Negocio | Noticias | 25 NOV 2020

La británica Blue Prism pisa el acelerador en España

Seis meses después de arrancar operaciones en el país, la compañía dedicada a automatización de procesos robóticos (RPA, de sus siglas en inglés) crece en ventas y plantilla y prepara un plan de expansión en Portugal.
equipo blue prism España
Desde la izda. Javier Anguiano, director de sector financiero, Javier Perán, director de alianzas y canal, y José García Gavilán, director general de Blue Prism en España.
Esther Macías

Mientras que la consultora Gartner confía en que el mercado de RPA o automatización de procesos robóticos crezca un 20% en todo el mundo en 2021 la compañía Blue Prism, de origen británico, lo hace a un ritmo del 70%. En España, donde se implantó el pasado mes de marzo con una oficina en Madrid, tal y como confirmó José García Gavilán, director general de la filial ibérica, en un encuentro virtual con medios, la compañía (a pesar del parón producido justo en marzo y abril por el estado de alarma) ha logrado aumentar en estos meses su cifra de ventas; un montante que García prefiere no desglosar por política de empresa. La firma también ha incrementado su equipo (formado ahora por ocho personas), tanto a nivel técnico como de desarrollo de negocio y comercial, y está preparándose para cubrir de forma más directa otras geografías españolas como Cataluña o Valencia e incrementar el negocio de Portugal.

“El negocio funciona”, reconoció García (quien aterrizó en Blue Prism el pasado mes de enero tras un lustro en Google España), recordando los múltiples contratos que la tecnológica ha sellado con gigantes del sector privado como Sacyr y organismos públicos como la Consejería de Empleo de la Junta de Andalucía, que se suman a los acuerdos que mantienen con múltiples bancos como Santander, Sabadell, Abanca o Bankinter, y otras compañías como Telefónica, “uno de los clientes más avanzados en el mundo en automatización”, Prosegur o Repsol.

Auge del mercado RPA 

El impacto de la pandemia, lejos de aminorar este creciente negocio, lo ha acelerado, “gracias a su utilidad, sobre todo para el ámbito sanitario y el financiero”, según el directivo. En realidad, la expansión de la automatización estaba ‘cantada’, como lo muestran las previsiones de Gartner (que también recordó García) y que aseveran que el 85% de empresas contará con tecnología de automatización de procesos en 2022, lo que hará que este mercado alcance los 2.400 millones de dólares. La propia McKinsey ya indicó en otro informe (El Imperativo de la automatización) que el 50% de las actividades laborales y el 30% de las tareas de la mayoría de los puestos se pueden automatizar.

España, muchas de cuyas empresas dan servicios a otros mercados, es un país que puede beneficiarse enormemente de la automatización de procesos”, según García, que se muestra “muy optimista” sobre las posibilidades de negocio que traerá consigo esta tecnología.

El auge de este mercado, de hecho, ha propiciado la aparición, en los últimos años, de múltiples actores con los que compite la compañía británica. Automation Anywhare o Uipath son algunos de los jugadores de nicho más reconocidos pero también hay otros gigantes de TI que están avanzando en esta tecnología como la propia IBM u Oracle, por citar algunos ejemplos. “Nuestra diferencia respecto a otros competidores descansa en varios pilares, como son una mayor seguridad y compliance, más escalabilidad y la propia tecnología, que se basa en el concepto ‘no code’, de forma que en el desarrollo de aplicaciones no se requiere ser informático para poder ‘pintar’ un proceso”, argumentó el director general. En este sentido, García recordó cómo la compañía, que nació en 2001 y cuyo primer cliente fue la entidad financiera Barclays, fue capaz, en 2007, de “tirar todo el código que se había desarrollado, muy complejo de mantener, y desarrollar uno nuevo desde cero”.

 

Orígenes de Blue Prism

Alastair Bathgate y David Moss, expertos en automatización de procesos, son los creadores de Blue Prism, empresa que idearon con el fin de desarrollar tecnología que pudiera ser utilizada para mejorar la eficiencia y eficacia de las organizaciones. Su primera solución, Automate, nació en 2003. En la actualidad, la corporación cuenta con clientes de 70 sectores comerciales distintos y usuarios en más de 170 países

De cara al futuro, cree García Gavilán, “lo más probable es que el mercado de RPA, al que se están apuntando muchas empresas, se consolide. Seremos los jugadores más grandes, como Blue Prism, los que sobreviviremos”. La británica, de hecho, adquirió hace más de un año la empresa de software como servicio Thoughtonomy para proporcionar a la mano de obra digital capacidades añadidas de administración y despliegue en la nube.

 


Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios