"Llevar la conectividad ultrarrápida al 100% de los hogares es fundamental para la cohesión territorial y la igualdad"

María González Veracruz, nueva secretaria de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales, cree que el impulso a la conectividad y al despliegue del 5G que está realizando el Gobierno, con el apoyo de los fondos europeos, será trascendental para el futuro competitivo del país.

María González
Play

Audio de la entrevista:

 

Mario Moreno/ Imagen: Juan Márquez

María González Veracruz es bioquímica de formación por la Universidad de Murcia y profesora de secundaria de profesión. Pero su vocación política la ha llevado a ocupar un escaño en el Congreso de los Diputados entre 2011 y 2019 en la bancada del PSOE y, ahora, tras la salida de Roberto Sánchez el pasado mes de octubre, a ser secretaria de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales, organismo dependiente del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, cuya cartera ostenta Nadia Calviño. Recibe a ComputerWorld en su despacho con la tranquilidad, dice, de haber estado muchas veces expuesta a los focos mediáticos y a las entrevistas -aunque esta sea de las primeras en su nuevo cargo-. Y con la emoción de saber que lo que se dirime en estos momentos en el Gobierno es la transformación de España hacia su “futuro más inmediato”, la economía digital. “El desarrollo de este escenario es tan trascendente que debe alejarse de los signos políticos”, asevera.

 

¿Cómo han sido sus primeros meses al frente de la Secretaría y qué objetivos se marca?

Me siento muy orgullosa de poder representar al Gobierno en una batalla tan importante que tiene unos objetivos muy claros. Creo que poder llevar la conectividad al 100% de los hogares con banda ancha ultrarrápida para 2025 es algo realmente transformador; un elemento fundamental de cohesión territorial y de igualdad. Queremos liderar también el despliegue del 5G, el impulso del sector audiovisual con el Plan España Hub Audiovisual de Europa, y el PERTE Chip. Han sido tres meses de mucho trabajo y es un honor depender de la vicepresidenta primera del Gobierno (Nadia Calviño), quien aporta una gran visión y una buena posición para llevar a cabo estas políticas.

 

El informe DESI otorga al país el tercer puesto en conectividad con 10 puntos porcentuales por encima de la media europea. No así, en el despliegue de 5G, donde hay cierta distancia con geografías como Italia o Alemania. ¿Cómo valora estos datos?

Que España sea líder en conectividad es algo que no se suele saber y que responde a una gran inversión y a unas políticas muy claras para romper las brechas digitales. Hemos visto ya grandes resultados con la inversión de 250 millones de euros en 2021 y otros tantos en 2022. Vamos a llegar a 4,7 millones de hogares con las convocatorias que ya están puestas en marcha. Esta es la puerta a la sociedad digital, vivas donde vivas y procedas de la familia que procedas. Es un orgullo liderar la conectividad y el objetivo 2025. También tenemos ese reto en 5G. Hemos avanzado muchísimo, y con el desarrollo de las políticas del Gobierno queremos esa primera posición, por lo que supone para la economía digital. Es una gran oportunidad para nuestro país.

 

La economía digital ocupa el 22% del Producto Interior Bruto (PIB), y el objetivo es que para 2025 tenga un peso del 40%. ¿Qué papel va a tener 5G en esto?

5G es una tecnología tan disruptiva que permite a las máquinas hablar entre ellas y potenciar el Internet de las Cosas (IoT, de sus siglas inglesas). Por ello, estamos desplegando programas sectoriales para que se transformen las industrias más tradicionales del país, así como programas de I+D y, por supuesto, un despliegue basado en eliminar brechas digitales, empezando por municipios de menos de 10.000 y 5.000 habitantes. Para conseguir ese objetivo, todo esto se tiene que traducir en mayor competitividad de nuestras empresas, mayores oportunidades desde el punto de vista de una economía globalizada, y en empleo de calidad. España tiene un gran talento y estamos poniendo todas las palancas para que ese talento pueda atraer mucho más empleo, riqueza y bienestar. Queremos avanzar y, a su vez, proteger a las personas que más lo necesitan.

 

¿Se puede concluir, entonces, que este va a ser el año de despegue definitivo de 5G y que el tejido industrial y la ciudadanía están preparados para ello?

En ello estamos. Y hago un llamamiento a las operadoras, porque esto es también una cuestión de colaboración público-privada. Estoy convencida de que este va a ser un buen año; ya se ve y se palpa que España es digital y que la transformación ha sido revolucionaria desde 2018.

 

Analistas de mercado estiman que la inversión por parte de las operadoras se ha ralentizado, más allá de los baches en la cadena de suministro y de la subida del precio de la fibra óptica, porque son simplemente la ‘tubería de la información’ para que el caso de éxito lo desarrollen otros sectores y no ven claro el retorno de la inversión.

Hay que distinguir la parte de libre mercado. Nosotros, como agente público, tratamos de garantizar una seguridad jurídica a los operadores para que inviertan en nuestro país. Ejemplo de ello es la reciente aprobación de la Ley General de Telecomunicaciones. También hay que analizar la situación de estas propias empresas; nos encontramos en un momento de cambio con la fusión de MásMóvil y Orange, y cada una tiene sus propios objetivos. Para mí, lo más importante como secretaria de Estado es el enfoque que estamos dando a las políticas y las inversiones, que es lo que va a definir la parte que no depende exclusivamente del mercado. Estamos satisfechos del ritmo de despliegue de fibra óptica, de su filosofía humanista y de la posición del ciudadano en el centro de estas políticas, garantizando la conectividad. España Digital es una realidad en todos los sectores. Yo creo que el despliegue no va lento, sino que va, valga la redundancia, a una velocidad ultrarrápida. Estamos en un momento de alta expansión con la llegada de los Fondos Next Generation, y de claridad por parte del Gobierno, que está trasformando el país en una España verde y digital.

 

 

"Para ser líderes europeos en 5G debemos implicar a todos los sectores industriales"

 

 

De hecho, de esos presupuestos Next Generation, enmarcados dentro del Plan de Recuperación y Resiliencia, España destina 23.670 millones de euros a la transformación digital, el 33% del total del montante de 72.000 millones de euros, y una cantidad superior a la que recomendaba Bruselas.

Porque responde a un proyecto previo de país transformador. Son cambios económicos estructurales que, en nuestra opinión, eran necesarios. Hemos aprovechado la oportunidad de los fondos para conseguirlo. Es una de las grandes fortalezas que tenemos ahora mismo como país.

 

¿El reto es que no se queden fondos sin ejecutar?

La inversión está más que aterrizada y somos pioneros en ejecución. Son miles y miles de beneficiarios, lo que supone la llegada de un futuro inmediato.

 

Volviendo a 5G, uno de los últimos programas sectoriales aprobados es el ÚNICO 5G, que va a destinar 60 millones de euros para el impulso de industrias clave como turismo, seguridad, y vehículo conectado.

Todas las convocatorias responden a la convicción del Gobierno de ese liderazgo en Europa del 5G. Pero en concreto, detectamos que para que el 5G pueda ser desarrollado en todo su potencial queremos implicar a los distintos sectores. Los que más tienen peso en el PIB son clave para la estrategia. Es una convocatoria fundamental porque, mientras hacemos el despliegue, vamos impulsando a los distintos sectores industriales.

 

¿Qué opina de la batalla, que viene de largo, que pugnan las operadoras por incluir a las Big Tech en la compartición de costes de la red y que la UE se propone legislar?

Somos muy claros desde el principio, consideramos que hay que tomar una decisión. La situación es urgente y no es justa. Partimos de un análisis de desequilibrio. Pero no es una decisión de un país, sino que hay que tomarla en el marco europeo escuchando a todas las partes.

 

 

 

"Nuestro concepto de 'España Digital' pasa por poner a la geografía en el siglo XXI en términos económicos, pero siempre con la idea de romper las brechas digitales"

 

 

 

Durante la pandemia, salieron a la luz las necesidades de paliar las brechas digitales. Y, como cita, ahora el objetivo es llevar la conectividad con banda ancha ultrarrápida al 100% de los hogares.

Desde 2018, el avance del despliegue es muy positivo. En 2023 nos ponemos en el 95% de conectividad en todo el país. Existe la complejidad de acceder a zonas remotas por los problemas técnicos que puedan existir. Tras la pandemia, hemos visto la decisión de muchas personas que quieren vivir en poblaciones más tranquilas, y eso lo hemos ganado con ese espíritu de cohesión territorial. Todo nuestro concepto de España Digital pasa por poner a la geografía en el siglo XXI en términos económicos, pero siempre con la idea de romper las brechas digitales. En 5G, también queremos atajar esas brechas desde el principio.

 

¿Qué importancia le da a la pyme en todos estos programas?

Contamos con un Bono Pyme, que saldrá este año, para ayudar en su conectividad. Es fundamental que las empresas pueden desarrollar sus actividades de comercio electrónico y que tengan conectividad y puedan comunicarse con el resto del globo. En definitiva, que no pierdan el tren de la digitalización.

 

El PERTE Chip está dotado con 12.250 millones de euros, en un plan prácticamente a cinco años, de los cuales ya se han movilizado 1.205 millones y se han llegado a acuerdos con Intel y con Cisco para la apertura de plantas de diseño en Barcelona. ¿Cuál es el rol de España dentro de la iniciativa europea de ganar protagonismo, frente a China y Estados Unidos, en el diseño y fabricación de semiconductores?

Es cierto que la Chips Act marca el camino, pero España está haciendo lo máximo. Este PERTE genera muchas sinergias desde el punto de vista de la colaboración público-privada y entre administraciones. Es el PERTE más joven pero el que mayor previsión de financiación tiene. Con tan solo unos meses en vigor, y con mucha pedagogía, ya hemos obtenido estos dos grandes anuncios con estas tecnológicas, y los que vendrán. Esperamos grandes resultados y ya vemos que podemos ser cierta referencia en el diseño.

 

¿Cómo influye la localización de España en este escenario en el que quiere ser hub europeo?

Los países europeos miran a España como referencia digital, y eso es algo que hace años era impensable. Ese era el reto; por su ubicación y talento propio y cultura.

 

Por último, esto año hay dos eventos políticos trascendentales. Por una parte, la presidencia de España del Consejo de la Unión Europea (UE) y, por otra, la celebración de elecciones generales. ¿Cómo pueden afectar a todas estas iniciativas e inversiones?

Esperamos que una agenda tan potente, diseñada en el marco de la UE, no dé ni un paso atrás. Siempre he sido una defensora de que las políticas de telecomunicaciones tienen que ser fruto de un gran acuerdo de país. El desarrollo de esto es tan trascendente para nuestro futuro inmediato que tiene que estar alejado de los signos políticos. Ahora, el impulso que le ha dado este Gobierno es histórico. La transformación va a ser tan potente que no cabe una marcha atrás. Hablamos de competitividad y de capacidades de tener espacio, por ejemplo, en la industria de semiconductores. Y no se trata de políticas inmediatas, pero son tan transformadoras que se estudiarán en los libros de economía.



Contenido Patrocinado

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

 

Otros especiales

Partnerzones

Servicios que marcan la diferencia

Acronis Backup 12 cloud Whitepapers


Registro:

Eventos: