Reportaje
Especial Repaso CW 2023

Punto y final a un 2023 con tintes históricos para la industria tecnológica

El sector tecnológico hace balance tras un año marcado por los despidos, el despegue de la inteligencia artificial y el acercamiento de las TI al negocio. Así se han sucedido los últimos 365 días.

especial 2023

La entrada de un nuevo año, a menudo, dibuja una oportunidad en el horizonte, manifiesta el deseo de un mañana mejor y recoge una retahíla de propósitos que aspiran prácticamente a la conquista. A pesar de que el 2023 comenzó con un escenario incierto para la industria tecnológica marcado por un fuerte recorte de la fuerza laboral en las principales compañías del sector, a medida que las hojas del calendario caían, la esperanza inicial propia del mes de enero volvía a recobrarse. La llama se reavivó, en gran parte, gracias al avance irrefrenable de la inteligencia artificial (IA), su acogida y popularización. ChatGPT fue la antesala de lo que estaba por venir, un año con tintes históricos. “Estamos siendo partícipes de un contexto revolucionario donde imperan soluciones que contribuyen a impulsar la productividad de las organizaciones y el bienestar social”, avanzaba Carmen González Gens, vicepresidenta de Huawei España.

Según datos del Banco Mundial, en la actualidad, la economía digital aporta más del 15% del producto interior bruto (PIB) global. En la última década, explica Norberto Mateos, director general de Intel para Iberia, “ha crecido dos veces y media más rápido que el PIB mundial físico”. A su parecer, el papel de la informática ha experimentado un cambio “fundamental” impactando en todas las esferas de la economía y en la propia existencia humana. “[La informática] se está expandiendo hacia una nueva era en la que los sistemas impulsados por la IA están imbuidos de autonomía y acción y se convertirán en parte de nuestro entorno ambiental”. Tomando esto como punto de partida, Ángeles Delgado, presidenta de Fujitsu España, pone de relieve como el 2023 ha supuesto “un avance importante en la percepción de la capacidad de las tecnologías predominantes para contribuir de forma fundamental a aportar soluciones a los retos económicos, sociales y medioambientales”.

Con sus más y sus menos, insiste Luis Abad, consejero delegado de Capgemini España, “el balance de la industria tecnológica en 2023 es claramente positivo a pesar de que el entorno se mantiene incierto”. Este año, por ejemplo, advierte Andreu Vilamitjana, director general de Cisco España, “se han consolidado múltiples proyectos de digitalización para grandes empresas, pymes y administraciones españolas en cuatro áreas fundamentales: la implementación de herramientas de colaboración seguras para la fuerza de trabajo híbrida; ofrecer la mejor experiencia de usuario a empleados y clientes; impulsar la innovación en el mundo multicloud adoptando XaaS; se han gestionado las iniciativas corporativas internas y resuelto algunos de los principales problemas sociales y medioambientales mediante la tecnología”.

Esto evidencia para María Antonia Rodríguez, directora general de Dell España, que “nuestra industria se encuentra en una posición privilegiada, ya que en la actualidad cualquier tipo de actividad tiene base tecnológica”; sin embargo, recuerda, para mantenerse en primera línea de fuego es clave la innovación. “Para convertir las ideas en realidades es necesario crear una cultura de la innovación que conjugue personas, procesos y tecnología”. El cambio es hoy “una constante”, prosigue Iván González, director de Marketing, Comunicación y Sostenibilidad de Seidor, “pero se sucede a un ritmo muy superior a cualquier período anterior. Especialmente en un sector tan dinámico como el tecnológico, debemos asumir el desafío de gestionar esta complejidad, liderando la innovación y siendo muy ágiles en la incorporación y desarrollo de nuevas tecnologías”.

He aquí una radiografía en clave tecnológica de lo que ha sido el 2023; así se han sucedido los últimos 365 días según las principales voces de la industria.

 

El papel estelar de la IA

Incontestable. Innegable. Irrebatible. La IA ha encarnado un indiscutible papel protagonista; sin comerlo ni beberlo se ha alzado como un icono pop, ha saltado a la primera plana política, económica, social y mediática y se ha consolidado como uno de los términos más repetidos del abecé técnico y también popular. Con ella, comenta Jordi Roca, managing director de Technology en Accenture para España y Portugal, “se ha abierto un nuevo universo que condicionará la industria tecnológica los próximos años. Ha sido el plato estrella del 2023”. Los últimos doce meses, continúa Isaac Hernández, country manager de Google Cloud para España y Portugal, nos han mostrado “la punta del iceberg”, “la IA generativa marcará el inicio de una nueva era: la de la transformación de la propia tecnología”.

De hecho, el futuro se empieza a reescribir ya. “El siguiente capítulo de la IA empieza ahora y estará coprotagonizado por la supercomputación”, revela Alfredo Yépez, presidente y consejero delegado de HPE España. Para Sam Richardson, Customer Engagement consultant en Twilio, 2023 ha sido un año de reinvención tecnológica marcado por el conocimiento a gran escala de la IA. A lo largo de este año, las empresas se han dado cuenta de la capacidad de esta tecnología para contribuir a todos los niveles de negocio y están estudiando cómo implantarla más ampliamente”. En Microsoft España, asevera Alberto Granados, presidente de la filial, “hemos observado que ya está en la mente de los CEO y de los consejos de dirección de las empresas; y es que tiene el potencial de contribuir sustancialmente al crecimiento económico y a lograr un mundo más seguro, sostenible e inclusivo”.

 

 

Las oportunidades que brinda la tecnología, tal y como se ha empezado a evidenciar, son innumerables. Según apunta Enrique Polo de Lara, vicepresidente senior y country manager de Salesforce España, “la IA generativa es y será más revolucionaria que cualquier otra innovación tecnológica anterior”. Lo avalan las cifras, apostilla. “Según estudios realizados por Salesforce, el 86% de los líderes de TI cree que la IA generativa tendrá un papel destacado en su organización en el futuro próximo; y es que se convertirá en la nueva interfaz de usuario para las empresas”.

En la actualidad, son muchas las organizaciones que han decidido explorar el terreno de la IA generativa. No solo han dado los primeros pasos en el uso de la tecnología, sino que han impulsado proyectos e iniciativas propias. De hecho, según datos de IDC, el gasto en IA alcanzará este 2023 los 33.200 millones de euros en el Viejo Continente. Sin embargo, a punto de concluir el año y habiendo tenido tiempo para experimentar, “las empresas son ahora más selectivas a la hora de emprender estos proyectos y no se lanzan hasta que no tienen claros los beneficios que van a obtener”, asegura Félix Monedero, director general de SAP España.

 

Un viaje con destino a la nube

Durante el último año, la nube ha seguido cosechando su habitual protagonismo. “La tecnología en la nube ha continuado su posicionamiento como una herramienta clave para ayudar a los clientes a navegar en este mundo cambiante. De hecho, su adopción sigue creciendo”, advierte Suzana Curic, responsable de Grandes Cuentas en AWS Iberia. Un dato en sintonía con el aportado por la consultora de análisis e investigación Gartner: “La nube se convertirá en una necesidad empresarial con vistas a 2028”.

En 2023, reconoce Albert Triola, director general de Oracle España, hemos asistido al “avance de las infraestructuras de nubes distribuidas”. A su entender, en los últimos años ha quedado claro que el cloud computing “va más allá de la ubicación geográfica y que, en su avance, se necesitan replantear tanto los modelos de despliegue como de consumo y operación, adaptándolos a las necesidades de cada cliente”. Las nubes de segunda generación, sostiene, satisfacen esta necesidad con opciones de despliegue ajustadas a cada caso. Hoy en día se trata de “acercar los servicios cloud allá donde los necesita cada negocio, lo que facilita la adopción de entornos híbridos y multicloud”.

Asimismo, en la migración de cargas de trabajo y datos a la nube han surgido nuevos retos de operación y normativos, muy ligados a la seguridad y privacidad de los datos, que los proveedores tecnológicos han tenido que abordar para garantizar el cumplimiento.

 

 

Ciberseguridad, piedra angular del negocio

La ciberseguridad se ha convertido en un imperativo de negocio. Especialmente si se considera que una de cada dos empresas genera más del 40% de ingresos con productos y servicios digitales, según datos de IDC. Además, avanza David Soto, presidente de Kyndryl para España y Portugal, ha sido la propia “explosión tecnológica” la que ha contribuido a que la ciberseguridad tenga una importancia “crítica”, ya que las amenazas cibernéticas se multiplican. En este sentido, la protección de datos y la privacidad se han vuelto “esenciales, impulsando un enfoque proactivo en la prevención de brechas de seguridad”. Para Hassan Kalantari, CEO de Uniway, este 2023 ha aterrizado la ciberseguridad en las organizaciones que han pasado de un enfoque “de producto”, a una concepción de “valor añadido”.

 

 

Por su parte, Mario Silva, director de Estrategia y Transformación de Negocio de Telefónica Tech, tampoco ha dejado pasar la oportunidad de ensalzar el posicionamiento de la ciberseguridad entre las grandes prioridades de las compañías dado el “impacto reputacional y de negocio que están teniendo los diferentes ciberataques y brechas de seguridad que se han producido y publicado en los últimos meses". En la actualidad, “los servicios de ciberseguridad ya no aparecen como servicios aislados, sino totalmente embebidos en los procesos de negocio”. Por ejemplo, insiste, “ya hablamos de OT security para asegurar procesos productivos cibersecurizados de extremo a extremo en sectores como la Industria 4.0 o de IT”.

 

En definitiva, concluye  Julia Velasco, directora de Red de Vodafone España, durante el 2023 se han continuado “sentando las bases para avanzar en innovación y en sectores cruciales para el futuro de las sociedades”. Se ha intentado siempre, además, hacerlo con la mira puesta en la sostenibilidad con el propósito de “ser más eficientes tanto en el desarrollo de procesos, infraestructuras, soluciones y servicios, como en la propia aplicación de estos”.



Contenido Patrocinado

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

 



Registro:

Eventos: