Cloud Computing
Inteligencia artificial
Microsoft
IA generativa

Microsoft consolida el despliegue de ChatGPT y aboga por una gobernanza responsable de la IA

En pleno momento de madurez de su acuerdo de colaboración con OpenAI, la tecnológica de Redmond establece su hoja de ruta para la gobernanza de la IA mediante la seguridad y la transparencia.

Alberto Granados, Microsoft
Alberto Granados, presidente de Microsoft España.

La inteligencia artificial (IA) generativa está redefiniendo los nuevos modos de trabajo y vida de empresas y sociedades en un escenario, el actual, que quiere utilizar Microsoft para desmarcarse en el mercado. Y, es que, según ha dicho Alberto Granados, presidente de la tecnológica en España, en un encuentro con la prensa en el marco del evento AI & Innovation Summit en Madrid, “estamos en el momento de consolidación del acuerdo con OpenAI”. El hiperescalar lleva colaborando con el creador de la popular herramienta ChatGPT –la más rápida en alcanzar los 100 millones de usuarios, en solo dos meses – desde 2019, y a principios de este año anunció una inversión de 10.000 millones de dólares para liderar la batalla de la IA. De hecho, ya se discute la posición de Google como primer espada en este terreno.

El directivo ha hablado de ‘lo generativo’ en términos de revolución industrial, convencido de que, junto a la nube, hará evolucionar la economía y tendrá cada vez más peso en el PIB de todos los países. En el caso concreto de España, ha animado al sector público a “ser valiente” e invertir, ya que atisba a la geografía capacidades de liderazgo global. Asimismo, y en referencia a las críticas por parte de expertos, debido a los riesgos asociados, y a la petición de una moratoria en el desarrollo de estas aplicaciones, ha señalado que “esto no se puede parar. En el 1.400 el imperio otomano prohibió la imprenta, cometiendo un gran error”.

En este contexto, y mostrando ejemplo ante este debate, la compañía ha lanzado una hoja de ruta para la gobernanza de la IA con el objetivo de garantizar la seguridad y los derechos fundamentales y subrayar que “los datos son de nuestros clientes”. “Invertimos tanto en innovación como en gobernanza”, ha indicado Granados. La multinacional cuenta con más de 300 empleados dedicados a tiempo completo en IA responsable. Así, en este compromiso, tratará de establecer y desarrollar nuevos marcos de seguridad específicos para los sistemas de IA generativa, fomentar la transparencia y garantizar el acceso académico, y buscar nuevas vías de colaboración público-privada. También, buscará la construcción de marcos legales. Ante la inminente llegada de la legislación europea, Granados ha mostrado su apoyo y ha aseverado que Microsoft está trabajando en la misma.

 

Redefinición del futuro

Al calor de ChatGPT, Microsoft ha rediseñado su arquitectura llevando el poder de lo generativo a todo su porfolio e infraestructura; desde su suite de productividad a la seguridad pasando por los datos. Además, ha abierto a clientes su propuesta de desarrollo interno basada en la IA como plataforma. Desde la firma ven a esta tecnología como un “copiloto” para los humanos en cualquier tarea que hagan. Así la ha descrito David Carmona, general manager de IA e Innovación del hiperescalar, quien cree que la innovación de esta tecnología está íntimamente ligada a la nube, aunque esta última “aún está en sus inicios”.

Para este despliegue de la IA, Microsoft está apuntalando su infraestructura y abre centros de datos a un ritmo de uno cada tres días en todo el mundo. En España, la consultora IDC estima que, para 2025, la tecnológica, junto a su ecosistema de socios y clientes que utilizan Azure, aportará 26.000 millones de euros adicionales al PIB, de los cuales 2.500 millones están relacionados con su nueva región en el país, la cual está todavía pendiente de apertura pero en la que se está trabajando ya en una segunda fase con data centers en Algete, Meco y San Sebastián de los Reyes (Madrid). Todo este ecosistema creará unos 62.000 puestos de trabajo en este período.

Por su parte, Carmona ha dado unas pinceladas del futuro más inmediato, en el que la conectividad será un lugar común de trabajo entre tecnológicas y operadoras para que la nube y las telecomunicaciones confluyan y sean lo mismo. También, cree que la IA y la computación cuántica supondrán un cambio paradigmático. En lo que respecta a esta última, la empresa ya tiene sus propios modelos como Quantum Azure para avanzar en el descubrimiento científico. No obstante, el experto ha reconocido que ni Microsoft ni ninguna otra compañía pueden crear todavía cúbits fiables para llegar a un superordenador que transforme el modo de entender la ciencia.



TE PUEDE INTERESAR...

Contenido Patrocinado

Otros especiales

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

 



Registro:

Eventos: