Actualidad
Tecnología
Metaverso
Especial CW Metaverso 2022

El futuro de Internet tiene nombre propio: metaverso

Desciframos las estrategias de las grandes empresas tecnológicas para hacer del metaverso la realidad que se lleva anunciando con fuerza e ímpetu. Líneas maestras, retos y desafíos en clave de cuatro.

Metaverso

La historia de Internet se escribe de a poquito. El nuevo capítulo de las memorias de la web se consolida bajo el siguiente epígrafe: metaverso. Y es que no es de extrañar que su nombre resuene con fuerza dada la nueva realidad que promete, aunque, por el momento, estemos “al comienzo del camino”. Precisamente aquí, en el punto de partida, es donde confluyen las opiniones y pronósticos de cuatro grandes tecnológicas: Accenture Technology, Telefónica España, Microsoft y Meta. Desciframos, de la mano de sus representantes, las líneas maestras, retos y desafíos que el metaverso plantea sobre la mesa. El juego no ha hecho más que comenzar, analizamos qué ficha mueve cada compañía en un viaje cuya línea de meta apenas se intuye.

 

Accenture Technology

Aunque “no visualizamos una realización completa del metaverso hasta dentro de una década”, asegura Alberto García Arrieta, director general de Accenture Technology, “las empresas están empezando a caminar hacia una intersección de muchos mundos nuevos” que conjugan la realidad virtual y física. Por ello, García Arrieta nos refiere a la última edición de su informe Technology Vision, donde ponen de manifiesto cómo las empresas deben adaptarse a un nuevo entorno “muy distinto al que fueron diseñadas para operar”. Ahora, “tecnologías como la realidad extendida, el blockchain, los gemelos digitales y la computación cuántica están convergiendo para modificar nuestras experiencias”. Como consecuencia, en Accenture han identificado oportunidades que las organizaciones pueden aprovechar en torno a cuatro áreas relevantes: el ciclo de vida y experiencia del producto; la experiencia de cliente en el comercio virtual y presencia de marca; experiencia de empleado en el lugar de trabajo, bienestar y formación; y, por último, operaciones de backoffice.

 

 

Siguiendo la estela del citado informe, se ponen de relieve “seis capas que alimentan los componentes clave en la construcción del metaverso para todas las compañías: infraestructura, computación, software y plataformas, identidad digital, economía y experiencia”. De la habilidad y capacidad de las empresas para combinarlos adecuadamente nacerá la “interacción perfecta entre el mundo virtual y el real”. Así, aunque las tecnologías para lograrlo “no son nuevas, la forma en que convergen entre ellas lo es”.

 

"No visualizamos una realización completa del metaverso hasta dentro de una década" 

 

En este sentido, el director general de Accenture asegura estar trabajando en torno a dos vertientes. “El metaverso empresarial de Accenture consta de diferentes entornos virtuales –gemelos digitales de sus oficinas en Bangalore, Madrid o San Francisco donde los 699.000 profesionales puedan reunirse, colaborar y formarse”. Esto, explica García Arrieta, “está siendo una herramienta clave en la incorporación de nuevos empleados”. Por otro lado, asegura, “estamos poniendo nuestras capacidades, conocimientos y experiencia en el metaverso a disposición de las compañías a través de la creación del grupo de trabajo Accenture Metaverse Continuum”. Destaca, además, otro de los aspectos clave del metaverso, la identidad digital: “desde Accenture estamos impulsando el futuro de la gestión de datos de identidad presentados en las iniciativas Known Traveler Identity, la agencia de la ONU para los refugiados y el ID 2020 del Foro Económico Mundial”. De la misma forma, asegura “liderar la definición de estándares de la industria para el comercio interoperable” a través de iniciativas como el Foro Económico Mundial, Global Blockchain Business Council o World Wide Web Consortium (W3C). No obstante, como contrapunto, asegura que “existen desafíos que todas las empresas deben superar: desde la claridad en el caso de negocio con una estrategia de monetización en el metaverso, hasta la integración entre los mundos físico y virtual”. La clave para derribar los muros, “construir un metaverso responsable, abordando cuestiones como la confianza, la sostenibilidad, la seguridad personal, la privacidad, el acceso y el uso responsable o la diversidad”.

 

Telefónica España

Hace “mucho tiempo” que Telefónica dio el paso de adentrarse en el metaverso y formar parte de él desde su creación y desarrollo. “Hace mucho que estamos trabajando con nuestras redes, que es lo más importante que tenemos en la compañía”, para definir este nuevo mundo virtual. “Hay proyectos muy ambiciosos” alumbrados en el marco de esta nueva realidad, asegura Yaiza Rubio, chief metaverse officer de Telefónica. Entre ellos destaca “la parte de 5G o la segmentación de redes para poder llevar a cabo los casos de uso de realidad virtual que nos van a requerir otras plataformas de firmas como Meta o Microsoft”. En este sentido, infiere, “lo primero es lograr que nuestras redes sean clave para habilitar el futuro”. Y es que “tenemos que ser conscientes de hasta qué punto va –el metaverso- a llevar al límite nuestras capacidades”, por lo que no duda en reafirmar la importancia de la colaboración de empresas.

De hecho, la telco ha firmado recientemente un acuerdo de colaboración con Meta para la creación de un hub de innovación del metaverso con sede en Madrid. Todo ello con el objetivo de acelerar la preparación de la red y los dispositivos de este ecosistema. “En el laboratorio habrá personas de las dos compañías trabajando de manera conjunta”, explica Rubio. “Nosotros pondremos nuestras capacidades de red y Meta sus casos de uso y su hardware para entender los retos tecnológicos a los que nos vamos a enfrentar”. Una alianza que pone de manifiesto la comprensión de la magnitud del metaverso: “Estamos en la siguiente fase de Internet. Esto va a suponer otra forma de experimentar las experiencias que ofrece cada empresa, que se tendrá que adaptar a una realidad más inmersiva”.

 

 

Ahora mismo, según apunta Rubio, “estamos en una fase muy inicial, lo que es bueno para poder valorar la seguridad y no poner parches a los problemas”. “Pensar que un sistema va a ser seguro por defecto es un error”, explica, “nunca puedas pensar en todos los escenarios de algo que puede salir mal, al final cubres los casos más probables”. Por eso, desde Telefónica apuntan a la protección de identidades y la legislación como desafíos clave. “Nosotros trabajamos con un equipo legal que va más allá y se sitúa muy cerca del desarrollo de software para ver dónde están los límites sin perder competitividad e innovación en nuestros productos”, incide. Así, “intentamos que la propuesta legal sea parte de la propuesta de valor y que no haya barreras a considerar”. Sobre las administraciones públicas Yolanda Rubio también tiene mucho que decir: “Nuestros gobiernos también están explorando la mejor manera de regular porque no pueden poner barreras a un escenario tan obvio”. Aunque “ahora mismo está todo en construcción, no hay evidencias para decir que el metaverso puede fallar”.

 

Microsoft España

David Hurtado, innovation lead de Microsoft España, reafirma el esfuerzo de la compañía por materializar el metaverso: “Llevamos mucho tiempo trabajando en torno a esto”. En Microsoft “creemos que lo más importante para el futuro es apostar por los ecosistemas abiertos donde las identidades y el contenido fluyen fácilmente entre experiencias, independientemente de la plataforma desde la que se consume el contenido”. En la actualidad, “estamos reuniendo personas, lugares y cosas en un mundo digital”, por lo que su objetivo pasa precisamente por “potenciar el ingenio de las personas a través de la tecnología, siempre desde un enfoque reflexivo y centrado en el ser humano, diseñando innovaciones que amplían y potencian las capacidades de las personas en todos los aspectos de su vida”.

 

 

La nube de la compañía, bautizada como Microsoft Azure, proporciona “el conjunto más completo de capacidades para tender puentes entre los mundos físico y digital”. A modo de ejemplo Hurtado señala la creación de soluciones de IoT y gemelos digitales a escala, las implementaciones de gran dimensión de inteligencia artificial o su trabajo con Mesh y HoloLens en realidad mixta. Toda esta tecnología, apunta el responsable de Innovación de Microsoft en España, “nos permite integrar la computación en el mundo real y el mundo real en la computación; una nueva plataforma y un nuevo tipo de aplicación, similar a lo que ocurrió con la web y los websites en los años 90”.

 

Meta

La historia de Internet “es compleja”. Cada capítulo trae consigo “nuevas voces, nuevas ideas, pero también nuevos desafíos, riesgos y ruptura de intereses establecidos”, defiende Mark Zuckerberg, fundador de Meta. En las últimas décadas, la tecnología ha dado a las personas el poder de conectarse y expresarse de forma más natural, por lo que la “próxima plataforma”, dice refiriéndose a metaverso, “será aún más inmersiva: un Internet incorporado donde estás en la experiencia”. La cualidad definitoria del metaverso, explica Zuckerberg, será una sensación de “presencia, como si estuvieras allí con otra persona o en otro lugar”. Este es, en sus propias palabras, “el último sueño de la tecnología social”; por eso, incide, “estamos enfocados en su construcción”. Una construcción que no vendrá dada por las empresas: “Será creado por creadores y desarrolladores a través de nuevas experiencias y elementos digitales que sean interoperables y desbloqueen una economía creativa enormemente más grande que la restringida por las plataformas actuales y sus políticas”.

 

 

Su papel en este viaje consiste en “acelerar el desarrollo de las tecnologías fundamentales, las plataformas sociales y las herramientas creativas para dar vida al metaverso y entretejer estas tecnologías a través de nuestras redes sociales”. En esta línea, el creador de Meta ha llegado a creer que “la falta de opciones para los desarrolladores están sofocando la innovación y frenando la economía de Internet”. Como consecuencia, Meta asegura haber encontrado un enfoque diferente: “Queremos que nuestros servicios sean accesibles para la mayor cantidad de personas posible, lo que significa trabajar para que cuesten menos”. A este respecto fuentes de la compañía en España han asegurado que no será Facebook quien “construya, posea o dirija el metaverso por sí solo” abogando por “la colaboración con responsables políticos, expertos y socios de la industria para hacerlo realidad”. Los pilares fundamentales de su estrategia de trabajo se sustentan sobre tres puntos, construir el hardware, transformar la infraestructura y mejorar las vías de acceso.

 

"Teniendo en cuenta todo lo que ofrece el metaverso, es mucho lo que está en juego para garantizar que sus posibilidades estén abiertas a todo el mundo"

 

Teniendo en consideración todo lo que ofrece el metaverso, “es mucho lo que está en juego para garantizar que sus posibilidades estén abiertas a todo el mundo”, han asegurado las mismas fuentes. “Un metaverso inclusivo nos beneficia a todos, y estamos tomando medidas para garantizar que las cuestiones de inclusión y acceso sean una parte fundamental de nuestra forma de construir”. Y precisamente sobre esa construcción aseguran que “un metaverso inclusivo será levantado por una fuerza de trabajo diversa”, lo que implica “trabajar ahora para aumentar la diversidad de las personas que trabajan en la industria tecnológica, especialmente en áreas como la inteligencia artificial y los videojuegos”.



Contenido Patrocinado

sitio web, internet, portátil, pc TENDENCIAS

Webinar Ondemand

Otros especiales

Communications Platform for Business

Partnerzones

Be Data Ready

Webinar Commvault Metallic


Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research

Registro:

Eventos: