Kyndryl

"Ha habido otros procesos de escisión en el mercado de TI, pero el de Kyndryl es el más icónico"

David Soto, presidente y director general de Kyndryl para Iberia, reflexiona sobre los dos primeros años de vida de una compañía que nació como una escisión del negocio de servicios de infraestructura de IBM y que ha logrado diversificar su negocio en torno a cloud, la gestión del dato, la seguridad y la transformación digital.

David Soto, Kyndryl
David Soto, CEO de Kyndryl para España y Portugal.

Kyndryl emergió en el mercado como compañía independiente hace poco más de dos años. La multinacional, fruto de la escisión del negocio de servicios de infraestructura de IBM, ya era un gigante al nacer: con unos ingresos de 19.000 millones de dólares, 90.000 empleados y operaciones en más de 60 países, el grupo arrancaba como un nuevo proyecto empresarial pero con un amplio bagaje detrás. 

En Iberia, donde el negocio de Kyndryl comenzó con más de 250 clientes de todos los sectores económicos —entre estos, el 45% del IBEX 35, ocho de los nueve mayores bancos de España, las mayores operadoras de telecomunicaciones, tres de las cuatro principales aseguradoras y la mayor empresa de distribución en España, por citar algunos— la compañía está liderada por David Soto, que aterrizó en la compañía en octubre de 2022 como director general para asumir poco después —el pasado enero— la función de presidente en la región. “En los últimos tiempos no ha habido ningún proyecto tan transformador y emblemático en el mundo de las TI como el de Kyndryl. Ha habido otros procesos de escisiones y de fusiones y adquisiciones, pero éste ha sido, sin duda, el más icónico”, relata el propio Soto en entrevista con ComputerWorld

La nueva compañía, recuerda, ha tenido que bregar en sus primeros dos años con un escenario complejo, marcado por la salida de la crisis sanitaria y por un contexto muy complicado desde el punto de vista geopolítico e incluso a nivel tecnológico. “Los últimos tres/cuatro años han sido muy intensos desde el punto de vista tecnológico, con la aceleración de la inteligencia artificial y la computación cuántica, junto al impulso del modelo cloud, elementos que han impactado de lleno en las aplicaciones de misión crítica de las organizaciones y cuyo auge ha coincidido con la creación de Kyndryl”. 

 

 

"Hemos virado de un negocio centrado en productos a otro centrado en personas" 

 

 

En este tiempo, asegura, Kyndryl ha logrado mejorar sus objetivos de negocio y ha trabajado satisfactoriamente en pro de la rentabilidad, “un eje muy importante para la compañía”; no en vano, a escala global, en su último ejercicio fiscal, cerrado en marzo de este año, la empresa logró reducir un 32,6% sus pérdidas anuales (1.374 millones de dólares). “No vamos a crecer hasta 2025 como parte de la herencia de IBM, además, hay que tener en cuenta que hemos virado de un negocio centrado en productos a otro centrado en personas", matiza. 

Sin aportar datos concretos, como es la tónica habitual de las multinacionales que cotizan en bolsa, Soto asegura que “el comportamiento del negocio de Kyndryl en Iberia supera al de la media de la organización”. “Estamos cumpliendo con los objetivos marcados de facturación y con las primas de los contratos y estamos incrementando de forma significativa los ingresos gracias al negocio que generamos con nuestro ecosistema, sobre todo con los hiperescalares”, en palabras de Soto, que afirma que la multinacional confía en doblar el negocio que actualmente realiza de mano de estos jugadores de cloud; un negocio que pasará de 1.000 a 2.400 millones de dólares en todo el mundo, “mientras que en IBM se hacía cero”. 

Sobre IBM, el portavoz indica haber “madurado y perfeccionado el nivel de esta relación”; es más, añade que la compañía ha logrado por fin desprenderse de los sistemas y aplicativos que aún se gestionaban desde el Gigante Azul: “Ahora tenemos nuestros propios sistemas y no dependemos de un tercero. En apenas dos años hemos pasado de 1.800 aplicaciones internas a menos de 360 (con SAP y Workday como software de gestión clave) y hemos conseguido ahorrar más de 200 millones de dólares al año en TI interna. Hemos conseguido reducir los 50 CPD que teníamos a cuatro ubicaciones cloud, lo que nos ha aportado simplicidad, agilidad en los procesos, mayor productividad de los empleados... La mayoría de los CIO del mundo nos preguntan cómo lo hemos hecho porque nuestro propio caso es un ejemplo en todo el mundo; un proyecto que ha supuesto un gran cambio cultural y que ha sido un éxito gracias al apoyo del propio CEO de la compañía y a los directivos de los distintos mercados”. 

