Legislación
Tasa Google

El G7 avanza para hacer realidad un marco fiscal empresarial global

En una reunión celebrada este fin de semana en Londres entre los ministros de Economía de Estados Unidos, Canadá, Japón, Reino Unido, Alemania, Francia e Italia, que componen el G7, y a la que acudieron representantes de la UE, institución invitada al acto, se ha acordado establecer un impuesto mínimo mundial para las sociedades con un tipo de al menos el 15%. La medida afectará a gigantes tecnológicos como Amazon o Facebook.

Ministros de finanzas del G7
Los ministros de finanzas que componen el G7.

El acuerdo alcanzado por los ministros de Finanzas del G7, que busca que las grandes multinacionales paguen sus impuestos donde obtienen sus beneficios y no donde tienen su sede física, tendrá que ser ratificado por los jefes de Gobierno entre los próximos 11 y el 13 de junio en Cornualles. Posteriormente esta iniciativa se llevará a la cumbre del G20 que se celebra en julio en Venecia y finalmente se extenderá a los 139 países de la OCDE.

En concreto, el acuerdo al que ha llegado el G7 es el siguiente, según reza un comunicado emitido por este grupo: “Apoyamos firmemente los esfuerzos en curso a través del Marco Inclusivo del G20/OCDE para abordar los retos fiscales derivados de la globalización y la digitalización de la economía y para adoptar un impuesto mínimo global. Nos comprometemos a llegar a una solución equitativa sobre la asignación de los derechos de imposición, concediendo a los países de mercado derechos de imposición sobre al menos el 20% de los beneficios que superen un margen del 10% para las empresas multinacionales más grandes y rentables. Estableceremos una coordinación adecuada entre la aplicación de las nuevas normas fiscales internacionales y la supresión de todos los impuestos sobre los servicios digitales, y otras medidas similares pertinentes, para todas las empresas. También nos comprometemos a establecer un impuesto mínimo global de al menos el 15%, país por país. Estamos de acuerdo en la importancia de avanzar en un acuerdo en paralelo en ambos pilares y esperamos llegar a un acuerdo en la reunión de julio de los Ministros de Finanzas y Gobernadores de Bancos Centrales del G20”.

 

Un acuerdo “sin precedentes”

La secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet L. Yellen, tildaba el pasado sábado este acuerdo de “compromiso significativo y sin precedentes que da un enorme impulso para lograr un sólido impuesto mínimo mundial con un tipo de al menos el 15%”. Según la portavoz, este impuesto mínimo global “pondría fin a la carrera a la baja en la tributación de las empresas y garantizaría la equidad para la clase media y los trabajadores de Estados Unidos y de todo el mundo”.  Según Yellen, este impuesto mínimo global también ayudará a la economía global a “prosperar, igualando las condiciones de las empresas y animando a los países a competir sobre bases positivas, como la educación y la formación de nuestra mano de obra y la inversión en investigación y desarrollo e infraestructuras”. 

Este impuesto afectará a todas las organizaciones, entre las que se encuentran los gigantes digitales como Amazon, Apple o Facebook, que suelen tributar en países con esquemas fiscales más laxos, como es el caso de Irlanda, en la UE. El objetivo, según el comunicado lanzado por el G7 es abordar “la evasión fiscal de las empresas multinacionales más grandes y rentables”.

El porcentaje del 15% ha sido calificado, no obstante, de escaso por muchos expertos. De hecho, el Gobierno de Joe Biden, que trabaja en un tipo del 28% para Estados Unidos, proponía inicialmente uno global del 21%. Bruno le Maire, ministro de Finanzas de Francia, indicó ayer que su país defenderá que este impuesto sea más elevado que el 15% acordado.

Por su parte, el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, afirmaba en Twitter: “Avanzamos hacia un nuevo sistema fiscal para la era digital global. El G7 llega hoy a un acuerdo histórico que permitirá una mayor contribución de grandes compañías mundiales. El objetivo: una mejor distribución de la riqueza para alcanzar mayores cotas de justicia social”. Precisamente en España entró en vigor en enero una tasa llamada Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales, que fue aprobada a finales de 2020 y está pensada justo para compensar la baja tributación de los gigantes tecnológicos en el país. No obstante, queda por ver cómo quedaría esta tasa cuando se apruebe a nivel de la OCDE la nueva medida fiscal para las sociedades. 



 



Revista Digital

Revista Digital junio

Próximo Webinar

Contenido Destacado

Entrevistas

Accelerate Digital Now

Be Data Ready

Modern Data Experience

ciberseguridad Protección de Datos

Communications Platform for Business

Partnerzones IDG
Especiales IDG:
Registro IDG España:

Eventos IDG:

 

Revistas Digitales IDG

ComputerWorld Digital

CSO España Digital

DealerWorld Digital

IDG Research

 

Ya disponible en IDG Research: