Acuerdos
Legislación
Inversión
Inteligencia artificial
IA
Microsoft
IA generativa
ChatGPT

La relación entre Microsoft y OpenAI, bajo la lupa de los reguladores de competencia

Tanto la CMA en el Reino Unido como la FTC en Estados Unidos han dado los primeros pasos para investigar si la inversión del gigante tecnológico en la firma de Sam Altman perjudica la competencia en el sector.

lupa

Los problemas no terminan para OpenAI. Después de la crisis de hace unas semanas que resultó en el despido y rápida readmisión posterior de su fundador, Sam Altman, la empresa detrás de ChatGPT está bajo la lupa de organismos reguladores de competencia en el Reino Unido y Estados Unidos por su relación con Microsoft, que a principios de año invirtió 10.000 millones de dólares en la compañía y, tras el motín, mostró los fuertes lazos que mantienen.

Este viernes, la Autoridad de Competencia y Mercados del Reino Unido (CMA, por sus siglas en inglés), anunció que activará una “invitación a hacer comentarios”, el paso previo del organismo para abrir formalmente una investigación en torno a la relación entre Microsoft y OpenAI y su impacto en la competencia del sector. En esta fase, la CMA recibirá las opiniones y aportaciones de las diferentes partes interesadas, con lo que analizará si hay suficientes argumentos como para analizar el tema en profundidad.

La relación entre Microsoft y OpenAI se reforzó a principios de este año, cuando la tecnológica invirtió 10.000 millones de dólares en la compañía de Altman y se transformó en su principal accionista, con un 49% de participación. El acuerdo consideraba que OpenAI tendría acceso a la potencia computacional de Microsoft, y ésta, a cambio, podría usar la tecnología de la empresa de IA en sus productos. 

Sin embargo, fueron los recientes sucesos en la estructura interna de OpenAI los que llamaron la atención de la CMA. Tras ser despedido de su propia empresa, Sam Altman fue inmediatamente contratado por Microsoft para liderar su división de IA y, una vez reintegrado como CEO, el empresario incluyó a Microsoft en su consejo de administración como observador sin derecho a voto.

Así, el primer paso será determinar si la CMA tiene jurisdicción para revisar este acuerdo, ya que no se trata de una fusión propiamente tal. “La CMA examinará si la asociación ha dado lugar a una adquisición de control -es decir, cuando da lugar a que una parte tenga influencia material, control de facto o más del 50% de los derechos de voto sobre otra entidad- o a un cambio en la naturaleza del control de una entidad sobre otra”, apuntó en un comunicado.

El organismo insistió en que “un reciente informe de la CMA sobre el rápidamente cambiante mercado de los modelos de lenguaje resaltó tanto los riesgos como las oportunidades para la competencia y la protección de los consumidores. Una parte crítica de esa protección se basa en la necesidad de una competencia sostenida entre los desarrolladores de la IA que ayudará a impulsar la innovación, el crecimiento y prácticas responsables en el sector, así como una efectiva y positiva competencia en la implementación de esta tecnología en un variado rango de actividades”.

Con ello, la CMA pone foco en el riesgo que supone para el mercado que las capacidades para generar modelos de IA queden en manos de unas pocas empresas, con las consecuentes subidas de precio y reducción del poder de elección de los consumidores.

El acuerdo de Microsoft y OpenAI también ha llamado la atención del regulador estadounidense. La Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos (FTC, por sus siglas en inglés) también ha anunciado una investigación preliminar en torno a la alianza, por su posible infracción a las leyes antimonopolio.

Respecto a las investigaciones, Brad Smith, presidente de Microsoft, señaló en X que “lo único que ha cambiado es que Microsoft tendrá ahora un observador sin derecho a voto en el consejo de OpenAI”, lo que “es muy diferente de una adquisición como la compra de DeepMind por parte de Google en el Reino Unido”. No obstante, agregó que “colaboraremos estrechamente con la CMA para ofrecer toda la información que necesite”.

Por su parte, OpenAI publicó en un comunicado que su acuerdo con Microsoft les permite “continuar nuestra investigación y desarrollar herramientas de IA seguras y beneficiosas para todos, sin dejar de ser independientes y operar de manera competitiva. Su observador en la junta sin derecho a voto no les proporciona autoridad de gobierno ni control sobre las operaciones de OpenAI”.



Contenido Patrocinado

Webinars

 
Cobertura de nuestros encuentros
 
 
 
 
Lee aquí nuestra revista de canal

DealerWorld Digital

 

 



Forma parte de nuestra comunidad

 

¿Te interesan nuestras conferencias?