 

 

Sobre el acuerdo con VMware, tras la compra de Broadcom: "No vemos un problema a futuro ni ninguna disrupción, sino continuidad"

  

 

Foco en la diversificación 

“Es importante reparar en la cantidad de actividades que Kyndryl hace en paralelo”, subraya Soto, que no duda en reconocer que “gracias a las alianzas selladas en estos dos años, ahora funcionamos con mejor calidad de servicio”. Una de estas es la que mantiene —y que recientemente ha reforzado— con VMware en el área de servicios cloud. Preguntado por el futuro de este acuerdo ahora que la compañía ha sido adquirida por Broadcom, Soto afirma: "No vemos un problema a futuro ni ninguna disrupción, sino continuidad. Su producto es fantástico y, como todas las empresas, evolucionará, pero hoy por hoy, trabajamos con VMware como lo hacemos con Google, Microsoft o AWS”. 

Las actividades en las que pone la mira Kyndryl van desde un negocio nuevo de consultoría (Kyndryl Consult) a una plataforma (Bridge) basada en inteligencia artificial para gestionar de forma automatizada cargas de misión crítica de las empresas y que alcanzará en breve los 1.000 clientes en todo el mundo. “Esta plataforma es clave para automatizar este trabajo, reducir los errores humanos y permitir a los equipos de TI que dediquen más tiempo a innovar. Este tipo de palancas son las que nos ayudan a que el mercado nos reconozca como un negocio clave en su futuro”, apunta el directivo, que recuerda que Kyndryl tiene en su ADN la operación de sistemas críticos

La compañía, cuenta Soto, con una oferta que va desde la más clásica operación de sistemas a la consultoría y la implementación de nuevas tecnologías, crece ahora especialmente alrededor del negocio vinculado a cloud y los hiperescalares, la gestión del dato, la seguridad y la transformación digital. “La inteligencia artificial estará imbuida en casi todo”, vaticina, haciendo especial mención a la versión ‘generativa’ de esta tecnología que “ayudará a los negocios pero que hay que regular”. 

Soto es consciente de la elevada competencia con la que Kyndryl lidia y que va desde Accenture a DXC Technology, pasando por Atos, Fujitsu y un largo etcétera. “Hay que mirar a los rivales con respeto, pero nuestra ventaja es ser una compañía joven, más rápida, ágil y enfocada. Somos una empresa muy plana, sin muchas capas en la toma de decisiones y que actúa como una firma local pero bajo el paraguas de una multinacional. Además, nuestra combinación de plantilla con experiencia y jóvenes profesionales es positiva. Para nuestra competencia, sin embargo, es complicado reinventarse”. 

 

 

"Nuestra ventaja es ser una compañía joven, más rápida, ágil y enfocada"

 

 

Kyndryl en España: un negocio cimentado en el sector financiero 

El presidente de Kyndryl Iberia asegura que más de la mitad de la facturación de la filial proviene de clientes del ámbito de la banca y los seguros. El resto se reparte entre energéticas y utilities, empresas de telecomunicaciones y del mundo industrial y sector público, fundamentalmente. “Siete de los ocho grandes bancos más importantes de España son clientes nuestros, el último es Unicaja, que acaba de firmar un contrato con nosotros. Caixabank, la Generalitad de Catalunya, el Puerto de Barcelona son otros clientes... En España contamos con muchos y buenos clientes”, afirma Soto. 

En la actualidad, cuenta el directivo, trabajan en Kyndryl Iberia unos 4.000 empleados (6.000 si se contabilizan también joint ventures y subcontrataciones). Preguntado por los despidos anunciados en la multinacional este año, Soto asegura que “en España, si se comparan con el nivel de fichajes, han sido algo anecdótico. Las compañías con un enfoque en producto sí han tenido que ajustar bastante sus plantillas, pero en nuestro caso no ha habido nada distinto al devenir habitual de una compañía de servicios”. El atractivo de la compañía para atraer talento es bueno, afirma el presidente: “Hay gente haciendo cola para entrar en Kyndryl”. 

De cara al próximo año, el directivo es optimista: "La tecnología es un medio que permite a las compañías tomar mejores decisiones y más rápido. Sin duda, seguirá acelerándose la transformación digital. Es cierto que el panorama es complejo y, en determinados momentos, se dan crisis, pero estas son determinantes para aquellas empresas que sepan agudizar el ingenio y posicionarse de cara al futuro; es en las crisis cuando aumenta la brecha entre las organizaciones que ganan y las que pierden".



Contenido Patrocinado

Webinars

 
Cobertura de nuestros encuentros
 
 
 
 
Lee aquí nuestra revista de canal

DealerWorld Digital

 

 



Forma parte de nuestra comunidad

 

¿Te interesan nuestras conferencias?