Reportaje
Startups
Emprendedores
Especial Tendencias 2023 CW

El vaso medio lleno: el sector 'startupero' español proyecta un 2023 incierto pero lleno de oportunidades

Distintos actores del ecosistema emprendedor e innovador español anticipan lo que será este año para el sector, uno que cuenta con ventaja porque está acostumbrado a navegar la tormenta.

faro tormenta
Foto de Josh Hild (Unsplash).

En toda crisis hay perdedores y ganadores. Este 2022 finalizó con un claro perdedor: las empresas tecnológicas. A partir de la segunda mitad del año ya se notaba que este sería el ‘annus horribilis’ de las big tech, así como el 2002 -hace exactamente dos décadas- las puntocom se precipitaban hacia el fin de su propia burbuja. Pero ni las puntocom desaparecieron ni tampoco lo harán las grandes tecnológicas. Dependemos tanto de sus servicios y productos que no sería posible imaginarnos un futuro cercano sin ellas. Sin embargo, la fiebre del oro está finalmente curada y hoy hay un reajuste del mercado, donde las expectativas de los inversores para las empresas tecnológicas se está equiparando con las de las compañías tradicionales. Quienes sepan aprovechar esta oportunidad, serán los ganadores de esta crisis, y todo apunta a que serán las empresas emergentes, las startups. De las cenizas renace el ave fénix.

No sería la primera vez. Airbnb, Uber, Whatsapp, Instagram y Spotify nacieron después de la crisis económica de 2008, instaurando nuevos e innovadores modelos de negocio que llegaron para revolucionar sus respectivas industrias. Sus fundadores vieron la oportunidad y la tomaron. Pero no todas lo logran. El descenso de las inversiones en estos periodos hacen muy difícil la subsistencia de compañías emergentes y una buena gestión empresarial se hace indispensable para poder navegar la tormenta. 

 

"En momentos de ralentización económica es cuando nacen las mayores oportunidades y las startups van a seguir siendo un sector de innovación y crecimiento en nuestro país"

 

Jorge Poyatos, cofundador y co-CEO de Seedtag

 

“En momentos de ralentización económica es cuando nacen las mayores oportunidades y las startups van a seguir siendo un sector de innovación y crecimiento en nuestro país. En el futuro, vamos a ver nuevas tecnologías que harán crecer el sector de las startups”, sostiene Jorge Poyatos, co-CEO y cofundador de la startup Seedtag, que el año pasado logró la mayor captación de capital en una ronda de financiación, donde recaudó 250 millones de euros. 

No obstante, los casos de Seedtag, Paack o Fever fueron la excepción. La inversión en startups en 2022 disminuyó un 20,5% según datos recopilados por el Observatorio de Startups de la Fundación Innovación Bankinter. Alberto Gómez, managing partner de Adara Ventures y presidente del Comité de Venture Capital de SpainCap, cree que esta tendencia a la baja seguirá en 2023, aunque no a un nivel catastrófico.

“Esto es una cosa que lleva un momentum. El año 2022 se beneficia de que en la primera mitad del año se han cerrado operaciones que ya venían de 2021. En cambio el 2023 no arranca con ese momentum del 2022. Todavía hay mucha cautela, todavía el mercado público va a estar muy volátil, aunque se confirmen estas esperanzas de que a lo mejor la inflación no está subiendo tan aceleradamente como antes, que a lo mejor los tipos de interés no siguen subiendo al mismo ritmo, pero seguirán subiendo y seguirán altos”, explica, y puntualiza que “el 2023 todavía es un año de ajuste. Yo creo que tendremos que prepararnos para otro posible descenso. No creo que sea un tema de un colapso, porque hay empresas, hay dinero, hay fondos y hay muchas buenas oportunidades”.

 

"Tendremos que prepararnos para otro posible descenso. No creo que sea un tema de un colapso, porque hay dinero y hay muchas buenas oportunidades”

 

Alberto Gómez, managing partner de Adara Ventures y presidente del Comité de VC de SpainCap

 

María Benjumea, fundadora de South Summit, concuerda. “La inversión en el año 2022 ha sido de casi 3.400 millones. Es verdad que se ha reducido, pero es que seguimos multiplicando por más de tres la inversión del año 2020”, detalla. “Los meses de antes de verano, inclusive después de verano, estábamos todos preocupadísimos y creíamos que íbamos abocados a una crisis inminente muy profunda, sin embargo, el año ha terminado bastante bien, las cosas están más relajadas”. Aún existe incertidumbre, pero para Benjumea lo importante es que “la evolución del ecosistema es muy positiva, esto no tiene vuelta atrás”.

 

Una flamante ley

Pocos días antes de que terminara el año, el sector emprendedor veía hacerse realidad uno de los hitos más esperados de 2022: la entrada en vigor de la nueva Ley de Startups que establece una serie de ventajas fiscales para las empresas innovadoras emergentes. “En España contamos con unos emprendedores de primera categoría. Ahora, también, contamos con las herramientas que necesitábamos gracias a la Ley de Startups. Si seguimos aunando esfuerzos como venimos haciendo estos últimos años, en 2023 podemos coger velocidad en la construcción de la España Nación Emprendedora y avanzar mucho más rápido de lo que nunca imaginamos. Tenemos ante nosotros una oportunidad histórica y estoy seguro de que vamos a saber aprovecharla”, manifiesta Francisco Polo, Alto Comisionado para España Nación Emprendedora. 

 

"En España contamos con unos emprendedores de primera categoría. Ahora también contamos con las herramientas que necesitábamos gracias a la Ley de Startups"

 

Francisco Polo, Alto Comisionado para España Nación Emprendedora

 

La acción decidida del Gobierno está haciendo que España sortee mejor que nuestros vecinos europeos el contexto de incertidumbre internacional. Seguimos creciendo y generando empleo, con la tasa de paro más baja desde 2007, y nuestra inflación es la más baja de la eurozona. Esto no solo es bueno para los ciudadanos, también hace que nuestras empresas y startups sean más competitivas”, añade.

Benjumea concuerda en que la Ley de Startups llega en un momento necesario para la industria, que se suma al nuevo capital que se está articulando desde a nivel estatal, como el fondo Next Tech, parte del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, que movilizará más de 4.000 millones de euros en colaboración público privada. “Esto es una inyección al capital español muy importante”, asegura. 

 

Las crisis, hervideros de emprendedores

Ya es casi una afirmación indiscutida que los emprendedores florecen en época de crisis. “La crisis es cambio y en este momento estamos viviendo crisis que son transformación de la forma de hacer las cosas, son momentos de desconcierto, en los que se ven un montón de oportunidades”, dice Benjumea, quien, de hecho, fundó el South Summit en 2012, cuando los coletazos del colapso financiero de 2008 estaban azotando con fuerza a España. 

La fuerte ola de despidos en las grandes tecnológicas -que solo en enero ya han cobrado más 55.000 empleos y se suman a los casi 160.000 en 2022- ha sido vista como una señal del mal momento que viven las big tech. Sin embargo, el enorme déficit de perfiles TI que había en el sector sirvió como colchón para que muchos de ellos aterrizaran rápidamente en otras empresas sin largos períodos de paro. Asimismo, la apertura de este tan deseado pool de talento les ha abierto las puertas a las startups para contratar los trabajadores que necesitaban y, al mismo tiempo, a los mismos ex empleados de emprender en proyectos tecnológicos gracias a su ganada experiencia en el sector. 

 

"Las startups son muy atractivas para estos perfiles que salen de las tecnológicas"

 

María Benjumea, fundadora del South Summit

 

“Una startup es una empresa emergente que está en fase de crecimiento y requiere de un talento muy cualificado, porque el equipo es la clave del éxito de una compañía, y ahora con esta figura del stock option (de la Ley de Startups), donde puedes primar a tu equipo, puedes hacer que estas startups claramente tengan mucha más garantía de éxito, porque además son muy atractivas para estos perfiles que salen de las tecnológicas”, explica la fundadora del South Summit.  

 

Entonces, ¿qué veremos en 2023?

“El 2022 ha sido un año duro para las empresas enfocadas en growth a cualquier precio. El acceso a capital es mucho más difícil y la subida de tipos de interés hace que empresas que generan cash y son eficientes están en mejor posición que las que necesitan inversiones externas para financiar su crecimiento”, asegura el CEO de Seedtag.

Lo mismo opina el cofundador y CEO de Fever, Ignacio Bachiller: “Si bien es cierto que vienen tiempos complejos, las empresas con un modelo de negocio rentable que estén tratando un mercado grande, con caminos claros hacia ser líderes globales, seguirán teniendo éxito”.

 

"Las empresas con un modelo de negocio rentable que estén tratando un mercado grande seguirán teniendo éxito"

 

Ignacio Bachiller, cofundador y CEO de Fever

 

El managing partner de Adara Ventures concuerda y añade que “algunas de las cosas en España y Europa que pueden tener sentido tienen que ver con lo que es la transición hacia energías limpias, la sustitución de combustibles fósiles por energías limpias, y la digitalización del sector público, que es una cosa que ahora está recibiendo mucha inversión”.

En cuanto a los futuros unicornios que se podrían sumar a la lista de los 11 que tiene España actualmente (Glovo salió de ella cuando fue adquirida por Delivery Hero), Benjumea destaca a Wallapop y Typeform, aunque hay otras varias que se encuentran en la cola esperando y trabajando para serlo, como Seedtag, Paack, Tradeinn, UserZoom, Lingokids o Capchase.

No existe una bola de cristal que permita ver el futuro y los expertos son los primeros en advertir cautela en cuanto a las proyecciones para el año. Sin embargo, en lo que seguro será un 2023 incierto, las startups y los emprendedores tienen la agilidad y la flexibilidad necesarias para salir airosas de la tormenta.



TE PUEDE INTERESAR...

Contenido Patrocinado

Partnerzones

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

 



Servicios que marcan la diferencia

Registro:

Eventos: