducir cambios en sus negocios realmente los cumplen, o si sólo lo dicen para mantener a bordo a unos consumidores cada vez más concienciados.

¿Apple prometió la neutralidad de carbono en toda su empresa para 2030? Basta con ver el final del tan denostado vídeo de Mother Nature para hacerse una idea de lo que piensa Tim Cook, consejero delegado de Apple.

Por lo menos, estas nuevas normas de la UE significan que su empresa no será la única en intentar cumplir esos objetivos en el futuro. Y, en comparación con muchos, ya lleva ventaja.



Webinar ondemand

Otros especiales

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

 



Registro:

Eventos: