Tecnología | Noticias | 06 ABR 2020

IFS propone la ayuda remota como alternativa para luchar contra COVID-19

Ofrece su solución IFS Remote Assistance para garantizar el correcto funcionamiento del servicio ante las restricciones de movilidad establecidas por COVID-19.
IFS industria
Redacción

Ante un panorama incierto y excepcional que podría alargarse en el tiempo, y que está dificultando la movilidad de técnicos especialistas hacia los lugares donde son requeridos, IFS propone la ayuda remota para mantener activos los Servicios de Asistencia.

En este caso, el proveedor global de aplicaciones de gestión empresarial especializado en el sector industrial propone su solución IFS Remote Assistance como parte fundamental para garantizar el correcto funcionamiento del servicio, ante las restricciones de movilidad establecidas a nivel global por la pandemia de COVID-19; y más en un momento al que se suma la falta de profesionales por la alta demanda y el riesgo de contagio en las visitas presenciales.

Ante esta circunstancia, las soluciones de asistencia remota con Realidad Aumentada y Mixta suponen un gran avance. No en vano, permiten dar una solución a estos casos, llevando el conocimiento y la experiencia allí donde se necesita, de una forma rápida y económica.

Asistencia remota para técnicos de campo

Una herramienta aplicable para servicios a distancia complejos, como es el caso del técnico de campo, favorece la continuidad de sus labores, resolviendo cualquier posible incidencia en tiempo real. Entre los principales beneficios destacados por IFS, caben señalar los siguientes:

· Triaje de avería: el técnico puede establecer una sesión remota con el cliente para entender cuál es el problema. Esto permite indicar al cliente como solucionarlo, o establecer una visita si fuera necesario. De este modo, gracias a la sesión previa, el profesional conoce el problema y portará el material adecuado para resolverlo en una sola visita.

· Soporte técnico experto in situ: El técnico, o un ingeniero, pueden asistir in situ y en modo remoto a un profesional para resolver una avería, hacer una instalación, etc. De esta forma, por ejemplo, un ingeniero de red (eléctrica, de agua, comunicaciones…) que está en el centro de control, podrá trabajar con el capataz evaluando la situación e indicándole cómo debe realizarse.

· Inspección supervisada: el técnico de campo muestra al supervisor cómo se encuentra un equipo o instalación. Así, se evita el desplazamiento del inspector.

Asistencia remota para soporte al usuario

Además, la asistencia remota es clave para realizar servicios de soporte o de atención al usuario, donde encontramos los siguientes casos de uso:

· Soporte remoto/Triaje: un técnico puede ayudar al cliente en remoto dándole las indicaciones pertinentes, y en caso de no poder resolverlo, abrir una orden de trabajo (OT) para que un técnico de campo se desplace.

  Garantías: la solución permite realizar una inspección del problema que presenta un equipo que está en garantía sin necesidad de que el cliente envíe el equipo, o de desplazar a un técnico.

Como subraya, Gonzalo Valle Alonso, Presales Manager en IFS Ibérica, “esta tecnología también puede ser de gran utilidad en el ámbito sanitario, especialmente en estos tiempos en los que es necesario evitar el colapso y el contacto. Las consultas en remoto, la asistencia en operaciones, o su preparación previa, pueden ser claves para contribuir a cumplir el confinamiento y reducir la curva del COVID-19”.

 

 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios