Tendencias
Telecomunicaciones
Nube
Conectividad
IA generativa

Autenticación, conexión satelital, IA generativa y nube: las predicciones tecnológicas de Deloitte para 2024

A sólo dos semanas desde el inicio de año, la consultora ya vislumbra cambios en las formas de consumo de la tecnología y nuevas oportunidades de mercado para proveedores, fabricantes y telcos.

Predicciones Deloitte
Presentación de las Predicciones TMT de Deloitte.

Nuevo año, nuevas proyecciones. Con el inicio del nuevo ejercicio, la firma de servicios profesionales Deloitte ha elaborado una lista de predicciones para 2024 para los sectores de tecnología, medios y telecomunicaciones (TMT) que ya apuntan a nuevas formas de consumo de la tecnología y a cambios en el mercado que presentarán nuevos desafíos y oportunidades para las empresas, proveedores y fabricantes.

Javier González Piñal, socio de Monitor Deloitte del sector TMT, fue el encargado de abrir el debate con una primera predicción en el ámbito de las telecomunicaciones, relacionada con las nuevas funcionalidades que están transformando el uso de los smartphones. Desde sus inicios, los teléfonos inteligentes comenzaron a sumar funciones más allá de las llamadas y mensajes de texto y se convirtieron en una verdadera ‘caja negra’ donde podemos encontrar prácticamente cualquier tipo de aplicación. En los últimos años, González Piñal destaca una nueva funcionalidad que va en ascenso: la autenticación, tanto para las aplicaciones digitales como para medios físicos, como casas, coches y oficinas. 

Con más de 5.000 millones de smartphones existiendo a nivel mundial, la función de autenticación en estos dispositivos cuenta con diversas ventajas, como que “harán los procesos del día a día mucho más fáciles y eficientes y generará un significativo ahorro en costes, porque otros medios de acceso, como las llaves físicas, verán una reducción”.

Según Deloitte, sólo en 2023 se enviaron 1.300 millones de mensajes de autenticación que generaron 26.000 millones de ingresos de tráfico de red, una cifra que se multiplicará por cinco o seis en 2024. “Es el comienzo de un proceso que continuará su marcha, estos dispositivos se integrarán en los procesos de cualquier institución”, señaló González Piñal.

Esto, agregó, trae nuevas oportunidades de monetización para las telcos, como la iniciativa OpenGateway, que lleva a cabo la asociación internacional de operadores GSMA, para apificar las redes de telecomunicaciones. De hecho, Telefónica trabaja conjuntamente con Deloitte en un proyecto enmarcado en esta iniciativa, que busca que el móvil identifique la ubicación física de las personas a través de una API para evitar casos de suplantación de identidad en el ámbito financiero.

También dentro del vertical de telecomunicaciones, González Piñal destacó otra tendencia que se está viendo en el último tiempo, la cobertura satelital. “Hay muchos agentes implicados haciendo inversiones en este tipo de industria, no solo empresas de lanzamiento de satélites, sino que también fabricantes de smartphones y semiconductores y los operadores de telecomunicaciones”, dijo.

Esta tecnología provee conectividad limitada en áreas donde las redes celulares terrestres de los operadores móviles no llegan, pero no compite con ellas en la entrega de conectividad de alta velocidad y baja latencia en el corto plazo. De hecho, aquí es donde Deloitte ve una oportunidad para las telcos para proveer servicios de voz y texto en áreas donde no tienen cobertura a través de asociaciones, y cobrar por ellos. El socio de la consultora destacó algunos casos de compañías que ya se están subiendo a este carro, como Apple con su inversión de 450 millones de dólares en Globalstar para ofrecer servicios de emergencia vía satélite, o la colaboración entre Telefónica y Starlink, la firma de Elon Musk, para ofrecer conexión a internet en lugares remotos. 

En el marco de este escenario, Deloitte proyecta que este año la inversión en tecnología satelital podría superar los 3.000 millones de dólares y que unos 200 millones de smartphones estarán habilitados para este tipo de conexión.

 

Nubes y datos

Una tercera predicción en el ámbito de las telecomunicaciones tiene que ver con el consumo de datos. Según González Piñal, “el tradicional crecimiento constante y hambre insaciable de mayor velocidad y consumo se están ralentizando significativamente en los países de mayor desarrollo”. Esto se debe, entre otros factores, a que estamos viendo hogares más pequeños y menos sofisticados en desarrollo digital y al desarrollo de las tecnologías de compresión que disminuyen el consumo de datos. De hecho, Deloitte estima que el 80% de las aplicaciones no aumentarán en consumo de datos hasta 2025. 

Los clientes están demandando otras cosas, ahora miran calidad, fiabilidad, cobertura interior en edificios y hogares... Los operadores tendrán que reenfocar sus estrategias de marketing en torno a estas funcionalidades adicionales. Empezaremos a observar una revisión de las estrategias de precio para incrementar la penetración y, si hay menos consumo de datos en casa, seguramente demos más desarrollo a otras tecnologías de acceso, como FWA sobre 5G o incluso 4G”, evaluó.

En la vertical de tecnología, Pablo Benito, socio de Consultoría Tecnológica de Cloud del sector TMT de Deloitte, presentó las previsiones de la consultora en torno a la nube. “El crecimiento de la nube pública ha sido espectacular. El mercado cloud en 2023 superó los 600.000 millones de dólares, siendo un pilar de la transformación digital y habilitando tecnologías como la inteligencia artificial (IA) generativa”, comentó. 

Sin embargo, la nueva realidad geopolítica y el aumento de la dependencia de los datos en la nube acrecientan el debate de un mayor nivel de control de la infraestructura y de los datos, con lo que el concepto de la nube soberana ha tomado una mayor relevancia. Así, Deloitte predice que en 2024 el enfoque nacional de la soberanía de la nube se intensificará en todos los mercados desarrollados y que las nubes gubernamentales deberían superar los 41.000 millones de dólares, un 16% más que en 2023.

Para el sector, esto significa que los datos y los servicios comenzarán a ser clasificados en función de criticidad y confidencialidad, y se generará un debate entre el incremento del coste y las limitaciones técnicas versus la soberanía, el control operativo y el gobierno del dato. En ese sentido, Deloitte ve una oportunidad estratégica para sector TMT en la creación de servicios y ecosistemas capaces de responder a esta demanda. 

 

El futuro de la IA generativa

La IA generativa ha sido la tecnología de moda durante 2023, pero este año veremos la siguiente fase de su adopción y, según Deloitte, la toma de control de las compañías sobre los modelos de IA. 

Aunque en esta ola inicial la IA generativa ha estado enfocada en el consumidor y entrenada con información pública, se está creando una corriente más profunda en torno a los modelos privados, que incluyen más datos propios y específicos de un dominio. Para la consultora, las empresas que llevan años acumulando datos tienen ahora la oportunidad de liberar más de su valor con la IA generativa. Juan Antonio Muñoz, socio de Risk Advisory del sector TMT de Deloitte, contó que, para ello, el gasto de las compañías en esta tecnología crecerá un 30%, partiendo de una estimación de 16.000 millones de dólares en 2023.

Estas inversiones se centrarán en modelos de entrenamiento, mayores capacidades de computación y en perfiles de data scientists que ayuden a llevar esos datos de la compañía a los modelos fundacionales. También se espera un crecimiento en data centers de unidades de procesamiento gráfico (GPU) on-premise, a medida que las grandes empresas y las administraciones públicas traten de implantar más capacidades de IA generativa internamente y bajo su control.

Entre los desafíos a los que se deberán enfrentar las compañías en este camino están las dificultades de acceso al talento y a los chips especializados en IA generativa; el desarrollo de un adecuado modelo de gobierno de la IA para minimizar los riesgos y resultados no deseados; los temas relacionados con la confidencialidad, privacidad de los datos personales y protección de la propiedad intelectual; y la elaboración de estrategias que ayuden a las empresas a diferenciarse en la entrega de este servicio.

A pesar de los retos, Deloitte sostiene que la existencia de una regulación clara en torno a la inteligencia artificial, como la Ley de IA que se espera sea aprobada este mismo año por la Unión Europea, puede generar una mayor confianza en el mercado.



Contenido Patrocinado

Webinars

 
Cobertura de nuestros encuentros
 
 
 
 
Lee aquí nuestra revista de canal

DealerWorld Digital

 

 



Forma parte de nuestra comunidad

 

¿Te interesan nuestras conferencias?