Entrevista
Software
Inteligencia artificial
ENTREVISTAS
Empresa
RPA

"Hay un futuro en el que la IA podrá tomar todas las decisiones, no estamos ahí aún, nadie lo está"

Durante el evento anual de Appian en Europa, su CTO y cofundador, Michael Beckley, explicó que su solución low-code "es tanto una tecnología como una metodología" para asegurar que TI entregue buenos resultados empresariales. Además, profundizó en la nueva funcionalidad de su plataforma, el data fabric.

Michael Beckley, cofundador y CTO de Appian
Michael Beckley, cofundador y CTO de Appian.

Dicen que todos los caminos llevan a Roma, pero sin duda el más famoso de todos es el que unía a la capital con Bríndisi, el principal puerto de la República Romana: la Vía Apia o “la reina de todos los caminos”. Cuando en 1999, Michael Beckley, Robert Kramer, Marc Wilson y Matthew Calkins pensaban en un nombre para su nueva empresa de software, querían uno que trascendiera a las tecnologías y a las épocas y se les vino a la cabeza esta importante calzada del año 312 a.C. Así nació Appian

Muy a pesar de los fundadores, ‘frikis’ de la Historia -en palabras de Beckley-, hoy el nombre de la marca se asocia a los conceptos de app o IA (inteligencia artificial). Aunque mucho de eso hay en Appian, una plataforma de low-code que hoy integra en una única solución funcionalidades de inteligencia artificial, automatización robótica de procesos (RPA), minería de procesos (o process mining) y, la última novedad anunciada esta semana durante su evento Appian Europe en Londres, data fabric.

En entrevista con ComputerWorld, Michael Beckley, fundador y CTO de Appian, profundiza sobre los cambios que ha experimentado el desarrollo de software en los últimos años, las industrias que se han sumado al carro del low-code y las nuevas tecnologías que están haciendo más sencilla la creación de aplicaciones y soluciones de software empresarial.

 

"Appian es tanto una tecnología como una metodología que permite asegurar que el área de TI está entregando resultados empresariales"

 

 

En los últimos meses, las tecnológicas han estado experimentando uno de los peores momentos económicos de los últimos tiempos. ¿Cómo está afectando este contexto a Appian y cómo planean superar esta incertidumbre?

No somos una compañía tecnológica tan grande, entonces nos impacta menos. No nos hemos sobreexpandido a un montón de negocios, como el metaverso, que no van a dar retornos por muchos años. Por el contrario, nos recuerda que es importante estar enfocados y ser eficientes, en nuestra fortaleza en los mercados de los servicios financieros y de seguros y en el sector público, especialmente en las agencias gubernamentales que regulan a la banca y las aseguradoras. Ahí es donde Appian es reconocida, donde Appian es exitosa, y creo que aún hay mucho espacio para crecer y mucha demanda en esas industrias, incluso en la recesión. Creo que Appian está razonablemente bien posicionada para que le vaya bien, incluso en momentos malos, y hemos sido reflexivos sobre dónde vamos a invertir en estos momentos, como lo hemos hecho siempre. Appian ha existido por 23 años, esta no es nuestra primera recesión. Vemos esto como una oportunidad para tomar ventaja. Otras compañías tech se están encogiendo y tienen dificultades, Appian es generalmente capaz de aprovechar este momento para reintroducirse en el mundo por lo que somos buenos y lo que nos hace diferentes.

 

¿Por qué el foco en las administraciones públicas y la banca?

Appian tiene una larga historia de trabajar con el gobierno y la administración pública. Eso llegó un poco por accidente hace 23 años. Cuando comenzamos este negocio en Washington DC éramos una startup tecnológica y pensábamos en trabajar con grandes empresas. Pero había una recesión en ese entonces, y mientras a las tecnológicas no les estaba yendo muy bien y las empresas estaban reduciendo costes, a nosotros nos fue muy bien porque, por necesidad, fuimos al Gobierno Federal de Estados Unidos y ganamos contratos enormes, incluso como la empresa pequeña que éramos. Ahí aprendimos a escribir software seguro de uso industrial a escala, porque eso era lo que requería la administración pública. Y cuando la recesión terminó, pudimos presentar esa tecnología a otras compañías que necesitaban seguridad de alto nivel y mucha escalabilidad, y eso tendían a ser empresas de servicios financieros. Ellas eran las que respondían bien a la tecnología que habíamos desarrollado para el gobierno. 

Otros sectores están cada vez más interesados en Appian, precisamente porque se están encontrando con los mismos tipos de procesos complejos y desafíos regulatorios a medida que van creciendo. La sanidad, las ciencias de la vida y las farmacéuticas son el mejor ejemplo de ello. En fabricación pasa lo mismo, tenemos a Jaguar y Land Rover en el escenario, que hablan sobre cómo han automatizado sus cadenas de suministro con Appian. 

 

"Aún hay mucho espacio para crecer y mucha demanda en esas industrias (banca, seguros y administración pública), incluso en la recesión"

 

 

¿En qué nuevas tecnologías o funcionalidades están invirtiendo?

En algunas de estas industrias en las que somos nuevos, como en fabricación, sanidad o retail, generalmente tienes equipos de IT más pequeños y sistemas más antiguos con los cuales trabajar y, por ende, no puedes contar con que tengan APIs modernos que hagan fácil componer nuevas aplicaciones. Es importante proveer nueva tecnología para trabajar con ecosistemas legacy o menos maduros y la habilidad de hacer más con equipos más pequeños.

Tener nuestra propia tecnología RPA con el equipo que tenemos en Sevilla nos permite integrarnos fácilmente con esos sistemas que no tienen APIs. Creemos que es una parte importante para expandir los lugares en los que puedes usar Appian y asegurarnos de que no es por falta de datos que no puedes construir una nueva aplicación. 

 

Durante el evento presentaron su nueva funcionalidad, el data fabric. ¿De qué se trata?

El data fabric es inmediatamente útil para los clientes actuales de Appian, al hacer sus sistemas más rápidos, fiables y poderosos, dándoles toda la información que necesitan para tomar una mejor decisión. Creo que para los bancos y las aseguradoras en particular es increíblemente útil porque puedes combinar tus métricas de crecimiento de clientes con tus métricas de compliance en un solo tablero de mando y hacerlo de forma muy fácil y fiable. 

En el pasado, las integraciones eran posibles pero no unificaban la información, podías tener los datos de crecimiento de clientes y los de compliance, pero no podías unir esos datos para saber cuáles son tus segmentos de clientes más rentables o los más riesgosos. Ahora Appian hace eso automáticamente. Las integraciones también son a veces poco fiables, las conexiones de red se caen, los sistemas dejan de estar disponibles o no funcionan bien porque no están diseñados para soportar nuevas aplicaciones. El data fabric te protege de esos problemas, te permite obtener un buen desempeño a pesar de no ser dueño de la base de datos que viene del end point

 

"Es importante proveer nueva tecnología para trabajar con ecosistemas legacy y la habilidad de hacer más con equipos más pequeños"

 

 

¿Cuál será el futuro de la inteligencia artificial en una plataforma como la suya?

La IA se utiliza de dos formas importantes. La primera es que la usamos para ayudar a construir aplicaciones de más calidad y más fiables. Entonces la plataforma te da sugerencias en base a lo que sabemos que funciona y lo que no funciona. Te damos sugerencias sobre qué datos deberías conectar, te damos esa ayuda para hacer una aplicación mejor. Y esa es la sabiduría de la multitud, todos los que han construido una aplicación en Appian, Appian está aprendiendo sobre lo que funciona y lo que no. Y tenemos un sistema de comprobación, que te dirá si estás haciendo diseños que no son eficientes. Cuando el sistema se ejecuta en tiempo real, estamos observando eso, y estamos optimizando dónde ponemos las cargas de trabajo para mantener la nube funcionando sin problemas. También tenemos interruptores inteligentes, por si algo imprevisto sucede. Así, por ejemplo, una consulta ha funcionado bien durante semanas, pero hoy se extrae un terabyte de datos por accidente, algo ha cambiado en el sistema y lo que debería haber sido 1K se convierte en 1 terabyte y va a sobrecargar el sistema. El interruptor se activará y lo rechazará. Eso requiere aprendizaje automático para saber qué es bueno y qué es malo. Y así, ese es el tipo de inteligencia y aprendizaje automático que ayuda al sistema a mantenerse saludable. 

También está la experiencia de usuario, qué podemos proveer en términos de características. Hemos sido muy cuidadosos en cómo introducimos capacidades de IA. Nos hemos enfocado en las cosas que hagan más fácil para las personas hacer sus trabajos y tomar mejores decisiones, a diferencia de reemplazar la toma de decisiones humana con la inteligencia artificial. Incluimos intelligent document processing (IDP), no decisiones inteligentes. Las decisiones inteligentes las toma el humano, porque el IDP puede leer todos esos documentos y asegurarse de que se categorice, estructure e inserte correctamente en el data fabric y en la interfaz. Así, si tomo una decisión sobre si recomiendo o no que Molly obtenga la aprobación del seguro de su moto y cuánto le cobramos, nos estamos basando en la información correcta. Y hoy en día esas decisiones suelen tomarse con información incompleta. Una IA es una forma estupenda de asegurarse de que todos esos documentos se leen adecuadamente y están a disposición de un humano. Pero aún no estamos en el punto en el que confiamos en las máquinas para que tomen todas las decisiones sobre quién recibe qué en la sociedad y qué persona recibe un tratamiento médico o un diagnóstico. Los intentos de otras empresas han conducido casi todos a grandes errores, por lo que nos centramos en los usos obvios y no controvertidos de la IA para eliminar la tediosa introducción manual de datos y aprobar la calidad de los mismos. Hay un futuro en el que la IA podrá tomar todas las decisiones, no estamos ahí aún, nadie lo está.

 

¿Crees que las plataformas low-code como la de Appian son una respuesta inmediata para las empresas que tienen problemas para encontrar talento especializado?

El low-code es una respuesta, porque requiere menos talento especializado para hacer grandes cosas. Pero aún tienes que tener una necesidad claramente definida, tienes que tener objetivos claros. Los proyectos de TI son mejores cuando están enfocados en resolver un proceso empresarial concreto y son capaces de medir sus objetivos. Por eso integramos process mining y métricas de procesos, porque no queremos repetir los errores del pasado, donde TI construía nuevos sistemas, pero sin ser responsables de los resultados de negocio. Creo que eso es algo importante, saber por qué estás construyendo una aplicación antes de construirla y Appian es tanto una tecnología como una metodología, para asegurarse de que el TI está entregando resultados empresariales.

 

“Esto no es una demanda, es un veredicto final”

 

El cofundador y director de Socios de Appian, Marc Wilson, se refirió durante el evento a la batalla legal que enfrenta a la empresa con su competidor, Pegasystems, y al veredicto del Tribunal de Circuito del Condado de Fairfax en Virginia, que falló en mayo de este año en favor de Appian y resolvió que Pegasystems violó la Ley de Delitos Informáticos de este estado y se apropió de secretos comerciales de manera “intencional y maliciosa”, obligándola a pagar una compensación de 2.036 millones de dólares. 

Ante los rumores de que Pegasystems se refiere al trámite como una “simple” demanda, Wilson expresó que “nuestra visión es que esto no es una demanda, es un veredicto final que ha entrado a un proceso de apelaciones”.

Además, el director de Socios de Appian aseguró que “he viajado a muchos lugares en los últimos meses, reuniéndome con partners y clientes, y hay una visión generalizada de que Pega es un proveedor tóxico. Vemos a sus clientes mostrando nerviosismo sobre el estado del veredicto y en muchos casos hemos escuchado de ejemplos donde han cesado su trabajo con Pega hasta saber más sobre el tema o, en algunos casos, donde han decidido seguir adelante con otro proveedor”.

Wilson aclara que Pegasystems tiene hasta febrero de 2023 para apelar el veredicto y que Appian tendrá dos o tres meses para responder a estos alegatos, por lo que espera que el Tribunal de Apelaciones de Virginia no opine sobre esta materia hasta 2024.

 



Especial Sanidad

Communications Platform for Business

Acelera tu Transformación Digital

Be Data Ready

Metallic

Partnerzones



Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research

Registro:

Eventos: